Ama Amigos Familia y vida

Tiempo de encuentros limitados y de abrazos ‘creativos’. Abraza con el corazón.

Comparte

Portada: Pintura del artista plástico Santiago Carbonell. El 21 de enero se celebra el día internacional del abrazo.

Los abrazos son lazos estrechos de comunicación.

El Abrazo – Hakuna Group Music – ℗ 2020 Sencillamente

Quiero poder / cerrarte en un paréntesis de brazos, / entrelazando los míos con los tuyos. / Quiero crear contigo un círculo sin afueras, / incluir en el movimiento al mundo entero, / y prestarte mi cuerpo para este abrazo eterno, / invítame a entrar en ese abrazo, / y aprendí en esta escuela. / Dejando la indiferencia, / viviré de rodillas y abrazado, / dejando las diferencias, / viviré de rodillas y abrazando.
Quiero apretarte / en el vientre de tu madre aún no nacido, / siendo hombre ensangrentado y crucificado. / Quiero abrazarte, / en la blanca hostia y en la vida que me has dado, / en el sufriente y en quién tengo al lado, / siendo siempre tu prójimo y necesitado. / Invítame a entrar en ese abrazo / y aprendí en esta escuela./

1. Abrazos de bendiciones

Vivimos en un tiempo de «economía de las caricias«, teoría formulada por el psicoterapeuta estadounidense Claude Steiner (1935-2017), que plantea que el desarrollo emocional, intelectual, social del ser humano depende en gran medida de la abundancia o escasez de signos afectivos que recibe e intercambia a lo largo de su vida, sobre todo en su primera infancia. Es decir, que nuestra sensación de abundancia o escasez de signos de reconocimiento influye directamente en nuestro posterior desarrollo psicológico, emocional, intelectual, social y físico. Son los abrazos, las miradas, las caricias, la ternura, las palabras de reconocimiento, los gestos amables y/o los silencios que recibimos los que van modelando nuestra forma de interpretar el mundo que nos rodea y también la manera en que damos sentido a nuestras vidas.

Aunque vivimos tiempos de encuentros limitados podemos expresar abrazos ‘creativos’ que llenan el alma y el corazón de belleza y de sentido. Porque «el amor es creativo hasta el infinito» (San Vicente de Paúl).

Abrazar es acariciar el alma y el corazón. Jesús acariciaba a los niños y los bendecía imponiéndoles las manos:

Le traían niños para que los tocara, y los discípulos los reprendían. Jesús, al verlo, se enfadó y dijo: —Dejad que los niños se acerquen a mí; no se lo impidáis, porque el reino de Dios pertenece a los que son como ellos. Os aseguro, el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él. Y los acariciaba y bendecía imponiendo las manos sobre ellos.

Marcos 10,13-16.

Francisco, el Papa de la ternura, sigue el ejemplo de Jesús:

2. Abrazos terapéuticos

La duración media de un abrazo entre dos personas es de 3 segundos. Pero los investigadores han descubierto algo fantástico. Cuando un abrazo dura 20 segundos, se produce un efecto terapéutico sobre el cuerpo y la mente. La razón es que un abrazo sincero produce una hormona llamada “oxitocina”, también conocida como la hormona del amor. Esta sustancia tiene muchos beneficios en nuestra salud física y mental, nos ayuda, entre otras cosas, para relajarnos, para sentirnos seguros y calmar nuestros temores y la ansiedad. Este maravilloso tranquilizante se ofrece de forma gratuita cada vez que tenemos a una persona en nuestros brazos, que acunamos a un niño, que acariciamos un perro o un gato, que estamos bailando con nuestra pareja, cuanto más nos acercamos a alguien o simplemente sostenemos los hombros de un amigo. Abraza, abraza con el corazón.

¡Gracias, Arantxa Toledo Mira por el regalo de este poema visual!

3. Abrazos para todo

«Hay abrazos para todo.
Abrazos para el tiempo y otros para el destiempo.
Abrazos para sembrar y otros para cosechar.
Están los abrazos que recorren largas distancias y los que llegan muy pronto.
Los abrazos que sueñan y los que despiertan
Los que aman y los que sufren, aunque a veces son el mismo.
Hay abrazos que piden y otros que gritan.
Abrazos que necesitan morir para nacer, y nacen la misma noche en que amaron
Hay abrazos que despiden y otros que no saben decir adiós.
Abrazos de duelo, porque duelen, y abrazo que callan al encallar.
Hay abrazos que andan, desandan y vuelven a andar
Abrazo de principio y de final, de duda y de venganza.
Abrazos que esperan, anhelan y cantan.
Abrazos.
Simplemente abrazos.
Encuentros que suceden una y otra vez porque nadie les enseñó a morir»

David Cabrera, sj

4. El Creador de todas las cosas se comunica con su criatura con un auténtico abrazo

Dice san Ignacio de Loyola en el libro de los Ejercicios Espirituales que la forma en la que el Creador de todas las cosas se comunica con su criatura es con un auténtico abrazo [EE 15]. Los abrazos ayudan a sentir cercanía del otro, a dejarse abandonar y confiar plenamente. Nos sentimos seguros en el abrazo de Dios y en el abrazo, bien dado, de muchos compañeros de camino. Lo podemos vivir como necesidad, que aplaca el cansancio y el consuelo. O como expresión de un amor que desciende de arriba, y que nos llena de alegría y agradecimiento.

6. Abrazos de Dios

«Entre mis brazos», libro de Editorial Edelvives, nos muestra diferentes tipos de abrazos. Son textos pequeños que nos recuerdan a episodios conocidos de la Biblia: Abraham a Isaac, Rut a su suegra Noemí, el del Padre todo misericordia a su hijo mayor, el mismo Jesús al leproso o las mujeres al resucitado. Son preciosas las ilustraciones, evocadoras y sencillas, que bien pueden cambiar nuestra sensibilidad para dejarnos afectar por los brazos de Dios.

Hay abrazos de consuelo, de amor, están los que dan fuerza y valentía, los que dan cuenta de la alegría de un encuentro, los que simbolizan el perdón, los que dicen adiós…

Todos ellos hablan de encuentro. Y es a través del abrazo que propone un acercamiento diferente a algunas de las historias más significativas del Antiguo y del Nuevo Testamento. Historias que nos hablan de encuentros y desencuentros, en las que hay alegría y dolor, soledad y liberación, muerte y vida… en todas ellas podemos intuir ese contacto humano que es situar a alguien en los brazos de otro alguien.

7. Los nuevos abrazos

Centro San Camilo de Tres Cantos (Madrid) humaniza los cuidados de la salud desde el inicio del confinamiento. Un acompañamiento paliativo, desde la esperanza, presente en los momentos más duros de la pandemia por coronavirus.

Quédate con quien te cubra del frío, te cobije ante el miedo y te cuide del mal, y que todo eso suceda en un abrazo.

El Principito.

💕 Celebrar el Día Mundial del Abrazo en plena pandemia. Un americano preocupado por las pocas muestras de afecto que la sociedad realizaba en público decidió crear esta festividad hace 35 años para tener una buena excusa y poder abrazar sin tener un motivo👉rtve.es/v/5768243

Erizo y Tortuga. Hasta que podamos abrazarnos.

Más info

¿Por qué necesitas un abrazo?

Entradas relacionadas en esta web

Cuarto domingo de Cuaresma: El corazón del Padre. Abrazos de luz y misericordia.

Tríduo Pascual: Servicio – El abrazo de Dios – Vio y creyó

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
La paternidad es una nueva vida, una gran misión. La revolución del padre.
Santo Tomás, apóstol. No seas incrédulo sino creyente. «Señor mío y Dios mío».
Homenaje filial: «90 cumpleaños de una madre». Somos el tiempo que vivimos.

Deja tu comentario

*