Biografía San Agustín

Nuestra Señora Madre de la Consolación. Advocación agustiniana. 4 septiembre.

Comparte

Portada: Imagen de María en la Marcha Mariana Agustiniana de las Comunidades Agustinas del Sur: Cádiz, Ceuta, Huelva, Málaga y Sevilla. Alcalá de los Gazules (Cádiz).

Esta devoción a María es universal y de larga tradición.

El nombre de Consuelo o Consolación hace pensar en cercanía con el afligido, fortaleza para compartir el dolor ajeno, compañía para ahuyentar la tristeza de la soledad. María, elevada al cielo, “brilla ante el pueblo peregrino de Dios como signo de segura esperanza y consolación” (LG, 69).

Nuestra Señora, Madre de la Consolación, patrona de la Orden de San Agustín

La Bienaventurada Virgen María es venerada como Madre de Consolación, porque a través de ella
«Dios mandó al mundo al Consolador», Cristo Jesús. La participación en los dolores de la pasión de
su Hijo y en las alegrías de su resurrección la ponen en condición de consolar a sus hijos en cualquier
aflicción en que se encuentren. Después de la ascensión de Jesucristo, en unión con los apóstoles
imploró con ardor y esperó con confianza al Espíritu Consolador. Ahora, elevada al cielo, «brilla ante
el pueblo peregrino de Dios como signo de segura esperanza y consolación» (LG 69).

Al menos desde el siglo XVII, «Madre de Consolación» o «Madre de la Correa» es el título principal con que la Orden agustiniana honra a la Virgen. En 1439 obtuvo la facultad de erigir para los laicos la «Cofradía de la Correa». Una piadosa leyenda, nacida en el seno de la Orden, narraba que la Virgen se había aparecido a santa Mónica, afligida por la suerte de Agustín, consolándola y dándole una correa, la misma con que después se ciñeron Agustín y sus frailes. De ordinario, la iconografía representa a la Virgen y al Niño en el acto de entregar sendas correas, respectivamente, a santa Mónica y a san Agustín. En 1495 surgió en la iglesia agustiniana de Bolonia la «Cofradía de Santa María de la Consolación». En 1575 ambas cofradías se fusionaron en una única «Archicofradía de la Correa», a la que la Sede Apostólica enriqueció con abundancia de indulgencias.

Fuente: liturgiaagustinianadelashoras.

Marcha Mariana Agustiniana 2017.

Advocación mariana agustiniana

La devoción a María bajo la advocación de Nuestra Señora de la Consolación es universal y de larga tradición. Sobre todo en la Familia Agustiniana, que completa el título mariano hablando de Nuestra Señora de la Consolación y Correa. La correa hace referencia al hábito agustiniano.

El origen de esta devoción se halla íntimamente ligado a la vida de san Agustín, sintetizada en una piadosa tradición. Santa Mónica se hallaba sumida en el dolor por los extravíos de su hijo Agustín. A esta preocupación se sumó la muerte de su esposo Patricio y meditó en la desolación de María después de la muerte de su hijo Jesús. María se aparece a Mónica vestida de negro y ceñida con una correa del mismo color, diciéndole:“Mónica, hija mía, éste es el traje que vestí cuando estaba con los hombres después de la muerte de mi hijo. El mismo vestido llevaras tú en señal de tu devoción hacía mí”. La alegría de Mónica fue grande al escuchar aquellas palabras. Alegría que llegaría a su culmen con la conversión de su hijo Agustín.

Consta históricamente que en el siglo XV ya se instituyen distintas Cofradías de la Correa en Bolonia. Cuando don Pedro de Aragón le pidió insistentemente a Clemente X le concediese algunas indulgencias, el Papa le respondió: “Tomad la correa de san Agustín y en ella las tenéis todas”.

El nombre de Consuelo o Consolación hace pensar en cercanía con el afligido, fortaleza para compartir el dolor ajeno, compañía para ahuyentar la tristeza de la soledad. María, elevada al cielo, “brilla ante el pueblo peregrino de Dios como signo de segura esperanza y consolación” (LG, 69).

En las letanías del Rosario, la Iglesia invoca a María como consuelo de los afligidos, porque el título mariano por excelencia es el de madre de Dios y madre nuestra. Como madre, particularmente atenta a los hijos que sufren.

XXI Marcha Mariana Agustiniana 2022

Las Comunidades Agustinas del Sur (Cádiz, Ceuta, Huelva, Málaga y Sevilla) realizan desde el año 2000 una Marcha Mariana, el tercer sábado del mes de octubre, al Santuario de Nuestra Señora de los Santos en Alcalá de los Gazules (Cádiz). Este año 2022 se realizará el 22 de octubre la XXI edición. Una oportunidad para el encuentro unidos por el amor maternal de María, con la imagen de Nuestra Señora Madre de la Consolación (imagen de portada). Levántate y caminemos juntos con María.

José Luis Miguel González, OSA

Entradas relacionadas en esta web

En el mes de mayo dedicado a María. Advocaciones marianas agustinianas.

XX Marcha Mariana del Sur. En Familia y con María todos somos Misioneros.

XX Marcha Mariana del Sur. «En Familia con María, siempre en Misión». 2019.

XIX Marcha Mariana del Sur 2018. En la víspera del Domund. 20 octubre.

XIX Marcha Mariana del sur 2018. 20 octubre.

Cartel de la VII Marcha Mariana Agustiniana 2006.
Cartel de la VI Marcha Mariana Agustiniana 2005.

 202 visualizaciones totales,  3 visto hoy

Comparte
SHARE
ENTRADAS RELACIONADAS
Romería al Valle de la Virgen María de la Concepción del Monte en Burgos. 2019.
Monasterio de Santa María de La Vid y pueblo de La Vid (Burgos). Atractivos.
Jóvenes agustinianos en la JMJ 2019. Un solo corazón con María.

Deja tu comentario

*