Cuaresma-Pascua Oraciones

Oración en el Domingo de Ramos de la Pasión del Señor

Comparte

Señor, déjame estar y acompañarte

(Rezando voy).

Mc 11, 1-10

Se acercaban a Jerusalén, por Betfagé y Betania, junto al Monte de los Olivos, y Jesús mandó a dos de sus discípulos, diciéndoles: “Id a la aldea de enfrente y, en cuanto entréis, encontraréis un borrico atado, que nadie ha montado todavía. Desatadlo y traedlo. Y si alguien os pregunta por qué lo hacéis, contestadle: ‘El Señor lo necesita y lo devolverá pronto’”.
Fueron y encontraron el borrico en la calle, atado a una puerta, y lo soltaron. Algunos de los presentes les preguntaron: “¿Por qué tenéis que desatar el borrico?” Ellos les contestaron como había dicho Jesús; y se lo permitieron.
Llevaron el borrico, le echaron encima sus mantos, y Jesús se montó. Muchos alfombraron el camino con sus mantos, otros con ramas cortadas en el campo. Los que iban delante y detrás gritaban: “Hosanna, bendito el que viene en nombre del Señor. Bendito el reino que llega, el de nuestro padre David. ¡Hosanna en el cielo!”

Música: 

Santo interpretado por Jesús Cabello: «Tu amor primero»© Autorización de Jesús Cabello

Mignon de Schubert interpretado por Daniel Estrem: «Reverie»© Usado bajo licencia no comercial Creative Commons

Texto de apoyo:

El rey desnudo

¿Qué reino es este, que ve a su rey despojado de grandezas, de ropajes, de títulos? Hay que saber mirar para descubrir  el poder verdadero de una palabra que rompe muros y desnuda ficciones; Mirad y ved, hossannah, una mano  que escribe la ley en la arena, y viste, con suave caricia, a los despojados; unos pies descalzos que se adentran  por caminos áridos para salir al encuentro de la gente solitaria; un corazón que late tan fuerte con cada herida ajena que a punto está  de salirse del pecho; unos ojos  que no se dejan cegar por resplandores vacíos, y saben encontrar  el tesoro que nadie más ve. Mirad y ved, vosotros también, Hossannah. Contempladlo y quedaréis radiantes. (José María R. Olaizola, sj)

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
Tercer domingo de Cuaresma: Jesús nos cuida pacientemente. Podar y dar frutos.
Comenzó la Cuaresma en NS de Bellavista. Aljaraque (Huelva). Participa en el Camino.
Santa María del Silencio, advocación mariana actual necesaria

Deja tu comentario

*