Tiempo Ordinario

Ven y LO VErás. Y se quedaron con Él. II Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo B.

Comparte

Vive la Pascua Dominical en la Eucaristía en Casa y en la Parroquia.

Ven y LO VErás. Y se quedaron con Él.

Jn 1, 35-42. Quien se encuentra con Jesús halla “el VERDADERO CAMINO hacia la VIDA”.

Los que están en camino de búsqueda son capaces de reconocer a Aquel que da sentido a su caminar, que transforma incluso sus miradas. En Jesús se transparentan los mejores deseos del hombre. Su senda es familiar, porque estamos llamados al Amor y a vivir desde el Amor. Seguir a Jesús es contemplar el amor (LOVE).

El camino de Jesús, en un mundo oscuro y gris, es un cuadro cargado de vida y de color. El color verdadero de la existencia está en Jesús. Él nos conoce y conoce cuál es nuestro fin, la invitación que nos hace el Padre.

Lo que a Jesús le hace más feliz es que sus seguidores le reconozcan como quien es. Solo los corazones desprendidos y libres pueden acercarse al Corazón del Maestro. ¡Qué valentía la de aquellos discípulos!

Eran las cuatro de la tarde… y se quedaron con Él. ¿Haríamos nosotros lo mismo?

Fuente: Revista 21. Dibujo: Patxi Velasco FANO – Texto: Fernando Cordero, ss.cc.

Preguntas y respuestas – 2º Domingo Tiempo Ordinario, Ciclo B

Jn 1,35-42. Nos pasamos la vida haciendo y respondiendo preguntas. Es nuestra forma de relacionarnos. Para conocer a la persona que tenemos al lado tenemos que hacerle preguntas, que ella nos las haga a nosotras….y en este ir y venir de interrogaciones, ¿cuántas veces has contestado sin pensar? ¿cuántas veces has preguntado por inercia? ¿escuchas lo que la otra persona te responde? Esta relación de preguntas y respuestas también son la base de la relación que nos lleva a conocer a Jesús. Somos oyentes de las propuestas que Dios Padre y Madre tiene para nosotros. Pero para eso, tenemos que estar dispuestos a escuchar sin bloqueos, permitiendo que lo que la persona que tengo al lado me dice afecte a mi vida. Jesús nos está llamando al corazón, pero para escucharlo, tienes que empezar por dejarte preguntar. Esta semana te proponemos que estés atento a las personas que tienes más cerca y te preguntes: «¿qué me está queriendo decir Jesús a través de sus vidas?»

Fuente: Editorial Verbo Divino – EVD.

Liturgia del II Domingo del Tiempo Ordinario en Lengua de Signos Española

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
26º Domingo del Tiempo Ordinario: Arranquemos el mal que nos hiere.
Rescatar a los que naufragan y se hunden. III Domingo Tiempo Ordinario – Ciclo B.
23º Domingo del Tiempo Ordinario: Ante el dolor, effetá.

Deja tu comentario

*