Ama Papa Francisco

«Cuida de él». XXXI Jornada Mundial del Enfermo 2023. 11 febrero.

Comparte

Portada: El Papa saluda a una enferma  (Vatican Media).

La compasión como ejercicio sinodal de sanación.

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA XXXI JORNADA MUNDIAL DEL ENFERMO

Francisco pide que se ayude a los enfermos para que no se sientan solos

El Vaticano publicó el mensaje del papa para la Jornada Mundial del Enfermo, que se celebrará el 11 de febrero 2023. El lema es “Cuida de él”.

En el mensaje, el papa advierte del aislamiento o el abandono que sufren muchas personas enfermas y por eso trata de mandarles un mensaje de ánimo.

FRANCISCO
No nos dejemos encarcelar por la tentación de quedarnos solos y decaídos, quejándonos por lo que sucede. No cedamos a la lógica inútil del miedo al repetir con resignación que todo va mal y nada es como antes.

El papa hace un llamamiento a los cristianos para dedicar tiempo a los enfermos y hacer de la Iglesia ese “hospital de campaña” del que habló en otras ocasiones.

En este mensaje para el 31º día del enfermo, el Papa señala que nadie en la Iglesia debe estar solo y anima a cada uno a poner algo de su parte para cuidar de quien lo necesite.

Fuente: romereports.com – KG – JRB.

La fraternidad hacia los enfermos hace el mundo más humano

En su Mensaje para la XXXI Jornada Mundial del Enfermo, que se celebrará el próximo 11 de febrero de 2023, el Papa Francisco señala el modelo del Buen Samaritano como el estilo cristiano de la compasión: no cuenta sólo lo que funciona y no cuenta sólo quién produce, vivir indiferentes ante el dolor no es una opción.

¿Quién es un enfermo? Uno a descartar, que molesta con su carga de debilidades. O alguien que rompe la marcha segura de quien no tiene problemas, «que interrumpe la indiferencia y frena el paso de quienes avanzan como si no tuvieran hermanas y hermanos».

Es la persona que se encuentra en la encrucijada entre los transeúntes indiferentes y el Buen Samaritano del relato evangélico, en el que el hombre maltratado y medio muerto al borde del camino es el escollo entre una fraternidad que se niega incluso ante la evidencia y el movimiento compasivo de quienes optan por detenerse y ayudar y así generar “un mundo más fraterno». El Papa retoma la parábola tantas veces citada y la sitúa en el centro, con su carga de repercusiones, del Mensaje para la XXXI Jornada Mundial del Enfermo, que se celebrará el próximo 11 de febrero.

El sufrimiento entre la soledad y la cultura

«Cuida de él» es el título del Mensaje que toma prestada la recomendación del samaritano al posadero, invitado a reservar la atención al herido hasta el regreso solidario del viajero. Palabras, escribe el Papa, que » Jesús nos lo repite también a cada uno de nosotros» y que demuestran – concepto subrayado también en la Fratelli tutti –  «con qué iniciativas se puede rehacer una comunidad a partir de hombres y mujeres que hacen propia la fragilidad de los demás, que no dejan que se erija una sociedad de exclusión, sino que se hacen prójimos y levantan y rehabilitan al caído, para que el bien sea común».

Precisamente la encíclica sobre la fraternidad, recuerda Francisco, propone una «lectura actual de la parábola», ya que está atenta a las «muchas maneras» en que hoy se da la espalda a los que sufren. «El hecho de que la persona maltratada y robada sea abandonada en el camino, representa – señala Francisco – la condición en la que demasiados de nuestros hermanos y hermanas son dejados en el momento en que más ayuda necesitan». Son muchos y variados los asaltos a la vida y la dignidad humanas.

“Todo sufrimiento tiene lugar en una ‘cultura’ y en medio de sus contradicciones”

Asistencia organizada

Lo que salva al enfermo y al que sufre de la soledad y el abandono que puede experimentar es ese «momento de atención», el «movimiento interior de compasión». El samaritano –  escribe el Papa – «sin pensarlo siquiera, cambia las cosas, genera un mundo más fraterno», al tratar como a un hermano al forastero y a la persona desafortunada con la que se cruza. Y es con este ejemplo evangélico, prosigue, con el que la Iglesia debe medirse si realmente quiere ser » un auténtico hospital de campaña».

“Su misión, sobre todo en las circunstancias históricas que atravesamos, se expresa, de hecho, en el ejercicio del cuidado. Todos somos frágiles y vulnerables; todos necesitamos esa atención compasiva, que sabe detenerse, acercarse, curar y levantar. La situación de los enfermos es, por tanto, una llamada que interrumpe la indiferencia y frena el paso de quienes avanzan como si no tuvieran hermanas y hermanos”

La lección de Lourdes

Hacia el final de su Mensaje, Francisco vuelve sobre los años de la pandemia que, afirma, «han aumentado nuestro sentimiento de gratitud por quienes trabajan cada día por la salud y la investigación».

“Pero, de una tragedia colectiva tan grande, no basta salir honrando a unos héroes. El COVID-19 puso a dura prueba esta gran red de capacidades y de solidaridad, y mostró los límites estructurales de los actuales sistemas de bienestar. Por tanto, es necesario que la gratitud vaya acompañada de una búsqueda activa, en cada país, de estrategias y de recursos, para que a todos los seres humanos se les garantice el acceso a la asistencia y el derecho fundamental a la salud”

El 11 de febrero de 2023, miremos también al Santuario de Lourdes como una profecía, una lección que se encomienda a la Iglesia en el corazón de la modernidad. No vale solamente lo que funciona, ni cuentan solamente los que producen. Las personas enfermas están en el centro del pueblo de Dios, que avanza con ellos como profecía de una humanidad en la que todos son valiosos y nadie debe ser descartado.

Firmado en San Juan de Letrán, el Obispo de Roma concluye su Mensaje encomendando “a la intercesión de María, Salud de los enfermos, a cada uno de ustedes, que se encuentran enfermos; a quienes se encargan de atenderlos – en el ámbito de la familia, con su trabajo, en la investigación o en el voluntariado – y a quienes están comprometidos en forjar vínculos personales, eclesiales y civiles de fraternidad. A todos les envío cordialmente mi Bendición Apostólica”.

Fuente: romereports.com – Alessandro De Carolis – Ciudad del Vaticano.

Entradas relacionadas en esta web

XXX Jornada Mundial del Enfermo 2022. Acompañar en el sufrimiento. 11/2 y 22/5.

«Cuidémonos mutuamente». Jornada Mundial y Pascua del Enfermo. 2021.

“Acompañar en la soledad”. Jornada Mundial del Enfermo. 11 febrero 2020.

Pascua del Enfermo y voluntariado: “Gratis habéis recibido, dad gratis”.

Pascua del Enfermo. 6 de mayo 2018

Pastoral de la Salud en la Parroquia de Bellavista en Aljaraque (Huelva).

Más info

Pastoral de la Salud Huelva

 1,540 visualizaciones totales,  54 visto hoy

Comparte
SHARE
ENTRADAS RELACIONADAS
Sólo quiero sentir amor verdadero. Sentir el hogar en el que vivo. Robbie Williams.
El retiro «Amor Conyugal» está ayudando y salvando a muchos matrimonios. ¡Vívelo!
Instrumentum Laboris: «Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional».

Deja tu comentario

*