Biografía En familia Familia y vida

Pascua de Generoso Miguel Abad. Décimo aniversario (2010-2020). Oración y gratitud.

Comparte

Portada: Generoso Miguel Abad y Campillo de Aranda, en Burgos, España, su pueblo natal.

En comunión de amor y esperanza en la vida eterna.

San Agustín y su hijo Adeodato.

Memoria del corazón. In memoriam

El 7 de mayo de 2020 se cumplió el décimo aniversario de la Pascua de mi padre, Generoso Miguel Abad. Lo viví en una situación de confinamiento por la crisis sanitaria del COVID-19; unido espiritualmente a mi familia pude celebrar la Eucaristía por su eterno descanso y en acción de gracias a Dios por el gran regalo que fue y es para nuestra familia. ¡Bendito y alabado sea Dios por su Amor!

José Luis Miguel González, OSA – Hijo de Generoso.

Biografía breve

Generoso Miguel Abad nació el 18 de julio de 1927 en Campillo de Aranda (Burgos) en una familia sencilla, humilde y trabajadora. Sus padres se llamaban Severino Miguel Guijarro y Orosia Abad Mambrilla. Vivió en Campillo, Santa Cruz de la Salceda, Fuentelcésped y Aranda de Duero. De oficio herrero, trabajó de forma autónoma y para la empresa Peache del Grupo Leche Pascual. Era el menor de tres hermanos. A los nueve años quedo huérfano de padre, hecho que le marcó toda su vida. Padre de familia numerosa junto con su esposa Paulina, criaron y educaron a cuatro hijos: José Luis, Montserrat, Mariano y María del Carmen. Entre sus virtudes y cualidades personales que forjaron su personalidad destaco las siguientes: amante de su familia, trabajador, reservado, introvertido, cariñoso, austero, «buena persona», en el amplio sentido de la palabra como dijo Antonio Machado.

El 7 de mayo de 2010, a la edad de 82 años, terminó su peregrinación en este mundo. Tuve el regalo de acompañarle presencialmente en su Pascua a la Vida Eterna.

Doy gracias a Dios por el legado que me transmitió mi padre. ¡Que Dios lo tenga en su Gloria y algún día, los que le conocimos y convivimos con él en este mundo, podamos volver a reunirnos en el Reino eterno! Amén.

José Luis Miguel González, OSA – Hijo de Generoso.

Desde la fe la muerte es una puerta a la esperanza: la Resurrección. 

Iglesia de la Asunción. Campillo de Aranda (Burgos) donde fue Bautizado Generoso.

Oración de Acción de Gracias

En tus manos, Padre de bondad, encomendamos el alma de nuestro padre Generoso, con la firme esperanza de que resucitará en el último día, con todos los que han muerto en Cristo. Te damos gracias por todos los dones con que lo enriqueciste a lo largo de la vida; en ellos reconocemos un signo de tu amor y de la comunión de los santos.

Dios de misericordia, acoge las oraciones que te presentamos por nuestro padre que nos dejó hace diez años y ábrele las puertas de tu mansión. Y a nosotros, sus familiares y amigos, y todos los que hemos quedado en este mundo, concédenos saber consolarnos con palabras de fe, hasta que también nos llegue el momento de volver a reunirnos con él, junto a ti, en el gozo de tu reino eterno. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Ritual de Exequias.

Tú nos hiciste,

tuyos somos,

nuestro destino

es vivir,

siendo felices

contigo,

sin padecer

ni morir.

La muerte no es el final del camino

Tú nos dijiste que la muerte no es el final del camino, que aunque morimos no somos, carne de un ciego destino. Tú nos hiciste, tuyos somos, nuestro destino es vivir, siendo felices contigo, sin padecer ni morir. Siendo felices contigo, sin padecer ni morir.

Cuando la pena nos alcanza por el hermano perdido, cuando el adiós dolorido busca en la Fe su esperanza. En Tu palabra confiamos con la certeza que Tú ya le has devuelto la vida, ya le has llevado a la luz. Ya le has devuelto la vida, ya le has llevado a la luz.

Cuando, Señor, resucitaste, todos vencimos contigo nos regalaste la vida, como en Betania al amigo. Si caminamos a tu lado, no va a faltarnos tu amor, porque muriendo vivimos vida más clara y mejor. Porque muriendo vivimos vida más clara y mejor.

Cesáreo Gabaraín.

La canción «La muerte no es final» fue compuesta por el sacerdote español Cesáreo Gabaráin Azurmendi, tras haber perdido a Juan Pedro, un joven de 17 años que era organista en su parroquia. Dicho sacerdote compuso centenares de canciones, algunas mundialmente conocidas como «Pescador de Hombres».

«Después de tres días resucitaré», predijo Jesús.

Comenzó la vida nueva.

(Mt 9, 31).

Maestro artesano: herrero y herrador

Retrato de Filadelfo, herrero de Milagros (1923), de José Vela Zanetti, uno de los cuadros más valorados del siglo XX. Se exhibe en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Entradas relacionadas en esta web

Tú nos dijiste que la muerte no es el final del camino. Ainhoa Arteta y Coro Cantaré.

«Las manos de mi madre parecen pájaros en el aire». Homenaje a 91 años de vida.

Felices Pascuas de Resurrección desde Huelva. España

Memoria agradecida por los que nos han precedido en la vida y la fe. 2 noviembre.

La Cruz y la Luz, la Resurrección que nos espera. Especial Semana Santa.

El derecho a saber dónde están los familiares. Santa Cruz por ejemplo…

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
El poder de la sonrisa. Es un sacramento, un arte, don celeste y tarea humana.
El Murillo que viene. Exposición ‘Murillo. IV Centenario’ en Sevilla (España).
Mirada de gratitud. Junto a ti buscaré otro mar. En el 60 aniversario de nacimiento.

Deja tu comentario

*