Ama Familia y vida Papa Francisco Sacramentos

Jornada Mundial del Enfermo 2024. «Dar esperanza en la tristeza». 11 febrero.

Comparte

Acompañar la salud mental.

Francisco pide rezar en febrero de 2024 por los enfermos terminales y sus familias: «Cuidar y acariciar». El papa sobre enfermedades terminales: “Incurable” no quiere decir “in-cuidable”.

El papa pide a los fieles rezar en febrero por los enfermos terminales. Para que no se queden solos en estos momentos difíciles y sus familiares tengan el apoyo para sostenerlos.

Dijo que aun cuando existan pocas posibilidades de curación, todos los enfermos tienen derecho al acompañamiento médico, psicológico y espiritual: dijo que “incurable” no quiere decir “in-cuidable”.

La petición de este mes se enmarca dentro de la Jornada Mundial del Enfermo, que Juan Pablo II instituyó en 1992 y que se celebra cada 11 de febrero, fiesta de la Virgen de Lourdes.

Fuente: romereports.com – PA

El Papa pide «una alianza terapéutica» en su mensaje para la Jornada Mundial del Enfermo.

Emplaza a familiares y médicos acompañar la enfermedad con «una cercanía llena de compasión y de ternura».

La Oficina de Prensa de la Santa Sede ha revelado en la mañana del 13 de enero DE 2024 el mensaje del Papa para la XXXII Jornada Mundial del Enfermo que tendrá lugar el 11 de febrero. Inspirado en el pasaje del Génesis en el que Dios crea a Adán y Eva, lleva como título «No conviene que el hombre esté solo». Cuidar al enfermo cuidando las relaciones.

En su mensaje, Francisco habla del trato con los demás como un factor decisivo para la salud y un gesto a tener con los enfermos. «Desde el principio, Dios, que es amor, creó el ser humano para la comunión, inscribiendo en su ser la dimensión relacional», señala el Ponrífice. Advierte de que «la experiencia del abandono y de la soledad nos asusta, es dolorosa e, incluso, inhumana». Y añade que «lo es aún más en tiempos de fragilidad, incertidumbre e inseguridad, provocadas, muchas veces, por la aparición de alguna enfermedad grave».

El Papa recuerda la tristeza y las dificultades añadidas para recuperarse de «cuantos estuvieron terriblemente solos durante la pandemia de COVID-19; en los pacientes que no podía recibir visitas». Agradece su sacrificio a «los enfermeros, médicos y personal de apoyo, sobrecargados de trabajo y encerrados en las salas de aislamiento». Y pide no olvidar a «quienes debieron afrontar solos la hora de la muerte, solo asistidos por el personal sanitario, pero lejos de sus propias familias».

Francisco condena «la condición de sufrimiento y soledad de quienes, a causa de la guerra y sus trágicas consecuencias, se encuentran sin apoyo y sin asistencia». Y califica los conflictos armados como «la más terrible de las enfermedades sociales», donde «son las personas más frágiles las que pagan el precio más alto».

Denuncia además la paradoja de que «en los países que gozan de paz y cuentan con mayores recursos, el tiempo de la vejez y de la enfermedad se vive a menudo en la soledad y, a veces, incluso en el abandono». Achaca esta disfuncionalidad «sobre todo de la cultura del individualismo, que exalta el rendimiento a toda costa y cultiva el mito de la eficiencia, volviéndose indiferente e incluso despiadada cuando las personas ya no tienen la fuerza necesaria para seguir ese ritmo».

Citando su encíclica Fratelli tutti en la que define la «cultura del descarte», Francisco lamenta que «no se considera ya a las personas como un valor primario que hay que respetar y amparar, especialmente si son pobres o discapacitadas, si ‘todavía no son útiles’ —como los no nacidos—, o si ‘ya no sirven’ —como los ancianos—.» Además denuncia que «esta lógica también prevalece en determinadas opciones políticas, que no son capaces de poner en el centro la dignidad de la persona humana y sus necesidades». Como ya ha hecho en otras ocasiones, el Papa pide una aproximación integral a la salud y «una alianza terapéutica entre médico paciente y familiares».

En su mensaje, Francisco recuerda también que «la herida mortal del pecado» puede llevar también a las personas a la soledad porque genera «recelos, fracturas, divisiones y, por tanto, aislamiento». «Ese aislamiento nos hace perder el sentido de la existencia, nos roba la alegría del amor y nos hace experimentar una opresiva sensación de soledad en todas las etapas cruciales de la vida», aclara.

Para evitar vivir en esa tristeza, propone vivir y acompañar la enfermedad con «una cercanía llena de compasión y de ternura». Y pide fijarse «en la imagen del Buen Samaritano», en «su capacidad para aminorar el paso y hacerse prójimo» y en «la actitud de ternura con que alivia las heridas del hermano que sufre».

Fuente: alfayomega.es

«Dar esperanza en la tristeza»

«Dar esperanza en la tristeza» es el lema que propone el departamento de Pastoral de la Salud para la Campaña del Enfermo 2024. Una Campaña que la Iglesia en España inicia el 11 de febrero, festividad de la Virgen de Lourdes, con la Jornada del Enfermo a nivel mundial y se cierra el 5 de mayo, con la Pascua del Enfermo.

¿Por qué el lema «Dar esperanza en la tristeza»?

Durante este tiempo, desde Pastoral de la Salud, se quiere promover la reflexión sobre un tema que «nos parece particularmente urgente», el aumento de las personas que padecen sufrimiento psicológico y emocional. Una preocupación que se respalda en un dato: España encabeza la lista de países que más ansiolíticos consumen, según el Informe Anual del Sistema Nacional de Salud de 2022, del Ministerio de Sanidad.

Ante esta realidad, explica el departamento en la presentación de la Campaña, «nos ha parecido oportuno reflexionar sobre las causas y modos de acompañar a estas personas para anunciar con el profeta Jeremías: “Convertiré su tristeza en gozo, los alegraré y aliviaré sus penas” (Jer 31, 13)». El objetivo es tomar conciencia teniendo en cuenta que «no se trata de una enfermedad mental en el sentido que comúnmente le damos a este término» para «centrarnos en el cuidado y acompañamiento de las personas que padecen este sufrimiento que se manifiesta en la tristeza, la pena, el desánimo o la ansiedad».

La reflexión sobre este tema ya se inició en las Jornadas Nacionales de delegados de Pastoral de la Salud que se celebraron en septiembre de 2023. De hecho, las aportaciones de los ponentes serán la base para preparar los temas de formación que se irán publicando como materiales para esta Campaña, que ahora se inicia con la presentación, el cartel y la estampa.

Presentación de la CampañaDescargar el cartel en PDFDescargar la estampa en PDF

Pastoral de la Salud también recupera el documento que hizo público el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral en noviembre de 2020, “Acompañar a personas con sufrimiento psicológico en el contexto de la pandemia covid-19”. Un texto en el que se señala cómo para la Iglesia, la salud no sólo se refiere al cuerpo, sino sobre todo a la integralidad de la persona con todos sus componentes psicológicos, sociales, culturales, éticos y espirituales.

En la presentación, además, se recuerdan las palabras del papa Francisco en la Exhortación Apostólica “La alegría del Evangelio” (nº 6): “Comprendo a las personas que tienden a la tristeza por las graves dificultades que tienen que sufrir, pero poco a poco hay que permitir que la alegría de la fe comience a despertarse, como una secreta, pero firme confianza, aun en medio de las peores angustias».

Fuente: conferenciaepiscopal.es – 10/01/2023.

👉 La Pastoral de la Salud lanza la Campaña del Enfermo 2024: «Dar esperanza en la tristeza»

➡️ La Iglesia en España inicia la Campaña el 11 de febrero, festividad de la Virgen de Lourdes, con la Jornada del Enfermo a nivel mundial y se cierra el 5 de mayo, con la Pascua del Enfermo.

La Iglesia en España inicia la Campaña el 11 de febrero, festividad de la Virgen de Lourdes, con la Jornada del Enfermo a nivel mundial y se cierra el 5 de mayo, con la Pascua del Enfermo

El departamento de Pastoral de la Salud ha lanzado la Campaña del Enfermo 2024 bajo el lema «Dar esperanza en la tristeza». Una Campaña que la Iglesia en España inicia el 11 de febrero, festividad de la Virgen de Lourdes, con la Jornada del Enfermo a nivel mundial y se cierra el 5 de mayo, con la Pascua del Enfermo.

¿Por qué el lema «Dar esperanza en la tristeza»?

Durante este tiempo desde Pastoral de la Salud se quiere promover la reflexión sobre un tema que «nos parece particularmente urgente», el aumento de las personas que padecen sufrimiento psicológico y emocional. Una preocupación que se respalda en un dato: España encabeza la lista de países que más ansiolíticos consumen, según el Informe Anual del Sistema Nacional de Salud de 2022, del Ministerio de Sanidad.

Ante esta realidad, explica el departamento en la presentación de la Campaña, «nos ha parecido oportuno reflexionar sobre las causas y modos de acompañar a estas personas para anunciar con el profeta Jeremías: “Convertiré su tristeza en gozo, los alegraré y aliviaré sus penas” (Jer 31, 13)». El objetivo es tomar conciencia teniendo en cuenta que «no se trata de una enfermedad mental en el sentido que comúnmente le damos a este término» para «centrarnos en el cuidado y acompañamiento de las personas que padecen este sufrimiento que se manifiesta en la tristeza, la pena, el desánimo o la ansiedad».

Reflexión sobre el tema

La reflexión sobre este tema ya se inició en las Jornadas Nacionales de delegados de Pastoral de la Salud que se celebraron en septiembre de 2023. De hecho, las aportaciones de los ponentes serán la base para preparar los temas de formación que se irán publicando como materiales para esta Campaña, que ahora se inicia con la presetación, el cartel y la estampa.

Pastoral de la Salud también recupera el documento que hizo público el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral en noviembre de 2020, «Acompañar a personas con sufrimiento psicológico en el contexto de la pandemia covid-19». Un texto en el que se señala cómo para la Iglesia, la salud no sólo se refiere al cuerpo, sino sobre todo a la integralidad de la persona con todos sus componentes psicológicos, sociales, culturales, éticos y espirituales.

En la presentación, además, se recuerdan las palabras del papa Francisco en la Exhortación Apostólica “La alegría del Evangelio” (nº 6): “Comprendo a las personas que tienden a la tristeza por las graves dificultades que tienen que sufrir, pero poco a poco hay que permitir que la alegría de la fe comience a despertarse, como una secreta, pero firme confianza, aun en medio de las peores angustias».

Fuente: cope.es

Campaña del Enfermo 2024: «Dar esperanza en la tristeza».

Se desarrolla del 11 de febrero, festividad de Nuestra Señora de Lourdes, al 5 de mayo de 2024, VI Domingo de Pascua.

“Comprendo a las personas que tienden a la tristeza por las graves dificultades que tienen que sufrir, pero poco a poco hay que permitir que la alegría de la fe comience a despertarse, como una secreta, pero firme confianza, aun en medio de las peores angustias».

Papa Francisco, Evangelii gaudium 6.

En la Pastoral de la Salud nos parece particularmente urgente “Dar esperanza en la tristeza». España encabeza la lista de países que más ansiolíticos consumen. Lo que constata, entre otras cosas, un incremento de sufrimiento psicológico y emocional importante. Por ello nos ha parecido oportuno reflexionar en las causas y modos de acompañar a estas personas para anunciar con el profeta Jeremías: “Convertiré su tristeza en gozo, los alegraré y aliviaré sus penas” (Jer 31, 13).

Presentación de la campaña

Hoy son muchas las personas que padecen sufrimiento psicológico. Hay una tendencia creciente en los últimos años de problemas de ansiedad, depresión o dificultades para conciliar el sueño, que nos lleva a un consumo creciente de antidepresivos, de hipnóticos y sedantes. En España encabezamos la lista de países que más ansiolíticos consume. Todo esto evidencia una frágil salud psicológica (1). El Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, en el que está situada la Pastoral de la Salud, nos recordaba en un documento sobre el acompañamiento a personas con sufrimiento psicológico, cómo para la Iglesia, la salud no sólo se refiere al cuerpo, sino sobre todo a la integralidad de la persona con todos sus componentes psicológicos, sociales, culturales, éticos y espirituales (2).

Por todo ello en el Departamento de Pastoral de la Salud nos pareció urgente e importante dedicar la Campaña del Enfermo de 2024 a tomar conciencia de este sufrimiento, que no se trata de una enfermedad mental en el sentido que comúnmente le damos a este término. El Papa Francisco nos decía: “Comprendo a las personas que tienden a la tristeza por las graves dificultades que tienen que sufrir, pero poco a poco hay que permitir que la alegría de la fe comience a despertarse, como una secreta, pero firme confianza, aun en medio de las peores angustias» (3). En esta dirección, nos ha parecido importante, centrarnos en el cuidado y acompañamiento de las personas que padecen este sufrimiento que se manifiesta en la tristeza, la pena, el desánimo o la ansiedad, proponiendo como lema: “Dar esperanza en la tristeza”, para anunciar con el profeta Jeremías: “Convertiré su tristeza en gozo, los alegraré y aliviaré sus penas” (Jer 31, 13).

En las XLVII Jornadas Nacionales de Delegados de Pastoral de la Salud, que celebramos del 25 al 27 de septiembre del año pasado, reflexionamos sobre la realidad de este sufrimiento psicológico y cómo acompañar a las personas que lo sufren. Aprovecharemos las aportaciones de los ponentes para preparar los temas de formación, que con la ayuda de algunos delegados, iremos publicando en la página web del Departamento.

—————————————————-

(1) Informe Anual del Sistema Nacional de Salud de 2022, del Ministerio de Sanidad.
(2) Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, “Acompañar a personas con sufrimiento psicológico en el contexto de la pandemia covid-19”. Noviembre 2020.
(3) Papa Francisco, Exhortación Apostólica “La alegría del Evangelio” n 6.

CARTELESTAMPA

Fuente: conferenciaepiscopal.es

Campaña del Enfermo: «Tenemos que aprender a acompañar los problemas de salud mental»

La CEE presenta los materiales para la próxima Campaña del Enfermo, que dará comienzo el 11 de febrero con el lema Dar esperanza en la tristeza.

«Hace poco tiempo visité un hospital para enfermos de salud mental y me encontré con chavales de 10 años que ya habían tenido intentos de suicidio. Me costó mucho no salir de allí llorando», afirma José Luis Méndez, director del Departamento de Pastoral de la Salud de la CEE, a cuentas de la próxima Campaña del Enfermo, que lleva por lema Dar esperanza en la tristeza.

La Campaña dará comienzo el próximo 11 de febrero con la Jornada Mundial del Enfermo, y se cerrará el 5 de mayo con la Pascua del Enfermo. Serán casi tres meses en los que los equipos de pastoral de la salud de las diócesis invitarán a los fieles a poner la mirada en el aumento de las personas que padecen un sufrimiento psicológico y emocional.

«España encabeza la lista de países que más ansiolíticos consumen, según el Ministerio de Sanidad», destaca Méndez, para quien «es alarmante no solo el aumento de las autolesiones o de los suicidios a edades cada vez más tempranas, sino el estado de salud mental de la población en general».

«Hay mucha gente que carga con mucho sufrimiento a cuestas, personas que parecen acudir con normalidad a su trabajo y que padecen trastornos del sueño, ansiedad o depresión», reconoce. Según el director del Departamento de Pastoral de la Salud de la CEE, «es verdad que la pandemia y el aislamiento que trajo han hecho mucho daño, pero a día de hoy sigue habiendo mucho temor a perder la salud, la vida o el trabajo, y eso hace mucha mella».

Méndez recuerda que en su visita a aquel hospital psiquiátrico preguntó a los profesionales cuáles podían ser las causas de todo este fenómeno, «y uno de ellos sacó un móvil del bolsillo diciendo: “Esto”. No es el único motivo, pero hay que reconocer que hoy los vínculos humanos están destrozados, y las relaciones humanas que nos ofrecen la tecnología o los móviles no son reales».

¿Cómo acompañar entonces todo este sufrimiento? El director del Departamento de Pastoral de la Salud de la CEE indica que «tenemos que aprender a acompañar los problemas de salud mental. Todos los psiquiatras nos están diciendo que es esencial la capacidad de escuchar y de ayudar al otro a hablar. Es necesario que la gente identifique y pueda contar lo que le ocurre por dentro, y eso pasa por escuchar sin juzgar, sin dar consejos de manera inmediata, sin interrumpir… Cuando alguien te abre el corazón para contarte sus problemas, eso no lo resuelves simplemente diciendo: “No te preocupes”. El otro debe percibir que le estamos acogiendo, que estamos sufriendo con él. Aunque no seamos profesionales de la salud mental, es mucho lo que podemos hacer». Además, «en la medida de lo posible, en un momento dado podemos ofrecer el anuncio explícito de la esperanza cristiana, asegurando que les llevaremos a nuestra oración, que no están solos y que Dios está con ellos», propone José Luis Méndez.

Fuente: alfayomega.es – Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo 12 de Enero de 2024.

Orientaciones-y-subsidio-liturgico-Campana-del-Enfermo-2024Descarga

Entradas relacionadas en esta web

«Cuida de él». XXXI Jornada Mundial del Enfermo 2023. 11 febrero.

XXX Jornada Mundial del Enfermo 2022. Acompañar en el sufrimiento. 11/2 y 22/5.

«Cuidémonos mutuamente». Jornada Mundial y Pascua del Enfermo. 2021.

“Acompañar en la soledad”. Jornada Mundial del Enfermo. 11 febrero 2020.

Pascua del Enfermo y voluntariado: “Gratis habéis recibido, dad gratis”.

Pascua del Enfermo. 6 de mayo 2018

Pastoral de la Salud en la Parroquia de Bellavista en Aljaraque (Huelva).

Más info

Pastoral de la Salud Huelva

Loading

Comparte
SHARE
Sacerdote católico y agustino (OSA). Pedagogo, educador, evangelizador digital. Aljaraque (Huelva) España. Educación: Universidad Pontificia Comillas.
View Website
ENTRADAS RELACIONADAS
«La vida contemplativa: lámparas en el camino sinodal». Jornada Pro Orantibus.
Jornada de la Sagrada Familia: “La familia, cuna de la vocación al amor”. 30/12/2022.
El Papa Francisco convoca a un «Año de San José». 2020 -8 de diciembre- 2021.

Deja tu comentario

*