Ama Familia y vida

Santos Luis y Mª Celia, primer matrimonio en subir conjuntamente a los altares.

Comparte

Portada: Foto de familia con sus cinco hijas, foto con santa Teresita de Lisieux y foto del matrimonio.

Milagros atribuidos a los santos Luis Martín y María Celia Guérin, los padres de Santa Teresita de Lisieux

El Papa ha reconocido el segundo milagro atribuido a los padres de santa Teresita de Lisieux, Luis y María Celia. Serán proclamados santos en una ceremonia en el mes de octubre (2015) durante el Sínodo de las Familias. El milagro es la curación de Carmen, una niña de Valencia, en España, que ahora tiene 6 años. Nació prematuramente con graves complicaciones y sufrió una hemorragia cerebral que afectó a los pulmones y al corazón. Los médicos no podían hacer nada por ella. Los padres se encomendaron a la intercesión de los padres de santa Teresita. Carmen sobrevivió y está sana sin secuelas.

El milagro que les hizo beatos también fue la curación de otro bebé recién nacido, Pietro.

Luis Martín y María Celia Guérin se casaron en 1858 y tuvieron 9 hijos. Cuatro murieron en la infancia. Las cinco que sobrevivieron fueron religiosas.

La beatificación fue en octubre de 2008 en Lisieux. Será el primer matrimonio canonizado en la misma ceremonia.

Fuente: romerports. 2015/03/18.

Llamados a la santidad: los santos padres de santa Teresita del Niño Jesús

Fuente: Mater Mundi TV.

Crecer en la caridad conyugal

«Es el amor que une a los esposos, santificado, enriquecido e iluminado por la gracia del sacramento del matrimonio. Es una ‘unión afectiva’, espiritual y oblativa, que recoge en sí la ternura de la amistad y la pasión erótica, aunque es capaz de subsistir aun cuando los sentimientos y la pasión se debiliten.

Después del amor que nos une a Dios, el amor conyugal es la ‘máxima amistad’»

Papa Francisco. La alegría del amor, 120 y 123.

Su fiesta se celebra el 12 de julio.

12 de julio: san Luis Martin y santa Celia Guérin, los esposos que llevaron a su casa «la Belleza infinita».

Son el primer matrimonio en subir conjuntamente a los altares. Luis y Celia, padres de santa Teresa de Lisieux, «vivieron el servicio cristiano en la familia, construyendo cada día un ambiente lleno de fe y de amor», dijo Francisco en su canonización.

«Los padres que viven intensamente su vida de fe crean un ambiente favorable para la vida cristiana en su forma más alta: la santidad. No es en absoluto casual que santa Teresa de Lisieux viviera su primera experiencia mística no en un monasterio, sino en la casa paterna. Las casas de los esposos que tienden a la santidad son un reflejo de la casa de Dios», afirman Ludmila y Stanislaw Grygiel en Esposos y santos, un recorrido por diferentes biografías de santidad conyugal en el que figuran Luis y Celia, los padres de la pequeña santa de Lisieux, el primer matrimonio canonizado conjuntamente.

Se casaron ya mayores para aquella época: 35 años él y 27 ella, pues ambos hicieron una experiencia vocacional previa en sendas órdenes religiosas, pero los superiores de dichas comunidades los rechazaron tras un período de discernimiento. Tiempo después, un día en que Celia estaba cruzando el puente de San Leonardo en Alençon, vio a Luis y escuchó una voz en su interior que decía: «Este es el que tengo preparado para ti». A los tres meses entraban a medianoche –según la costumbre de la época– en la parroquia de Nuestra Señora de Alençon para contraer matrimonio. En la celebración, Luis ofreció a su esposa una medalla con la imagen de Tobías y Sara, los dos personajes bíblicos cuya oración en la noche de bodas ha sido tomada como modelo de oración conyugal durante siglos por muchos matrimonios.

Cada día iban a Misa a las cinco de la mañana para después dirigirse cada uno a su trabajo: él como relojero, y ella como bordadora. Poco a poco fueron llegando los hijos, hasta nueve, de los que cuatro murieron muy pronto y las otras cinco se hicieron monjas. «Desde que tuvimos a nuestros hijos no vivimos más que para ellos, esta era toda nuestra felicidad y nosotros la hemos encontrado solo en ellos», escribió Celia.

El de los Martin Guérin fue de algún un auténtico matrimonio misionero, pues la santidad era la meta a la que se animaban unos a otros. «La felicidad no se puede encontrar aquí abajo», se escuchaba con frecuencia en casa. De hecho, su hija Marie diría más tarde que «con papá y mamá nos parecía estar en el cielo». Y es a ella a la que su madre escribiría de vuelta: «Nuestro corazón no se sacia con nada hasta que no ve la belleza infinita que es Dios. Mirando el gozo íntimo de la familia, es esta misma belleza la que más nos acerca».

Bio

  • 1858: Contraen matrimonio en Alençon
  • 1877: Muere Celia de un cáncer de pecho
  • 1894: Luis muere tras varios años convaleciente de un infarto cerebral
  • 2008: Son beatificados conjuntamente en Lisieux
  • 2015: El Papa Francisco los canoniza en Roma. «Vivieron el servicio cristiano en la familia, construyendo cada día un ambiente lleno de fe y de amor», dice de ellos

Fuente: AlfayOmega. Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo. 11 de Julio de 2021

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
El Evangelio de la Familia, alegría para el mundo. IX EMF Dublín 2018.
¿Qué es el amor? ¿Qué ocurre en el cerebro? Helen Fisher, neurobióloga.
Un signo de nuestro tiempo: acompañar la vida y la fe de los migrantes.

Deja tu comentario

*