En familia Oraciones

Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. 18 – 25 enero 2020.

Comparte

«Nos mostraron una humanidad poco común».

El Director de la Comisión de Relaciones Interconfesionales, Rafael Vázquez, explica cuál es la misión de la Iglesia con la jornada de este año.

La Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos es la cita que los cristianos en el mundo hacen anualmente para pedirle al Señor una mayor unidad. Una cita en la que la Iglesia Católica celebra actos de diversa índole junto a otras iglesias cristianas, con la unidad en el horizonte. Declaraciones de Manuel Portillo (Delegado Diocesano de Ecumenismo).

Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos 2020

«Nos mostraron una humanidad poco común» (Cf. Hch 28, 2) es el lema de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos que se celebrará del 18 al 25 de enero de 2020. Ya están disponibles los materiales que preparan conjuntamente el Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos y la Comisión Fe y Constitución del Consejo Mundial de Iglesias. Los obispos de la Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales también han hecho público un mensaje en el que explican que este año el Octavario se inspira en la narración de la tempestad que sufrió la nave que llevaba a san Pablo a Roma con algunos prisioneros y que acabaron socorridos en Malta «con verdadera humanidad por los nativos de la isla y por el personaje principal, Publio, que acogió en su propia casa a los náufragos y los auxilió hasta la admiración».

«Un relato de gran actualidad- afirman los obispos-, si pensamos en las travesías de los emigrantes y refugiados en busca de puerto seguro en el Mediterráneo. Miles de ellos huyen de sus países de origen perseguidos por su fe o sus ideas. El relato contrastado con la realidad de cada día es una fuerte llamada a la unidad de acción de todos los cristianos, para que tratemos con solícita humanidad a cuantos nos piden ayuda. Los países de los que proceden los emigrantes padecen males sociales y desórdenes que les obligan a buscar unas condiciones de vida mejor entre nosotros. Es necesario ayudar a los países que los emigrantes abandonan, promoviendo en ellos el respeto a los derechos humanos, la libertad religiosa y el bienestar social que ahora no pueden legítimamente ofrecer a cuantos se ven obligados a emigrar».

Fuente: CEE.

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
Santa María de la Purísima y la prisa de Dios. Nuestros Amigos los santos.
Oración en el Domingo de Ramos de la Pasión del Señor
Orar cada día con la ayuda de la tecnología digital. Toma y escucha.

Deja tu comentario

*