Tiempo Ordinario

Un producto único: «perdonar siempre». 24º Domingo T.O.-A.

Comparte

Vive la Pascua Dominical en la Eucaristía en Casa y en la Parroquia. 

Un producto único: «perdonar siempre».

Mt 18, 21-35. “Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces le tengo que perdonar?”. Jesús le dice que hasta setenta veces siete. Es decir, siempre. Es lo que Él ha descubierto del Corazón del Padre, que no hay nada que se le resista para perdonar. Tiene el un producto único, rotulado con el 70 veces 7, que no deja huella de suciedad, de mancha, de actitudes que empañan el gran amor que nos tiene. Lo que ocurre es que nosotros que podríamos participar de ese producto somos más remilgados y dificultamos la matemática divina.

Dios tiene Corazón. Es Corazón. Y no puede dejar que sus hijos vivan atrapados por la falta de amor. Como tantas veces, el Evangelio nos da lecciones concretas de cómo amar, de la importancia de la perseverancia en el perdón… El Padre nos enseña el camino del 70 veces 7. Jesús nos lo muestra en su vida y en su muerte. El Espíritu nos alienta en nuestro hoy.

Vivamos desde esta clave, que no es nuestra, es del Corazón de Dios.

Fuente: Revista 21. Dibujo: Patxi Velasco FANO – Texto: Fernando Cordero,ss.cc.

Comunidad del perdón – 24º Domingo Tiempo Ordinario, Ciclo A

Mt 18,21-35. Cuando la persona logra liberarse del odio, reconciliarse consigo misma y recuperar la paz, la vida puede comenzar de nuevo. Perdonar no significa ignorar las injusticias cometidas, ni aceptarlas de manera pasiva o indiferente. Al contrario, si uno perdona es precisamente para destruir la espiral de mal y ayudar al otro a rehabilitarse y actuar de manera diferente en el futuro. El perdón es un gesto que cambia cualitativamente las relaciones entre las personas y obliga a plantearse la convivencia futura de nueva manera. Si asumimos el perdón como dinámica social, no existe justificación alguna para actuar de manera inhumana, vejatoria e injusta con ninguna persona ni con el planeta. El verdadero rostro de Dios, que solo sabe perdonar y amar, entroniza el perdón como base de la comunidad y de cualquier convivencia, junto con el apoyo al débil, la misericordia y la acogida.

Fuente: Editorial Verbo Divino – EVD.

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
3º Domingo Tiempo Ordinario. Jesús, siempre en la misma dirección.
No codiciar. Domingo XVIII del T.O. Ciclo C.
32º Domingo del T.O.: Lo poco con Amor es mucho. Día de la Iglesia Diocesana.

Deja tu comentario

*