Alégrate Biografía Oraciones

«Toma y da gracias». Oraciones desde el corazón para el fin y el principio de año.

Comparte

Nuevas oportunidades para dar gracias a la Vida y dar la bienvenida a la Paz y al Amor en el mundo.

Toma, escribe y da gracias

Te proponemos una actividad sencilla, que se puede realizar personalmente y en familia. Después de un tiempo de meditación y de oración, rellena cada uno de los campos que aparecen en la imagen. Puedes descargarla, imprimirla y compartirla con tu familia o amigos. También al final de la nota donde dice ‘Deja tu comentario’. ¡Gracias de corazón!

“Te Deum”. Antiquísima oración cristiana para finalizar el año

El “Te Deum” (“A Ti, Oh Dios“) es un antiquísimo himno cristiano de alabanza y acción de gracias a Dios. Actualmente el Papa lo reza solemnemente cada 31 de diciembre, para dar gracias a Dios por el año que termina. También se canta en las grandes solemnidades.

A ti, oh Dios, te alabamos,
a ti, Señor, te reconocemos.
A ti, eterno Padre,
te venera toda la creación.

Los ángeles todos, los cielos
y todas las potestades te honran.
Los querubines y serafines
te cantan sin cesar:

Santo, Santo, Santo es el Señor,
Dios de los ejércitos.
Los cielos y la tierra
están llenos de la majestad de tu gloria.

A ti te ensalza el glorioso coro de los apóstoles,
la multitud admirable de los profetas,
el blanco ejército de los mártires.

A ti la Iglesia santa,
extendida por toda la tierra,te aclama:
Padre de inmensa majestad,
Hijo único y verdadero, digno de adoración,
Espíritu Santo, defensor.

Tú eres el Rey de la gloria, Cristo.
Tú eres el Hijo único del Padre.
Tú, para liberar al hombre,
aceptaste la condición humana sin desdeñar el seno de la Virgen.

Tú, rotas las cadenas de la muerte,
abriste a los creyentes el Reino de los Cielos.
Tú sentado a la derecha de Dios
en la gloria del Padre.

Creemos que un día has de venir como juez.

Te rogamos, pues, que vengas en ayuda de tus siervos,
a quienes redimiste con tu preciosa sangre.
Haz que en la gloria eterna
nos asociemos a tus santos.

Salva a tu pueblo, Señor,
y bendice tu heredad.
Sé su pastor
y ensálzalo eternamente.

Día tras día te bendecimos
y alabamos tu nombre para siempre,
por eternidad de eternidades.

Dígnate, Señor, en este día
guardarnos del pecado.
Ten piedad de nosotros, Señor,
ten piedad de nosotros.

Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros,
como lo esperamos de ti.
En ti, Señor, confié,
no me veré defraudado para siempre.

Fuente: Primeros Cristianos.

Oración para despedir el año y recibir el año nuevo

Se recomienda estar alrededor del nacimiento o pesebre. Juntos comienzan diciendo: “En el nombre del Padre…”. Luego se hace la siguiente oración:

Lector 1: “Señor, Dios, dueño del tiempo y de la eternidad, tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro. Al terminar este año queremos darte gracias por todo aquello que recibimos de ti.

Gracias por la vida y el amor, por las flores, el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuanto fue posible y por lo que no pudo ser. Te ofrecemos cuanto hicimos en este año, el trabajo que pudimos realizar, las cosas que pasaron por nuestras manos y lo que con ellas pudimos construir.

Lector 2: Te presentamos a las personas que a lo largo de estos meses quisimos, las amistades nuevas y los antiguos que conocimos, los más cercanos a nosotros y los que estén más lejos, los que nos dieron su mano y aquellos a los que pudimos ayudar, con los que compartimos la vida, el trabajo, el dolor y la alegría.

Pero también, Señor, hoy queremos pedirte perdón, perdón por el tiempo perdido, por el dinero mal gastado, por la palabra inútil y el amor desperdiciado.

Todos: Perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho, y perdón por vivir sin entusiasmo. También por la oración que poco a poco se fue aplazando y que hasta ahora vengo a presentarte. Por todos los olvidos, descuidos y silencios, nuevamente te pido perdón.

A pocos minutos de iniciar un nuevo año, detengo mi vida ante el nuevo calendario aún sin estrenar y te presento estos días que sólo tú sabes si llegaré a vivirlos.

Hoy te pido para mí y los míos la paz y la alegría, la fuerza y la prudencia, la claridad y la sabiduría. Quiero vivir cada día con optimismo y bondad llevando a todas partes un corazón lleno de comprensión y paz.

Cierra tú mis oídos a toda falsedad y mis labios a palabras mentirosas, egoístas, mordaces o hirientes. Abre en cambio mi ser a todo lo que es bueno, que mi espíritu se llene sólo de bendiciones y las derrame a mi paso. Amén.”

Para terminar, los participantes se agarran de las manos y rezan un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria. Luego, entre todos, se dan un abrazo diciendo: “La paz sea contigo. ¡Feliz año Nuevo!”

Fuente: Aciprensa.

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
El poder de la sonrisa. Es un sacramento, un arte, don celeste y tarea humana.
Jornada Mundial de la Juventud Madrid 2011. Una semana Inolvidable.
Sínodo de los Obispos para la región Panamazónica. Roma, 6 – 27 Octubre 2019.
1 comentario
  • Ana Muñoz
    31 diciembre, 2019 al 3:52 pm

    Hoy, que estamos haciendo balance de un año que nos deja, quisiera dar las gracias a Dios por infinidad de dones que me ha concedido en mi vida. Esos dones se traducen en personas queridas para mí. Personas que son familia de sangre, esa es mi familia biológica, pilar indispensable en mi vida. Pero también personas que son familia de corazón, esos son mis AMIGOS, otro pilar fundamental en mi vida. Le doy gracias a Dios porque mis dos FAMILIAS con todos sus miembros me ayudan a desarrollarme como persona y como cristiana. Doy gracias a Dios por poner a todos y cada uno de ellos en mi camino, porque indiscutiblemente con ellos a mi lado el caminar se hace más fácil. OS QUIERO a todos. Feliz 2020!!!!

Deja tu comentario

*