Biografía En familia Familia y vida

«Las manos de mi madre parecen pájaros en el aire». Homenaje a 91 años de vida.

Comparte

Foto de portada: «Manos de madre e hijo«, Paulina y José Luis. 7/09/2019.

Un 29 de abril de 1929 veías la luz, hoy esperas volar en libertad. ¡Muchas felicidades, querida y amada madre!

En 1984 el folclorista argentino Carlos Óscar Carabajal Correa (Peteco) dedicó esta chacarera a las mujeres de su familia: la madre, la abuela y las tías. Y lo hizo al observar cómo ellas —al igual que millones de mujeres de su país— trabajaban con dureza en la casa, realizando los oficios domésticos con dedicación y sin perder la alegría, aun los domingos y festivos. Por eso compara el rápido movimientos de sus manos con el vuelo de las aves. La versión más famosa la hizo Mercedes Sosa.

Las manos de mi madre (Mercedes Sosa). Letra.

Las manos de mi madre parecen pájaros en el aire. Historias de cocina entre sus alas heridas de hambre. Las manos de mi madre saben que ocurre por las mañanas, cuando amasa la vida hornos de barro pan de esperanza.

Las manos de mi madre llegan al patio desde temprano. Todo se vuelve fiesta cuando ellas juegan junto a otros pájaros, junto a los pájaros que aman la vida y la construyen con los trabajos, arde la leña, harina y barro, lo cotidiano se vuelve mágico.

Las manos de mi madre me representan un cielo abierto. Y un recuerdo añorado, trapos calientes en los inviernos. Ellas se brindan cálidas, nobles, sinceras, limpias de todo. ¿Cómo serán las manos del que las mueve gracias al odio?

Las manos de mi madre…

La riqueza de los años, tesoro y bendición

Paulina González Peña nació en Linares del Arroyo (Segovia), el 29 de abril de 1929, un lunes de primavera.

Hija de Mariano y María, es la más pequeña de seis hermanos (Manuela, Trinidad, Fulgencio, Balbino, Mariano y Paulina). En la actualidad solo ella es testigo viviente de la familia, por tanto es un tesoro y bendición para sus familiares.

Ha sobrevivido a muchas adversidades, como toda su generación, y fue capaz de formar una familia numerosa, junto con su esposo Generoso, formada por cuatro hijos (José Luis, Mª Montserrat, Mariano y Mª del Carmen) y cuatro nietos (ver foto).

El hábitat de la mayor parte de su vida fue el medio rural, empezando por un pueblo de Segovia, Linares del Arroyo, que duerme bajo las aguas de un pantano construido a finales de los años cuarenta del siglo pasado. Por esta causa de pequeña tuvo que emigrar a otras tierras, en concreto a Linares de La Vid (Burgos) junto con todos los habitantes de su pueblo de origen, unas 50 familias. Allí creció como joven y soñó con una vida mejor. Se casó y formó su familia, y por motivos laborales se fue a vivir a Fuentelcésped (Burgos) donde nacieron y se criaron sus hijos, excepto el primogénito que nació en La Vid, en casa de la abuela materna. Cuando los hijos crecieron se fue a vivir con su familia a Aranda de Duero (Burgos), donde disfruta de una vida tranquila y de calidad.

Pasados los años ha podido ver a sus hijos formar sus propias familias y hasta disfrutar de la vocación de su hijo mayor (José Luis), religioso agustino y sacerdote misionero.

En la vida no todo es color de rosa, también tiene sus espinas: enfermedades, muertes de familiares,… Desde el año 2010 que su esposo Generoso, compañero de vida, partió de su lado al encuentro del Padre Dios, vive otra realidad personal, pero siempre acompañada y cuidada por sus hijos, nietos y el resto de la familia.

El pasado año, 27 de abril de 2019, pudo celebrar su noventa cumpleaños, en su casa de La Vid (Burgos) rodeada del cariño de su familia. El enlace que acompaña esta nota es testigo elocuente… ¡Día feliz! Y este año 2020 celebra la vida confinada en casa pero deseando «no ver» la vida desde la ventana sino caminando y abrazando a sus seres queridos… Porque las manos y el corazón, símbolos de vida y amor, fueron hechos para DAR alegría y felicidad, para DARSE en libertad. Eso es AMAR de verdad.

En nombre de toda mi familia doy GRACIAS al Dios de la Vida y del Amor por el gran DON de su persona para nuestras vidas y por todo lo vivido juntos. ¡Una gran bendición! ¡Que Dios la conceda vivir muchos más con salud, y que nosotros lo veamos!

José Luis Miguel González, OSA – Hijo

Abuela Paulina con sus nietos: Felipe, Beatriz, Alicia y Sheila. ¡Viva la alegría! 🙂
Fiesta de los noventa años en La Vid. Burgos (2019).

Las madres son ángeles de Dios en la tierra

Son tus manos la ternura, tu regazo protección, tus palabras melodía, que tranquiliza mi inquieto corazón.Tu mirada que me arrulla y tus besos el amor, grandes alas que sostienen, cual ángel que me brinda su sincero amor. Madre, ángel de mi guarda, dame siempre tu amor y protección que en mi sueño y pensamiento, yo te llevo, dulce amor. Son tus ojos la ternura, son tus manos mi calor tu sonrisa mi alegría, madre, ángel de mi corazón

¡Ay, segoviana, cuánto te quiero! ¡Ay, segoviana, por ti me muero! 🙂

El emotivo aplauso de Julio César Herrero a todas las madres.

Enlaces relacionados en esta web

Homenaje filial: «90 cumpleaños de una madre». Somos el tiempo que vivimos.

A las madres: El amor de una madre experimenta la eternidad.

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
66 años de la Diócesis de Huelva: presencia viva de Cristo.(1953-2019).
Consiliario de los Scouts Católicos «Padua» en Bellavista. Aljaraque (Huelva).
Medalla de la Autonomía al Colegio San Agustín de Ceuta por Centenario.
1 comentario
  • Ana Muñoz
    29 abril, 2020 al 6:34 pm

    Precioso homenaje de un hijo a una madre en sus primeras 91 primaveras!!!!
    Ahora a por las siguientes 91…..😊😊😊
    Feliz cumpleaños Paulina!!!👏👏👏

Deja tu comentario

*