Catequesis En familia Familia y vida

Los abuelos, símbolos de sabiduría, son catequistas naturales de la comunidad.

Comparte

26 de julio: fiesta de san Joaquín y santa Ana, padres de la Virgen María y abuelos de Jesús.

Presentamos como homenaje a los abuelos el contenido que presenta el Directorio para la Catequesis 2020 sobre los ancianos. Ellos son muy importantes en la transmisión de la fe a las generaciones jóvenes.

Catequesis con los ancianos

Las personas mayores son un patrimonio de la memoria y, a menudo, guardianes de los valores de una sociedad. Las decisiones sociales y políticas que no reconocen su dignidad personal se revierten contra la sociedad misma. «La Iglesia no puede y no quiere conformarse a una mentalidad de intolerancia, y mucho menos de indiferencia y desprecio, respecto a la vejez». Más bien, ve a los ancianos como un don de Dios, una riqueza para la comunidad, y considera que su cuidado pastoral es tarea importante. (nº 266).

A los ancianos se les debe dar una catequesis apropiada, atenta a los aspectos particulares de su condición de fe. «El anciano puede haber llegado a esta edad con una fe sólida y rica: entonces la catequesis ayudará a seguir recorriendo el camino realizado en una actitud de acción de gracias y de espera confiada; otros viven una fe más o menos oscurecida y una débil práctica cristiana: entonces la catequesis aportará una luz y experiencia religiosa nuevas; a veces el anciano llega a sus días con profundas heridas en su alma y cuerpo: la catequesis le ayudará a vivir su situación en actitud de invocación, perdón, paz interior. En cualquier caso, la condición del anciano reclama una catequesis de esperanza que proviene de la certeza del encuentro definitivo con Dios»31. Así pues, es muy importante considerar las diferentes condiciones personales y sociales, a menudo marcadas por la soledad y el sentido de inutilidad, para que se inicie una catequesis capaz de hacer que los ancianos se sientan bienvenidos y reconocidos en la comunidad. (nº 267).

La Sagrada Escritura presenta al anciano creyente como símbolo de la persona rica en sabiduría y de respeto a Dios, es decir, como custodio de una profunda experiencia de vida, que lo convierte de cierta manera en un catequista natural de la comunidad. La vejez es un tiempo de gracia, en la que el Señor renueva su llamada a apreciar y transmitir la fe; orar, especialmente con la forma de intercesión; estar cerca de los necesitados. Los ancianos, con su testimonio, transmiten a los jóvenes el sentido de la vida, el valor de la tradición y de algunas prácticas religiosas y culturales; dan dignidad a la memoria y a la entrega de generaciones pasadas; miran con esperanza más allá de las dificultades presentes. La Iglesia, reconociendo el valor de las personas mayores, les ayuda a servir a la comunidad. En particular, pueden asumir tareas catequísticas con los niños, los jóvenes y los adultos, sencillamente compartiendo la rica herencia de sabiduría y fe que han vivido. Por su parte, la comunidad agradece esta preciosa presencia y fomenta el diálogo intergeneracional con los ancianos y los jóvenes. Ello expresa el vínculo entre la memoria y el futuro, entre tradición y renovación, creando una auténtica red de transmisión de la fe de generación en generación. (nº 268).

Colaboradores privilegiados de los padres en la educación de sus hijos. “Ellos aseguran la transmisión de los grandes valores a los nietos“ 

Amoris Laetitia, 192.

¡Gracias, Señor, por los abuelos y las abuelas que nos quieren, nos cuidan y regalan la fe!

Vaticano lanza campaña “Cada anciano es tu abuelo” tras apelo del Papa

La pandemia ha representado una amenaza para las personas mayores. Y durante el aislamiento muchas se han sentido solas al cumplir las medidas de seguridad para evitar contagiarse.

FRANCISCO
¡Queridos jóvenes, cada uno de estos ancianos es vuestro abuelo! ¡No les dejéis solos! Usad la fantasía del amor, haced llamadas, videollamadas, enviad mensajes, escuchadles y, donde sea posible respetando las normas sanitarias, id a visitarlos.

Es la propuesta del Papa Francisco a los jóvenes y que da origen a la campaña “Cada anciano es tu abuelo”. La etiqueta #SendYourHug o #EnvíaTuAbrazo es impulsada a través de las plataformas digitales del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida.

Durante el confinamiento, la Comunidad de Sant’Egidio y Giovani Per la Pace han promovido iniciativas para acompañar a las personas mayores que se puedan sentir más solas.

GAIA MARTINI JIMÉNEZ. Voluntaria
“En estos días, hablando con los ancianos, me dicen que están bien. Pero durante este periodo se sienten más solos. El hecho de que los llamemos por videollamadas los hace sentir menos solos”.

Tomémonos una foto, vamos…

GAIA MARTINI JIMÉNEZ. Voluntaria
“Él es romano y cada vez que hablamos nos reímos mucho. Normalmente hablamos de cosas sencillas. Le cuento que cocinaré pasta con berenjenas y él me da trucos de cocina. ‘Debes cortarlas así’”.

Iniciativas como estas hacen realidad el deseo del Papa Francisco, de que el mundo viva un nuevo abrazo entre los jóvenes y las personas mayores.

Fuente: Romereports. Daniel Díaz Vizzi

Entradas relacionadas en esta web

Presentado el nuevo Directorio para la Catequesis: el Evangelio siempre actual.

“La riqueza de los años”. I Congreso de la Pastoral de las Personas Mayores. 2020.

El Papa anima a ancianos y jóvenes a «soñar». Caminar juntos hacia el futuro.

Más que abuelos. Aprender a ser abuelos

Paloma San Basilio lanza un mensaje de amor a los abuelos. Juntos 2020.

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
“Acompañar en la soledad”. Jornada Mundial del Enfermo. 11 febrero 2020.
Celebramos el rostro femenino del Pueblo de Dios en Bellavista. «Mujeres nuevas».
Una fe suplicada, catecumenal y orante. Nuevo catecismo para niños de 0 a 6 años.

Deja tu comentario

*