Tiempo Ordinario

Ven y LO VErás. Y se quedaron con Él. II Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo B.

Comparte

Vive la Pascua Dominical en la Eucaristía en Casa y en la Parroquia.

Ven y LO VErás. Y se quedaron con Él.

Jn 1, 35-42. Quien se encuentra con Jesús halla “el VERDADERO CAMINO hacia la VIDA”.

Los que están en camino de búsqueda son capaces de reconocer a Aquel que da sentido a su caminar, que transforma incluso sus miradas. En Jesús se transparentan los mejores deseos del hombre. Su senda es familiar, porque estamos llamados al Amor y a vivir desde el Amor. Seguir a Jesús es contemplar el amor (LOVE).

El camino de Jesús, en un mundo oscuro y gris, es un cuadro cargado de vida y de color. El color verdadero de la existencia está en Jesús. Él nos conoce y conoce cuál es nuestro fin, la invitación que nos hace el Padre.

Lo que a Jesús le hace más feliz es que sus seguidores le reconozcan como quien es. Solo los corazones desprendidos y libres pueden acercarse al Corazón del Maestro. ¡Qué valentía la de aquellos discípulos!

Eran las cuatro de la tarde… y se quedaron con Él. ¿Haríamos nosotros lo mismo?

Fuente: Revista 21. Dibujo: Patxi Velasco FANO – Texto: Fernando Cordero, ss.cc.

Preguntas y respuestas – 2º Domingo Tiempo Ordinario, Ciclo B

Jn 1,35-42. Nos pasamos la vida haciendo y respondiendo preguntas. Es nuestra forma de relacionarnos. Para conocer a la persona que tenemos al lado tenemos que hacerle preguntas, que ella nos las haga a nosotras….y en este ir y venir de interrogaciones, ¿cuántas veces has contestado sin pensar? ¿cuántas veces has preguntado por inercia? ¿escuchas lo que la otra persona te responde? Esta relación de preguntas y respuestas también son la base de la relación que nos lleva a conocer a Jesús. Somos oyentes de las propuestas que Dios Padre y Madre tiene para nosotros. Pero para eso, tenemos que estar dispuestos a escuchar sin bloqueos, permitiendo que lo que la persona que tengo al lado me dice afecte a mi vida. Jesús nos está llamando al corazón, pero para escucharlo, tienes que empezar por dejarte preguntar. Esta semana te proponemos que estés atento a las personas que tienes más cerca y te preguntes: «¿qué me está queriendo decir Jesús a través de sus vidas?»

Fuente: Editorial Verbo Divino – EVD.

Liturgia del II Domingo del Tiempo Ordinario en Lengua de Signos Española

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
Palabras de Amor. Domingo XXXIII del T.O. Ciclo C.
Constantes. Domingo XVII del T.O. Ciclo C.
Uno de diez se salvó, el que volvió a Jesús agradecido. Domingo XXVIII T.O. Ciclo C.

Deja tu comentario

*