Cuaresma-Pascua

Unidos a la VID para tener VIDa. V Domingo de Pascua, ciclo B.

Comparte

Pascua Dominical. Eucaristía en Casa y la Parroquia.

Unidos a la VID para tener VIDa

Jn 15,1-8. La vid es una imagen que nos remite al vino, la alegría, la creatividad, el éxtasis, la inspiración. Para estar inspirados hemos de estar unidos a Jesús. Él nos concederá frutos abundantes para su Iglesia desde esta unión en la alegría. Los jóvenes y los niños -también los adultos- necesitan una Iglesia alegre y comprometida, hogar y taller de experiencias que desemboquen en el encuentro con el que es la verdadera vid. Nuevos lenguajes, nuevas plataformas y, sobre todo, compartir el tiempo con los jóvenes es una buena tarea que podemos extraer del vino nuevo del Evangelio, que termina por transformar nuestra caducidad y desgana. Estar unidos a la vid es garantía de una vida con sentido, una vida fructífera, una vida para derrochar el vino del amor. Él nos dice:

“Yo soy tu fuente de alimentación, si te unes a mí, cargaré tus baterías, tendrás luz y energía, te llenaré… Si no te unes a mí vivirás apagado o fuera de cobertura. Únete a mí, que soy la vid verdadera”.

Con tantos niños y niñas que en estos días hacen su primera comunión, transmitamos la alegría de creer, de que Jesús se nos cuele en el corazón, hecho pan, hecho vino, hecho alegría y amor.

Transmitamos a todos la alegría de estar unidos a la Vid para tener vida: la alegría de Caná, la alegría de María, la alegría de la Iglesia que es Comunidad del Resucitado.

Dibu: Patxi Fano. Texto: Fernando Cordero ss.cc.

 Esforzarse en ser auténtico – 5º Domingo de Pascua, Ciclo B

Jn 15,1-8. Podemos «soñar» grandes cosas, pero en el fondo no somos sino lo que somos en el vivir diario. No es nada fácil vivir con cierta autenticidad en nuestro pequeño mundo de cada día. De entrada, querámoslo o no, casi todos hemos de desempeñar un rol, muchas veces impuesto; hay que ajustarse al «guión» y representar bien nuestro papel. Pero, ¿se tratará sólo de ser un buen «actor»? ¿Cómo ser el «director» de la propia vida? Está luego, la presión social; hay que estar atentos «a lo que se hace», «lo que se dice», «lo que se lleva». Muchas personas perciben su vida como algo monótono y rutinario, sin aliciente alguno. Se puede deber, en parte, a esta ciega sumisión al comportamiento establecido por la mayoría. Pero, cómo ser más libres frente a tanta alimentación colectiva? (Texto de J.A. Pagola)

Fuente: Editorial Verbo Divino (EVD).

Loading

Comparte
SHARE
Sacerdote católico y agustino (OSA). Pedagogo, educador, evangelizador digital. Aljaraque (Huelva) España. Educación: Universidad Pontificia Comillas.
View Website
ENTRADAS RELACIONADAS
4 Domingo de Pascua. El Buen Pastor da la vida para unir
Quinto domingo de Cuaresma: Un escudo para liberarnos. Dibujando el perdón.
¡Jesús siempre conectado con nosotros! Ascensión del Señor. Ciclo A.

Deja tu comentario

*