Tiempo Ordinario

¡No demos la espalda a Jesús! XXVIII Domingo Tiempo Ordinario. Ciclo A.

Comparte

Pascua Dominical. Eucaristía en Casa y la Parroquia.

Jesús nos invita a una fiesta… ponte guapo y vamosss ¡No demos la espalda a Jesús!

Mt 22, 1-14. Jesús nos invita a un banquete, a una fiesta muy especial. Una fiesta organizada para la boda del hijo de un rey. Y, sin embargo, muchos de los invitados no quieren acudir. ¡Increíble! El rey, entonces, convida a otros invitados, pero alguno no va con el traje adecuado. No se ha enterado de la importancia de la fiesta. ¡Qué pena! ¡Cuánta gente despistada! El rey invitando a algo sin parangón y ¡qué poca respuesta!

Vistamos nuestro corazón de fiesta. ¡No demos la espalda a Jesús! Seamos conscientes del gran don que recibimos. Que este revestimiento nos lleve luego a actitudes concretas de fraternidad, como nos pide el papa Francisco en esa gran encíclica que es Fratelli tutti y de la exhortación apostólica Laudate Deum. Recemos por la Asamblea Sinodal que se celebra en el Aula Pablo VI del Vaticano y oremos intensamente por la paz.

Fuente: Dibujo: Patxi Fano – Texto: Fernando Cordero ss.cc.

El mejor vestido – 28º Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo A

Mt 22, 1-14. El vídeo de esta semana quiere subrayar el gran regalo que nos ofrece Dios: un amor insistente y para todos. Es una llamada a participar en una gran fiesta, o en una vida sin límites. Una invitación a vivir desde el amor, el darse, el servir, el compartir…. Todo lo que simboliza y expresa la Eucaristía, todo lo que estamos llamados a contagiar: un estilo de vida, a pesar de las dificultades, gozoso e ilusionado.

Fuente: Editorial Verbo Divino – EVD.

Loading

Comparte
SHARE
Sacerdote católico y agustino (OSA). Pedagogo, educador, evangelizador digital. Aljaraque (Huelva) España. Educación: Universidad Pontificia Comillas.
View Website
ENTRADAS RELACIONADAS
Sanación y fragilidad. ¡Jesús te sana! V Domingo Tiempo Ordinario – Ciclo B.
Trinidad: sólida, líquida y gaseosa. Dios es comunidad de Amor, a la que nos llama.
El odio nos ciega. Respondamos con amor. VII Domingo del tiempo ordinario, ciclo A.

Deja tu comentario

*