Tiempo Ordinario

La fórmula de la felicidad. XXX Domingo del Tiempo Ordinario. Ciclo A.

Comparte

Pascua Dominical. Eucaristía en Casa y en Parroquia.

Francisco: la “grande y perenne reforma” de la Iglesia es adorar y servir. Francisco clausura una nueva etapa del sínodo y pide recuperar el sentido de la adoración y del servicio en la Iglesia.

La fórmula de la felicidad

Mt 22,34-40. Con este evangelio llegamos a la fórmula de la felicidad: amar a Dios y al prójimo. No se pueden separar porque van íntimamente enlazados y unidos. Para lograrlo hemos de superar la “montaña” de cosas a las que nos vemos cada día abocados. Observemos el dibujo y traduzcámoslo a nuestra realidad concreta.

Piensa cómo anda tu fórmula de la felicidad. Jesús nos regala la fórmula para ser felices, sostener nuestra vida y tener VIDA. Es una fórmula para aprender, interiorizar y, sobre todo, para vivir. No resulta complicada como algunas fórmulas matemáticas, pero llevarla a la práctica no nos resulta a veces tan fácil.

Con toda sinceridad y libertad, planteémonos esta semana cómo va la única fórmula que nos dejó Jesús. Quizá haya que subir alto para que el Padre nos abrace.

Fuente: Dibujo: Patxi Fano – Texto: Fernando Cordero ss.cc.

Escuchar forma parte de amar – 30º Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo A

Mt 22,34-40. Jesús responde a los fariseos que no es cuestión de prioridades entre los mandamientos de la Ley sino que el amor a Dios y al prójimo son los pilares sobre los que se sostiene la Ley y los Profetas. ¿Cómo no pensar que Dios nos habla y que debemos abrir nuestros oídos a sus palabras? Escuchar forma parte de amar.

Fuente: Editorial Verbo Divino – EVD.

Loading

Comparte
SHARE
Sacerdote católico y agustino (OSA). Pedagogo, educador, evangelizador digital. Aljaraque (Huelva) España. Educación: Universidad Pontificia Comillas.
View Website
ENTRADAS RELACIONADAS
Una original enseñanza. XXV Domingo del T. Ordinario. Ciclo B.
Tu Palabra nos libera. IV Domingo del Tiempo Ordinario. Ciclo B.
Embarcarse en el proyecto de Jesús. III Domingo del tiempo ordinario, ciclo A.

Deja tu comentario

*