San Agustín

Año nuevo con María en su casa de Santa María de la Vid (Burgos). Ella nos espera.

Comparte

Bajo la estrella de María. Una Madre que espera en su casa a sus hijos para regalarnos un maternal abrazo.

Video de la estrella de la torre de la Virgen María.

Inauguración de la Estrella de la torre dedicada a María en la Basílica de la Sagrada Familia de Barcelona, ESPAÑA (8 de diciembre de 2021).

La casa de Santa María de la Vid (Burgos)

Todos tenemos una casa, una familia, unos amigos, un Dios-Bueno.

Pero para hablar de María, la Santa, la Madre, la Señora, la Virgen de la Vid podemos encontrarnos con problemas, no históricos o tal vez devocionales o emotivos… Todos los que la conocemos parece como si solo al mirarla se nos iluminase una sonrisa, un deseo de abrazo, un sentido nuevo, de acogida.

Tal vez nos pueda ayudar a conocerla mejor ver su casa, podíamos decir la última, la que aparece en la foto y se elevó en el s. XVI al XVIII. La primera fue un valle, unas cepas de vid, una luz y un asombro digno de un Rey (Alfonso VII); también un simple río y el murmullo de unas aguas suaves que acallaban el canto de los pájaros.

Pero su casa es su familia, está dentro de esa imagen de un simple edificio, una iglesia incluso con seis campanas. Su casa y su familia, la cuidan sus amigos, los que durante más de 800 años han dejado una imagen de ella bien cuidada y llena de la alegría de una madre que espera a sus hijos.

Esos amigos que llegaron y llegan como peregrinos, como monjes, como religiosos, como cristianos, como turistas o curiosos…y, ante ella, dicen un AVE MARÍA, como lo escuchó ella misma de su prima Isabel. Ese “hola, María” que no expresa extrañeza sino un sincero “ven a mis brazos” o un “gracias”. ¡Cómo no va a hacer sonreír ese saludo a una Madre, a una Señora que siempre está esperando en silencio!

Un salto al interior del edificio es fácil ya que tenemos la fachada que protege el retablo de la iglesia donde en su camerino, unos espejos reflejan casi como a través de una pared no ya de cristal sino de devoción la faz de María en todas las direcciones.

Y ahí encontramos a Santa María de la Vid ante un Dios sin imagen, pero lleno de presencia, la presencia que desde el corazón arropa a todos y se siente entre ellos y con ellos… es la “imagen del amor” que Dios nos ha pedido que cuidemos como un día se lo pidió a su mejor amigo Juan.

La casa de María en Éfeso donde fue acompañada por él, Juan, tiene, como aprecié en una visita, mucho de iglesia, de entorno, de visitas, del cuidado de los amigos y de la alegría del “encuentro” de una madre con sus hijos.

Algo así es esta casa de Santa María de la Vid. ¡Os espera en ella!

Texto: Agustín Alcalde de Arriba, osa. Voz: Jesús Baños Rodríguez, osa. Música: Bensound cute.

En La Vid hay un convento

En La Vid hay un convento, / gloria y cumbre en la Ribera; en la iglesia está la Madre / que el pueblo humilde venera.

Santa María y su encanto por su adorable belleza, cumple de luces la estancia con colorido de fiesta, y acoge a los peregrinos que al monasterio de acercan, con el candor de una Madre y el fulgor de las estrellas.

En La Vid hay un convento / con arte y luz en la piedra; en la iglesia está la Virgen / que brilla en gracia y presencia.

Canto a la Virgen con salmos de admiración y pureza y me tiende sus dos brazos con sublime complacencia, mientras el Niño sonríe con una mirada tierna que ha aprendido de la Madre en una alborada intensa.

En La Vid hay un convento, / silencio y paz en esencia;en hornacina de espejos / brilla la imagen morena.

Canta fervores el pueblo cuando llega la cosecha y vendimia los racimos con gratitud manifiesta, a la par que rinde honores -como el sarmiento a la cepa- a la Madre y Virgen Santa, con aureola de Reina.

En La Vid hay un convento, / patrimonio de esta tierra, que en los siglos más oscuros / se decanta por la ciencia.

Trovadores y juglares, fieles devotos, poetas…con ternura y buen sentido proclaman altas grandezas de la Virgen Madre Santa que en hornacina discreta derrama sus bendiciones como semilla de siembra.

En La Vid hay un convento, / estampa de luz y emblema, para el viviente que busca / ternura en la Madre buena.

Serafín de la Hoz Veros.

Santa María de la Vid en su camerino.
Eucaristía en la Iglesia del Monasterio de Santa María de la Vid (Burgos) en la Marcha Mariana de 2018.

Fuente: appagustinos.es

Entradas relacionadas en esta web

La Estrella de Belén en la cumbre de la Sagrada Familia en Barcelona.

Fiesta de Santa María de la Vid, sonrisa de juventud.

 578 visualizaciones totales,  5 visto hoy

Comparte
SHARE
ENTRADAS RELACIONADAS
«San Juan de Sahagún», patrón de los Agustinos en España. 12 de junio.
Fiesta de Santa Rita en Montevideo, Uruguay. Apóstol de tu fe. 22 mayo.
Entrevista al P. Domingo Amigo, Prior Provincial de los Agustinos de España.
1 comentario
  • Elsa
    9 enero, 2022 al 7:08 pm

    Sabemos que la Virgen guardaba todo en Su corazón. Cuanto guardará la imagen de Santa María de La Vid? Tantos que a ella acudimos como el espejo de María, como dicen ahora, » para ponerle cara» , y que cara, todo belleza, como tuvo que ser y todo Armonía y Paz. Ante ella la oración es fácil de hacer, no hay mucho que pensar, sale sola , en confianza.
    Y sí, Ella siempre está, nos espera.
    Rezo también para, que pronto pueda volver a verla, a ese remanso de paz que es el Monasterio de La Vid.

Deja tu comentario

*