Itinerarios

Linares de La Vid, pueblo ribereño surgido de la colonización en el siglo XX.

Comparte

Fue construido en los años 50 para alojar a los vecinos del antiguo pueblo de Linares del Arroyo (Segovia), inundado para construir el pantano de Linares.

Linares de La Vid en Burgos, pueblo ribereño surgido de la colonización

En los años 50, en pleno franquismo, muchos ciudadanos se vieron obligados a dejar sus casas por la construcción de pantanos. En la Ribera del Duero burgalesa, por ejemplo, se crearon dos nuevos pueblos para acoger a esos vecinos nómadas. En La Vid, se alojaron los de Linares de Arroyo: una localidad segoviana que quedó sumergida bajo las aguas del pantano de Linares.

Este pueblo burgalés fue construido en los años 50 para alojar a los vecinos del antiguo pueblo de Linares del Arroyo (Segovia), inundado para construir el actual pantano de Linares. El Instituto Nacional de Colonización le dio la denominación de colonia de Linares de La Vid en recuerdo del pueblo segoviano sumergido. En consecuencia, su población fue trasladada al término municipal de La Vid. De hecho, los de Linares no terminaron de abandonar su pueblo originario hasta que la cota del pantano les impidió literalmente regresar a sus casas, estableciéndose turnos de traslados de 20 familias con sus respectivos ganados. A pesar de los solo 20 km que los separaban, nada tenía que ver lo uno con lo otro, aunque en ambos casos el asentamiento se realizaba junto a grandes ríos (el Riaza y el Duero)… «allí estaba todo lleno de montañas y riscos, y esto está llano» (Diario de Burgos). 

Todos los linarenses pasaron de ser segovianos a burgaleses por la gracia del Caudillo: por entonces el origen no lo determinaba el DNI.

La llegada fue difícil: las casas no estaban acabadas y utilizaron provisionalmente los caseríos y barracones de las antiguas fincas de labor, compartiendo habitaciones y cocinas. Pero esto no hizo más que forjar la solidaridad y la unión entre familias, aunque también distancias insalvables por los posteriores repartos de fincas y hogares. El número de familias adjudicatarias se estableció en 56, abonando cada una de ellas el 20% del precio de la vivienda y del suelo en un primer pago. El 40% del presupuesto total derivado de la construcción de dichas viviendas fue subvencionado por el Instituto Nacional de Colonización, siendo siete los tipos de viviendas a elegir por sorteo.

En 1952 se terminan de pavimentar las calles y de construir la Plaza Mayor. De forma paralela, se empieza a barajar una ampliación, que deviene finalmente en la creación de la colonia vecinal de Guma

Foto correspondiente al proceso de inundación de Linares del Arroyo (Segovia).

Fuente: Ruta del Vino Ribera del Duero.

El Pueblo de Linares de La Vid

La peculiaridad del pueblo de La Vid, frente a otros ribereños con mucha historia a sus espaldas, es que fue construido en los años 50 para alojar a los vecinos del antiguo pueblo de Linares del Arroyo (Segovia), inundado para construir el pantano de Linares. El Instituto Nacional de Colonización fue el encargado de construirlo y le dio la denominación de Colonia de Linares de La Vid en recuerdo del pueblo segoviano sumergido, aunque hoy en día se conoce más conmúnmente como La Vid (a secas).

En la entrada más oriental del pueblo, sorteando el Duero hasta su margen izquierda, el magnífico puente de piedra da la bienvenida al visitante. Tras recorrer sus 136 metros de longitud, nos está esperando el inigualable Monasterio de Santa María de la Vid, cuyos orígenes se remontan al siglo XII. Alberga en la actualidad una Comunidad de Agustinos, una biblioteca, una hospedería y un museo y es uno de los cinco monasterios que disfrutamos en la Ribera del Duero. No debe dejar de ser visitado con detenimiento, sin olvidarnos de disfrutar de un paseo por sus alrededores escuchando la quietud y los sosiegos del gran Duero. Justamente por esos alrededores, de camino a las bodegas, veremos el rollo de justicia (Bien de Interés Cultural), pero también encontraremos una de las etapas del sendero GR-14 tras su paso por Zuzones.

Alejada de La Vid encontramos la peculiar Ermita de la Virgen del Monte, peculiar por estar encastrada en una cueva. A este valle remontan anualmente los lugareños de La Vid en romería. La ermita también da nombre al sendero que parte desde el Monasterio de La Vid recorriendo el soto del río Duero, su presa, y el fenómeno de las «Chimeneas de las Hadas«, hasta las parameras donde el viñedo y los cultivos agrícolas dominan el terreno, volviendo de nuevo a La Vid.  

Este municipo alberga, además de Linares de la Vid, dos entidades locales que son Guma y Zuzones. 

La Vid celebra sus fiestas en honor a San Agustín a finales de agosto.

Gentilicio de La Vid: vitenses.

Fuente: Rutadelvinoriberadelduero.

Entradas de interés

Diario de Burgos: «La Vid: Mucho más que un monasterio».

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
Virgen de la Cabeza. La romería más antigua de España
Nueva Hospedería ‘Monasterio de La Vid’. Reapertura: 6 julio. Visita su web.
Hace 20 años de una peregrinación única. El sentido de hacer el Camino de Santiago.

Deja tu comentario

*