Catequesis Papa Francisco

“El Señor nos llama a hacer resonar el Evangelio en el corazón de cada persona”.

Comparte

Discurso del Papa Francisco a los participantes en el Congreso Internacional de Catequesis (10/9/2022).

El Papa Francisco participa en un encuentro con catequistas donde recuerda a Sor Dolores y a las dos “Alicias”, las personas que le guiaron en la fe.

Hacer resonar el Evangelio

El Santo Padre ha tenido un encuentro con los asistentes al III Congreso Internacional de Catequesis, y les ha animado a «continuar con la ilusión de transmitir la fe al mundo».

Esta semana se está celebrando en Roma el III Congreso Internacional de Catequesis, que lleva por título ‘El Catequista, Testigo de la Vida nueva en Cristo’. En España hay unos 91.000 catequistas que desempeñan una misión insustituible en la transmisión y profundización de la fe. Este sábado ha tenido lugar el encuentro de este grupo de catequistas con el Papa Francisco.

El Santo Padre ha indicado que “para mí es un motivo de alegría encontrarme con vosotros porque conozco muy bien vuestro compromiso con transmisión de la fe. Los catequistas sois el signo de la responsabilidad de la Iglesia hacia muchas personas: niños, jóvenes y adultos que piden hacer un camino de fe”.

Además ha destacado la presencia “de varios obispos, muchos sacerdotes y personas consagradas: también ellos son catequistas. De hecho, yo diría que son ante todo catequistas, porque el Señor nos llama a todos a hacer resonar su Evangelio en el corazón de cada persona. Confieso que me gusta mucho la cita de los miércoles, cuando cada Semana me encuentro con mucha gente que viene a participar de la catequesis. Este es un momento privilegiado porque, reflexionando sobre la Palabra de Dios y la tradición de la Iglesia, caminamos como Pueblo de Dios, y también estamos llamados a encontrar las formas necesarias para testimoniar la Evangelio en la vida diaria”.

Francisco ha expuesto que la catequesis no puede ser como una hora de escuela, sino que “es una experiencia viva de la fe que cada uno de sentimos, el deseo de transmitir a las nuevas generaciones”. También ha apelado por “encontrar mejores formas de comunicación para que la fe sea adecuada a la edad y preparación del pueblo que nos escucha; sin embargo, el encuentro personal que tenemos con cada uno de ellos es decisivo. Solo el encuentro interpersonal abre el corazón para recibir el primer anuncio y el deseo de crecer en vida cristiana con el mismo dinamismo que la catequesis permite realizar”.

Finalidad de la catequesis

No olviden nunca que la finalidad de la catequesis, que es una etapa privilegiada de la evangelización, es ir al encuentro de Jesucristo y hacerle crecer en nosotros. Y aquí entramos directamente en los detalles de su tercer Encuentro Internacional, que tomó en consideración la tercera parte del Catecismo de la Iglesia Católica. Hay un pasaje del Catecismo que me parece importante entregaros respecto a vuestro ser “Testigos de nueva vida”. Dice así: “Cuando creemos en Jesucristo, comunicamos sus misterios y observamos sus mandamientos, el Salvador mismo viene a amar a su Padre y a los suyos en nosotros hermanos, Padre nuestro y hermanos nuestros. Su Persona se convierte, gracias al Espíritu, en regla viva de nuestra conducta (n. 2074)”.

Por último Francisco ha indicado a los catequistas que “estáis llamados a hacer que la persona de Jesucristo, que ama a cada uno de vosotros y por eso se convierte en regla de nuestra vida y criterio de juicio de nuestra acción moral. No os alejéis nunca de esta fuente de amor, porque está ahí. Esta es la nueva vida que nació en nosotros el día de nuestro Bautismo y que tenemos la responsabilidad de compartir con todos, para que crezca en cada uno y dé fruto. Estoy seguro de que este camino llevará a muchos de vosotros a descubrir plenamente vuestra vocación. Ser catequista, y por lo tanto pedir acceso al ministerio de catequista”.

Fuente: cope.es

El Papa: No den lecciones de escuela, transmitan la fe viva.

«Jamás se cansen de ser catequistas. No de ‘dar lección’ de catequesis, esto no. Ofrecer. ¿El dedo? En el bolsillo… La catequesis no puede ser como una hora de clase, sino que es una experiencia viva de la fe«. El Papa Francisco recibió al final de la mañana en el Aula Pablo VI a unos mil cuatrocientos catequistas llegados de todo el mundo a la Ciudad del Vaticano para el tercer Congreso internacional de catequesis. A todos ellos les agradeció su «compromiso por la transmisión de la fe«, que es una importante «responsabilidad» hacia los niños, jóvenes y adultos que «piden hacer un camino de fe«. 

El «ministerio» de los catequistas

Lo que llevan a cabo los catequistas en la comunidad cristiana es, en efecto, un «gran papel». Por este motivo, el 10 de mayo de 2021, con el Motu proprio Antiquum ministerium, el Papa instituyó formalmente el «ministerio» del catequista. Un reconocimiento a «la presencia» de los laicos que, en virtud del bautismo, colaboran en el servicio de la evangelización en un mundo que ve «la imposición de una cultura globalizada».

Con una Editio typica, también el año pasado, el Santo Padre había introducido un rito específico por el que todos los obispos del mundo, a partir del 1° de enero de 2022, pueden instituir a los catequistas durante una celebración litúrgica. También esto es un signo para conferir mayor dignidad a quienes tienen este cargo que, tal como dijo el Pontífice en numerosas ocasiones, no es un trabajo sino una «vocación».

La cita del miércoles

Una vocación que concierne a todos los creyentes, incluidos los obispos, los sacerdotes, los consagrados y las consagradas, «porque el Señor nos llama a todos a hacer resonar su Evangelio en el corazón de cada persona», señaló el Pontífice en su discurso de hoy. Y destacó que le gusta mucho «la cita de los miércoles», la audiencia general, «cuando cada semana me encuentro con tantas personas que viene a participar en la catequesis». Para Francisco «es un momento privilegiado». Y añadió:

“Reflexionando sobre la Palabra de Dios y la tradición de la Iglesia, caminamos como Pueblo de Dios, y también estamos llamados a encontrar las formas necesarias para dar testimonio del Evangelio en la vida cotidiana”

No se cansen de ser catequistas

Se trata de un entusiasmo que el Papa Francisco espera que no se pierda: «Por favor – les dijo a los participantes en este Congreso – no se cansen nunca de ser catequistas. No de ‘hacer la lección’ de la catequesis». Ciertamente – subrayó – hay que encontrar los mejores medios para que la comunicación de la fe sea «adecuada» a la edad y a la preparación de las personas que escuchan. Pero, sobre todo, es decisivo «el encuentro personal que tenemos con cada uno de ellos», porque eso «abre el corazón para recibir el primer anuncio y desear crecer en la vida cristiana con el mismo dinamismo que permite la catequesis». En este sentido será «muy útil» – dijo el Papa – el nuevo Directorio para la Catequesis entregado en los últimos meses para entender «cómo renovar la catequesis en las diócesis y parroquias».

Testigos de la vida nueva

Francisco también citó el Catecismo de la Iglesia católica para recordar a los catequistas la llamada a ser «Testigos de la vida nueva”.

“No se olviden nunca que la finalidad de la catequesis, que es una etapa privilegiada de la evangelización, es llegar a encontrar a Jesucristo y permitir que Él crezca en nosotros”

De esta «vida nueva » el verdadero y único mandamiento es el «amor». Aquel «que proviene de Dios y que Jesús reveló con el misterio de su presencia entre nosotros. Queridos catequistas, ustedes están llamados a hacer visible y tangible la persona de Jesucristo, que ama a cada uno de ustedes y por esto se convierte en la regla de nuestra vida y en el criterio de juicio de nuestras acciones morales. Nunca se alejes de esta fuente de amor, porque es la condición para ser felices y estar llenos de alegría siempre y a pesar de todo».

Vocación

Por último, el Papa Francisco dijo que está seguro de que «este camino llevará a muchos de ustedes a descubrir plenamente la vocación de ser catequista, y a pedir así entrar en el ministerio de la catequesis».

“No tengan miedo: si el Señor los llama a este ministerio, ¡síganlo! Serán partícipes de la misma misión de Jesús de anunciar su Evangelio”

La hermana Dolores y las dos “Alicias”

Un recuerdo personal concluyó esta audiencia: «No quisiera terminar – lo considero algo bueno y justo – sin recordar a mis catequistas», dijo Jorge Mario Bergoglio hablando espontáneamente. «Había una religiosa que dirigía el grupo de catequistas; a veces enseñaba ella, a veces dos buenas señoras. Ambas se llamaban Alicia. Siempre las recuerdo. Y esta monja, puso los cimientos de mi vida cristiana, al prepararme para la Primera Comunión, en el año 1943-1944.

Creo que ninguno de ustedes había nacido en esa época. El Señor también me dio una gracia muy grande. Ella era muy mayor, yo era estudiante, estaba estudiando fuera, en Alemania, y cuando terminé mis estudios volví a Argentina. Al día siguiente (refiriéndose a la catequista) murió. Pude acompañarla aquel día. Y cuando estaba allí, rezando delante de su féretro, agradecí al Señor el testimonio de esta religiosa que pasó su vida casi exclusivamente dando catequesis, preparando a niños y jóvenes para la Primera Comunión. Se llamaba Dolores».

La experiencia del Papa es la demostración de que «cuando hay un buen catequista, deja una huella«: «No sólo la huella de lo que siembra, sino la huella de lo que la persona ha sembrado», dijo Francisco. Y se despidió con su deseo a los catequistas «de que sus chicos, sus muchachos, sus adultos, aquellos a los que acompañan en la catequesis, los recuerden siempre ante el Señor como una persona que ha sembrado cosas buenas y bellas en el corazón«.

Catequistas mártires

Un último pensamiento, en finan, el Papa lo dirigió a todos los «mártires catequistas»: «Son muchos, muchos, es importantes. También los hay en nuestros tiempos». Para ellos también, gratitud y oraciones.

Francisco recibió en el Aula Pablo VI a los participantes en el III Congreso internacional de catequesis, a quienes les dijo: Que el amor sea el «criterio para juzgar nuestra acción moral». También los invitó a «encontrar las mejores modalidades para que la comunicación de la fe sea adecuada a la edad y a la preparación de quien nos escucha». Y recordó a la religiosa y a las dos «buenas señoras» que lo prepararon para la Primera Comunión.

Fuente. vaticannews.va

Testimonio. Francisco Romero, responsable de Catequesis de la CEE.

El testimonio antes que la palabra y mayor presencia entre los jóvenes, los dos desafíos del catequista de hoy.

Un total de 84 países han participado en el III Congreso Internacional de Catequistas celebrado en el Vaticano con el fin de analizar los retos de los catequistas a la hora de transmitir la fe, sobre todo a las nuevas generaciones.

“Ha sido un congreso realmente importante para la vida de la Iglesia Universal, especialmente a lo referente de cómo podemos educar a las nuevas generaciones cristianas en el ámbito de la vida en Cristo”, ha precisado en ECCLESIA el director de la Comisión para la Evangelización, Catequesis y Catecumenado de la Conferencia Episcopal Española, Francisco Romero.

“Hemos tratado de descubrir luces, reflexionar juntos para ver qué hay que hacer y cómo hacerlo”, ha apuntado Romero, quien asegura que el camino para impartir catequesis en el mundo de hoy es a través del testimonio: “El testimonio es más importante que la palabra, que va después. Ser realmente testigos que posibiliten, a través de ese testimonio, el camino por donde debe ir la vida cristiana, transmitir cuáles son esos valores cristianos que aparecen en el Evangelio”, ha subrayado.

En este sentido, el responsable de Catequesis del episcopado, ha manifestado la inquietud que ha reinado en el congreso vaticano sobre la necesidad “de renovar la catequesis en España y el mundo entero”, ya que a su juicio uno de los problemas de la Iglesia actual es “hacer nuevos cristianos a través de la catequesis”.

Sobre este asunto, opina que el congreso celebrado durante el fin de semana abre nuevas perspectivas de reflexión que llaman a la esperanza.. No obstante, Francisco Romero recuerda en ECCLESIA que una de las mayores dificultades está en atraer a los jóvenes.

“La contribución del catequista es el compartir la vida con ellos. Es tratar de interesarnos por ellos, compartir lo que ellos viven y hacen. Buscar los espacios donde están presentes. No siempre es fácil, pero cuando el catequista se acerca, comparte la vida y tiene como algo especial el amor hacia esa persona a la que quieres transmitirle la fe, la persona cambia y se vuelve más dócil para transmitirle esa fe. Por tanto es la presencia, el estar con ellos y luego tratar de conectar el mensaje cristiano con su propia vida, que le sea significativo”, ha explicado.

Asimismo, ha comentado que para fomentar las capacidades comunicativas de los catequistas a la hora de evangelizar, Romero ha precisado que en las diócesis y parroquias existen proyectos de formación, a lo que se sumará el que impulsará próximamente la Conferencia Episcopal Española: “Será un curso online de formación por el nuevo directorio de catequesis, en la que orientamos hacia donde deben encaminarse en el mundo de hoy”, ha informado.

Fuente: cope.es

Testimonio. Gregoria Aguirre. Diócesis de Sigüenza-Guadalajara (España).

“Los catequistas somos alegres mensajeros”.

La delegada de catequesis e infancia en la diócesis de Sigüenza-Guadalajara ha destacado la alegría de «ayudar a otros a encontrarse con Jesús».

Esta semana se ha celebrando en Roma el III Congreso Internacional de Catequesis, que lleva por título ‘El Catequista, Testigo de la Vida nueva en Cristo’Gregoria Aguirre es delegada de catequesis e infancia en la diócesis de Sigüenza-Guadalajara y ha atendido a ECCLESIA para relatar su experiencia en dicho encuentro.

Cuenta que “es la primera vez que yo participo en este encuentro en Roma y he salido muy contenta. Es una experiencia de comunión, y es una alegría ver tanta diversidad de catequistas del mundo. También es bonito ver que todos estamos unidos en la misma misión. El encuentro estado muy bien organizado, ha sido muy entrañable y ha sido una experiencia maravillosa”.

Aguirre ha confesado que es complicado quedarse con un solo momento del encuentro porque “cada uno tiene su interés”. Aún así ha explicado que la jornada de “este sábado fue muy significativa para mi gracias a la primera ponencia de la mañana, dado que me encantó. Especialmente me quedo con lo que se transmitió ya que es lo que quería llevarme”.

Un honor llevar la alegría del Evangelio

Los catequistas somos alegres mensajeros, que tienen formada su conciencia en una Iglesia y en una experiencia común. Es un honor llevar la alegría del Evangelio. El Papa nos anima a que seamos creativos en el mensaje que tenemos que transmitir y tuvimos una experiencia de danza y de cómo la danza se puede usar en la catequesis, y eso fue algo que me pareció muy interesante”.

Ayudar a otros a encontrarse con Jesús

“Para mí ser catequista es ser discípula y misionera, encontrándome con Jesús en mi madurez de la fe. Quiero seguir y eso es el catequista, el que lleva a otros el Evangelio y el que ayuda a otros a encontrarse con Jesús. Ese encuentro que siempre debe estar en nuestro hacer catequista”.

Fuente: cope.es

Testimonio. Juan José López. Arquidiócesis de Toledo (España)

 “Tenemos que pasar del Catecismo a ser testigos de Cristo”

Esta semana se ha celebrando en Roma el III Congreso Internacional de Catequesis, que lleva por título ‘El Catequista, Testigo de la Vida nueva en Cristo’. Son muchos los españoles que han asistido a este evento en el que este sábado ha tenido lugar el encuentro de este grupo de catequistas con el Papa Francisco. Juan José López, es el delegado diocesano de catequesis de la archidiócesis de Toledo y ha atendido a ECCLESIA para contarnos su experiencia.

López explica que “ha sido un encuentro muy rico, un encuentro eclesial de más de 150 países del mundo entero en el que nos hemos congregado para seguir profundizando en esta realidad de la moral en la catequesis, de la formación de la conciencia, de la vivencia de la verdadera libertad y de la vida en Cristo. Han sido días de mucha riqueza y de una gran comunión”.

Encuentro hermoso con el Papa

Ha comentado que el encuentro con el Papa Francisco ha sido “muy hermoso, en especial cuando nos ha comentado su experiencia, que tiene que ver con el testimonio del testigo de catequistas que le han llevado a esta vida nueva”.

También ha querido destacar el “momento de las experiencias de las distintas diócesis que hemos tenido de la mañana de este sábado. Desde distintos lugares han ido exponiendo realidades sobre evangelización y realidades de formación que se están haciendo en otros lugares del mundo en los que se ve como hay una gran difusión del espíritu de realidades nuevas que están surgiendo”.

Llamada de la Iglesia a trabajar en la transmisión de la fe

Para Juan José, ser catequista “supone una llamada de la Iglesia para trabajar en esta parcela de la transmisión de la fe y también supone una responsabilidad que urge ahora más que nunca a una verdadera transmisión de vivencia de la fe y para que pasemos de ser maestros, de saber muchas cosas de la fe a ser realmente testigos. Eso conlleva también una responsabilidad con la realidad de nuestra diócesis para concienciar a los catequistas en esta verdad, que somos testigos y tenemos que pasar del catecismo a ser testigos de Cristo y hacer sonar en el corazón de los niños esta realidad de la vida”.

Fuente: cope.es

Culmina III Congreso Internacional de Catequesis:  “Una vocación en la Iglesia”

Este 10 de septiembre ha culminado el III Congreso Internacional de Catequesis en el Vaticano, por supuesto, con la participación del Papa Francisco. Allí estuvo el padre Manuel Jiménez, del equipo coordinador del Laboratorio de Catequesis del Consejo Episcopal Latinoamericano y Caribeño (Celam), quien hizo un balance de esta última jornada.

El prelado colombiano ha dicho que “el Papa tiene una insistencia que lleva en el corazón: no se trata de hacer de catequista. Se trata de ser catequista”, por ello, queda “ahora la novedad de la institución del ministerio del catequista”, que “si bien no es para todos el llegar a ser instituidos, este ministerio si resalta el ser catequista es una vocación en la Iglesia. Es más que una función o que ser profesor”.

Por ahora han quedado sobre la mesa “mejores prácticas para anunciar propuestas desafiantes : 1) escuchar, 2 )saberse amado , 3) palabra y vida estén en armonía , 4) comunicar que el camino a la santidad es hermoso y alegre

Llamados a hacer reflexión

Sor Amalia Orozco, del equipo de Laboratorio de Catequesis del Celam, es integrante de la catequesis indígena y campesina de México, aseguró que este III Congreso “me deja grandes expectativas, grandes retos y muchos deseos de entrarle de lleno con una fuerza que nos da el Espíritu de Dios, porque sí se puede vencer todas estas situaciones difíciles, porque la vida en Cristo nos hace vivir para vivir con los demás”.

El padre Janisson dos Santos, de la Conferencia Episcopal Brasileña, ha quedado con una gran experiencia por “las excelentes conferencias y muy buena convivencia”, además “he compartido con miembros del equipo de Laboratorio de catequesis del Celam y de gran parte de América Latina. Estamos llamados a hacer una reflexión en la parte catequética, al papel del catequista y a otras realidades”.

Seguir madurando y creciendo

Monseñor Gabriel Mestre, obispo de Mar del Plata (Argentina) y responsable nacional de la catequesis, ha expresado “una gran alegría de haber podido participar y saber que estas instancias son buenas por lo que uno escucha y por lo que se comparte con las distintas regiones del mundo donde todos estamos haciendo distintos esfuerzos para que esta catequesis kerigmática y mistagógica que nos pide el papa Francisco la podamos actualizar”.

“Creo que hubo aportes interesantes, creo que tenemos que seguir madurando y creciendo en una reflexión profundamente catequética”, ha dicho.

El prelado considera que “algunas veces lo teológico de alguna manera no le da tanto lugar a lo específicamente catequístico, pero de todas las exposiciones y de los trabajos en grupo, creo que pudimos sacar enseñanzas a la luz de la tercera parte del catecismo para actualizar la vida kerigmática y mistagógica en nuestro servicio catequístico”.

El necesario ejercicio del discernimiento

Por su parte, Juan Carlos Carvajal, del Consejo de catequesis en España, afirmó que la tercera parte del catecismo “ciertamente este es un tema mayor”.

“Las conferencias han sido muy variadas algunas más próximas para el auditorio y por eso creo que muchos catequistas han descubierto elementos esenciales para la educación moral, como puede ser toda la referencia a las Bienaventuranzas como experiencia de libertad y como camino de identificación con Cristo”, explicó.

Asimismo, el laico señaló que “el necesario ejercicio del discernimiento a partir de una conciencia formada, la vivencia cristiana como vivencia eclesial, no son dos cosas alternativas ni yuxtapuestas ,sino que están completamente integradas”.

Fuente: adn.celam.org

Entrada relacionada en esta web

III Congreso Internacional de Catequesis. Roma, 8 al 10 Septiembre 2022.

 4,785 visualizaciones totales,  4 visto hoy

Comparte
SHARE
ENTRADAS RELACIONADAS
“Navidad es preferir la voz silenciosa de Dios al alboroto del consumismo”.
Catefitness, catequesis de confirmación para jóvenes y no tan jóvenes.
Francisco invita a una jornada de oración y ayuno por la paz en Ucrania el 2 marzo.

Deja tu comentario

*