Jóvenes Papa Francisco

El Papa anima a ancianos y jóvenes a «soñar». Caminar juntos hacia el futuro.

Comparte

Encuentro del Papa Francisco con jóvenes y ancianos de todo el mundo. Conversación intergeneracional.

El Santo Padre participó en la presentación del libro «La Sabiduría del Tiempo«, un proyecto global para promover el diálogo entre jóvenes y ancianos, compartiendo sus experiencias de vida con el fin de que viejas y nuevas generaciones «caminen juntas«.

La tarde del martes 23 de octubre de 2018, en el Instituto Patrístico Augustinianum de Roma, institución universitaria que pertenece a la Orden de San Agustín, y está afiliada a la Pontificia Universidad Lateranense; tuvo lugar el encuentro del Papa Francisco con jóvenes y ancianos de todo el mundo en el marco del Sínodo de los Obispos, que se está celebrando en Roma del 3 al 28 de octubre; dedicado al tema de los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional.

La sabiduría del tiempo

Se trata de un evento especial, deseado por el Pontífice para promover el diálogo entre jóvenes y «adultos mayores»; un proyecto global que viene plasmado en el libro titulado “La Sabiduría del Tiempo”, en el que se ofrece la recopilación de 250 entrevistas realizadas en más de 30 países, en colaboración de la organización sin ánimo de lucro Unbound, con el compromiso de un grupo de casas editoriales coordinadas por la americana Loyola Press.

En él, los mayores cuentan sus experiencias de vida a las nuevas generaciones, con el fin de crear «una nueva alianza», de manera que el testimonio de unos ayude al desarrollo espiritual de otros y puedan así, «caminar todos juntos».

El libro, que será publicado simultáneamente en los Estados Unidos e Italia y está en curso de publicación en varios idiomas, es la piedra angular de esta iniciativa y recoge una amplia selección de relatos que el Papa Francisco comenta en diálogo con el padre Antonio Spadaro, sacerdote jesuita y Director de La Civiltà Cattolica, encargado además de la edición italiana publicada por Marsilio Editori.

Viejas y nuevas generaciones: una nueva alianza

Y todo ello, basado en la fuerte intuición que ha tenido el Papa, de mantener unidas las nuevas y viejas generaciones, ya que en multitud de ocasiones Francisco no se cansa de repetir que los ancianos «son la memoria de un pueblo», que un pueblo sin memoria «no sabe de dónde viene», y por ende, no sabe hacia dónde se dirige.

Es por ello que el Pontífice insiste a los jóvenes que hablen con sus abuelos, que hablen con los mayores y que conozcan sus raíces: «No para encerrarse en ellas sino para tomar lo mejor y dar frutos».

Y este evento fue una ocasión perfecta para poner en práctica las palabras del Obispo de Roma, en el marco del Sínodo dedicado a los jóvenes y que tiene ya la mirada fija hacia la próxima JMJ 2019.

El Papa responde a los jóvenes

En este contexto, Francisco contestó abiertamente a las preguntas que le formularon varios jóvenes y ancianos respondiendo de manera espontánea y con el corazón, a cuestiones sobre el trabajo, la vida, la trasmisión de la fe, el amor, el dolor y la muerte.

El Obispo de Roma hizo especial hincapié en la importancia de soñar, independientemente de la edad que uno tenga, ya que los sueños «no son una mera utopía», sino formas de abrir nuevos horizontes hacia un mundo mejor. «Si los ancianos no sueñan, los jóvenes no pueden ver el futuro», recordó.

Transmitir la fe sin proselitismo

En cuanto al tema planteado sobre cómo transmitir la fe a los hijos y a la familia, «a menudo tentada por las nuevas ideologías individualistas y superficiales», el Santo Padre destacó la importancia de «acompañar con el testimonio cristiano y una presencia que no acusa ni juzga, sino que escucha con una postura abierta al diálogo».

«La fe se transmite en dialecto, en el lenguaje de la familia y a través del buen ejemplo», manifestado en gestos de bondad y caridad; explicó Francisco.

Tomar los sueños de los ancianos y llevarlos hacia adelante

En cuanto al acompañamiento de los ancianos, el Pontífice alentó a las nuevas generaciones a «tomar como propios los sueños de los mayores», a escucharlos y a empezar a soñar al igual que sueñan ellos, «cargando sobre nuestras espaldas el peso de la responsabilidad de sus sueños», que han impulsado gran parte de los beneficios que hoy gozan los jóvenes en las sociedades modernas: sueños de libertad, fraternidad, bienestar y unidad.

Europa debe recordar que fue migrante

En cuanto a la violencia y la discriminación que imperan en muchos ambientes y que hostigan de forma especial a muchos migrantes, el Papa recordó que Europa fue migrante y que todos tenemos en nuestra historia, «un pasado migratorio»; por lo que debemos «recibir a los que vienen a nuestra tierra» y no sólo eso, «ayudarlos en la integración para que sean parte de la sociedad, como uno más».

El Papa concluyó agradeciendo a todos la enorme labor que ha hecho posible la elaboración de este libro y  alentó, «a no dejar nunca de luchar por nuestros sueños».

Dejar atrás el individualismo y crear lazos

En este evento, también participó el Arzobispo de Panamá, Mons. José Domingo Ulloa Mendieta, Presidente del Comité Organizador de la Jornada Mundial de la Juventud 2019, quien subrayó la importancia de que las sociedades dejen atrás el individualismo, y sean capaces de crear lazos entre los distintos grupos poblacionales, para garantizar una sociedad más rica en valores, y más fuerte en unidad.

«La existencia de las relaciones intergeneracionales implica que en las comunidades se posea una memoria colectiva, pues cada generación retoma las enseñanzas de sus antecesores, dejando así un legado a sus sucesores. Esto constituye marcos de referencia para cimentar sólidamente una sociedad en el mundo actual», afirmó el prelado.

Fuente: Vatican newsSofía Lobos – Ciudad del Vaticano. 

“Las palabras de los abuelos tienen algo especial para los jóvenes”.

El Papa Francisco escribe el Prefacio del libro “Francisco. La sabiduría del tiempo” del jesuita italiano Antonio Spadaro en el que expresa su deseo de alianza entre ambas generaciones para ir hacia delante.

El nuevo libro del jesuita italiano Antonio Spadaro, director de la revista italiana “La Civiltà Cattolica”, ha sido presentado en la tarde de hoy en el Aula Magna del Augustinianum de Roma. El volumen, bajo el título “Francisco. La sabiduría del tiempo” se trata de un diálogo con el Santo Padre sobre las grandes cuestiones de la vida, en el que a través de 250 entrevistas realizadas a ancianos de 30 países diferentes, el Papa las comenta compartiendo incluso momentos de su propia biografía personal.

Sin duda uno de los apartados más significativos del nuevo libro de padre Spadaro es su Prefacio, realizado por el mismo Pontífice. En él, Francisco escribe que nuestra sociedad “ha privado a los abuelos de su voz”. “Les hemos quitado su espacio y la oportunidad de contar sus experiencias, sus historias, su vida” asegura el Papa, puntualizando que incluso “les hemos puesto a un lado y hemos perdido el bien de su sabiduría”. Ante esto – continúa el Papa – “debemos despertar el sentido civil de gratitud, de aprecio, de hospitalidad, capaz de hacer que los ancianos se sientan parte viva de su comunidad” o de lo contrario nos faltarán “los modelos” y “los testimonios vividos” y – subraya – “estamos perdidos”.

La misión de los abuelos

El Papa también expresa en el Prefacio cual es la misión de los abuelos: Estimular a los jóvenes a buscar del sentido de la vida. “Las palabras de los abuelos tienen algo especial para los jóvenes” dice el Papa, pues la fe “también se transmite a través del testimonio de los ancianos que han hecho la levadura de su vida”. “Lo sé por experiencia personal”.

Necesitamos abuelos soñadores

Por último expresa un pensamiento que desde hace un poco de tiempo – escribe – le ronda por la cabeza: Que haya una alianza entre los ancianos y los jóvenes. “Solo si nuestros abuelos tienen el coraje de soñar y nuestros jóvenes profetizan grandes cosas, nuestra sociedad irá adelante”. “Necesitamos abuelos soñadores!” – concluye – pues son ellos “quienes inspirarán a los jóvenes a avanzar con la creatividad de la profecía. Hoy los jóvenes necesitan los sueños de los ancianos para tener esperanza, para tener un mañana”.

Fuente: Vatican newsMireia Bonilla – Ciudad del Vaticano.

Testimonio de José María Rodríguez Olaizola, jesuita.

Hace meses nos invitaron a gente de todo el mundo a participar en un proyecto que, de entrada, sonaba atractivo. Se trataba de buscar gente ya mayor, jubilados, ancianos, con trayectorias de vida diferentes. Casi todos, hombres y mujeres anónimos. Algunos, mas conocidos. Entrevistarlos. Que hablasen de lecciones de su vida. Después, el papa Francisco respondería a esos testimonios. Gente de distintos lugares del mundo, embarcados en el mismo proyecto, buscando otra gente, escuchando sus historias… La idea prometía.

Hoy se presenta el resultado -un libro llamado “La sabiduría de los años” en El Vaticano. Y la verdad es que es espectacular. He tenido el enorme privilegio de ver ya el libro. Y engancharme a la lectura. Emociona. Enseña. Fascina. Los textos. Las imágenes. Las historias. Las respuestas. Yo al principio pensé que quizás sería un libro para regalar a gente mayor. Ahora sé que es un libro para todos. Una ocasión para escuchar a la gente mayor, y aprender de la sabiduría de sus años.

‘La sabiduría de los años’, la propuesta del Papa para acabar con la cultura del descarte.

«¡Hoy día necesitamos abuelos que sueñen! Ellos serán capaces de inspirar a los jóvenes para actuar creativamente a la hora de imaginarse un futuro».

Fuente: Religión digital

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
«Los jóvenes rejuvenecen el rostro de la Iglesia». Raúl Tinajero en Huelva.
Volver a echar las redes. Seguir haciendo Comunidad Familiar Parroquial.
Invited, para acompañar a los jóvenes en el viaje de la vocación.

Deja tu comentario

*