Catequesis

Nuevo Curso anual para Catequistas. «La Palabra de Dios en una Iglesia misionera».

Comparte

No hay catequesis sin la Palabra de Dios.

La Palabra de Dios en una Iglesia misionera marcará el rumbo del nuevo Curso Anual de Catequistas, organizado por la Delegación Episcopal de Catequesis de Madrid, que arranca este jueves, 7 de noviembre, y que concluirá el 7 de mayo de 2020. Un itinerario en torno a la Palabra: «Hay que sembrar, que la Palabra de Dios germinará cuando quiera y donde quiera». Y dará su fruto, por supuesto, «aunque tal vez no lo veamos».

El ciclo, que es gratuito, consta de 17 conferencias y cuatro bloques: Teología de la RevelaciónAntiguo Testamento, Nuevo Testamento y Palabra de Dios y catequesis. La ponencia inaugural de este jueves, –La Palabra de Dios en una Iglesia misionera– la imparte el obispo auxiliar de Madrid monseñor Jesús Vidal, mientras que la de clausura, el 7 de mayo, correrá a cargo del cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, con el título La Palabra de Dios en una catequesis con corazón.

Las sesiones se imparten todos los jueves en el Arzobispado de Madrid (calle Bailén, 8), de 17:00 a 18:30 horas, y se pueden seguir en directo a través del canal de YouTube de la Delegación de Catequesis.

Fuente: Alfa y Omega.

IV Curso Anual de Catequesis 2019-2020

Seguir por youtube

Fundamento del curso

La catequesis extraerá siempre su contenido de la fuente viva de la Palabra de Dios, transmitida mediante la Tradición y la Escritura, dado que la Sagrada Tradición y la Sagrada Escritura constituyen el único depósito sagrado de la Palabra de Dios confiado a la Iglesia.

JUAN PABLO II. Catechesi Tradendae, nº 27.

“El estudio de las Sagradas Escrituras debe ser una puerta abierta a todos los creyentes. Es fundamental que la Palabra revelada fecunde radicalmente la catequesis y todos los esfuerzos por transmitir la fe. La evangelización requiere la familiaridad con la Palabra de Dios y esto exige a las diócesis, parroquias y a todas las agrupaciones católicas, proponer un estudio serio y perseverante de la Biblia, así como promover su lectura orante personal y comunitaria. Nosotros no buscamos a tientas ni necesitamos esperar que Dios nos dirija la palabra, porque realmente “Dios ha hablado, ya no es el gran desconocido sino que se ha mostrado”. Acojamos el sublime tesoro de la Palabra revelada”.

FRANCISCO. Evangelii Gaudium, nº 175.

Más info en la web de la Delegación Episcopal de Catequesis de Madrid.

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
Fernando Cordero: ¿qué pinta Dios hoy?
Francisco: No se puede rezar como loros. Ser conscientes de que Dios nos ama.
La alegría de sentirnos amados por Dios, experiencia fundante de los catequistas.

Deja tu comentario

*