Vocación

María, la Bella Pastora, joven embarazada, Madre y Maestra. Iesu Communio.

Comparte

Meditación de la Madre Verónica Berzosa.

La imagen de la Santísima Virgen como la Bella Pastora está presente en las casas de Iesu Communio.  Su superiora, la madre Verónica Berzosa, explica en esta meditación todo el sentido espiritual del regazo de Nuestra Señora como madre, en el que refugiarse siempre. Pincha aquí para ampliar la información.

Al diseñar esta escultura, quisimos plasmar en algunos rasgos de la Virgen el Misterio de María, la mujer formada por el Espíritu.

Esta Bella Pastora no es una imagen de la Virgen al uso sino que tiene una estética muy particular. Representa a una mujer joven, embarazada, que sentada cierra sus manos cerca del corazón.

A modo de catequesis, Iesu Communio ha publicado un vídeo con una bella meditación de la Madre Verónica Berzosa, fundadora de este instituto religioso, sobre el por qué esta Virgen ha sido ideada de esta manera.

“Esta imagen de la Virgen es la reina de casa y es lo mejor que os podemos enseñar porque es Jesús que ha formado a esta mujer, a María. Él se formó en sus entrañas formándola a ella”, señala la Madre Verónica en su meditación.

De este modo, la religiosa recalca que esta imagen muestra a una “mujer muy bella” porque “la hace el Espíritu Santo, una criatura tomada por el Espíritu porque Dios es siempre el que nos hace, nos sigue creando en el tiempo”. Y el tiempo –añadió- “es en el que podemos dejarnos hacer por las manos de Dios”. (Fuente Religión en Libertad)

Un bello recorrido para conocer a la «Bella Pastora»: meditación de la Madre Verónica sobre la Virgen de Iesu Communio

“Esta imagen de la Virgen es la reina de casa y es lo mejor que os podemos enseñar porque es Jesús que ha formado a esta mujer, a María. Él se formó en sus entrañas formándola a ella”, señala la Madre Verónica en su meditación.

De este modo, la religiosa recalca que esta imagen muestra a una “mujer muy bella” porque “la hace el Espíritu Santo, una criatura tomada por el Espíritu porque Dios es siempre el que nos hace, nos sigue creando en el tiempo”. Y el tiempo –añadió- “es en el que podemos dejarnos hacer por las manos de Dios”.

Madre Verónica explica igualmente que esta Virgen tiene los ojos cerrados, “pero no es verdad, están en Jesús. Está orante, tiene los ojos orantes, no conocen el sueño. Las madres siempre están en vela, en vigilia”. Y esta es María, recalcó esta carismática religiosa.

Otro aspecto llamativo es que está sentada en la esquina de una silla. La explicación que ofrece en su meditación es que “las madres nunca se recuestan, las madres siempre están en vela y en vilo”.

Ella guarda un tesoro con las manos y Madre Verónica explica que “estando en Jesús te ve a ti, te ve en tu verdadera realidad, no lo que tú ves, que a veces no vemos bien”.

“Tiene las manos abrazando el tesoro, donde está su tesoro está ahí toda entera. No quiere perder un solo deseo, un solo sentimiento, una sola palabra, un solo gesto de aquel que ama. Pero ha dejado un huequecillo entre el corazón del viviente que está entre ella y sus manos que lo abrazan, quiere abrazar el tuyo. Ahí cabe el corazón”, añade la fundadora de Iesu Communio.

Además, la Bella Pastora está encinta. En la meditación afirma que aparece embarazada “porque donde Dios está hay fecundidad” y porque “la Madre, la Virgen, sufre dolores de parto hasta ver a Cristo formado en ti. Esta es la plenitud para la que Cristo te soñó. Es la maternidad de la virginidad”.

Sor Verónica reconoce que habían hecho esta Virgen para los peregrinos que llegaban a visitarlas. Querían mostrar que la Virgen nunca es lejana y con esta talla se buscaba una Virgen con la que “pudieras tener contacto físico, como una madre. Incluso descansar en sus rodillas, hablarla, mirarla, tocarla una mano, en el pie, recostarte en su regazo…”.

Es más, la religiosa de Iesu Communio cuenta que cada uno sabe que es lo que más le cuesta. “Ella lo quiere, quiere que descansemos en su regazo porque ella lo presenta a Jesús. Cuando nosotras decimos ‘María’, Ella dice ‘Jesús’”.

Siguiendo con su recorrido por la Bella Pastora, la Madre Verónica Berzosa también se centra en sus pies, que están en “movimiento”. “La Virgen está en misión con los pies. No están quietos, no están estáticos sino avanzando. Así son las madres, las vírgenes en la Iglesia, en sentido de la consagración que hacemos aquí, orar y salir a tu encuentro cada día porque la sed de Cristo nos quema”.

¿Cuál es la sed de Cristo?, se pregunta esta religiosa. “Que ninguno se pierda. No sólo que no se pierdan, sino que vivan la maravilla para la que han sido creados. Este barro frágil está llamado a contener una vida preciosa, el manantial Jesús”, responde convencida.

Es también una imagen blanca, aunque en realidad está fabricada en bronce. Tampoco es casual sino que está pintada en blanco porque es el color de la Eucaristía, que es “lo que transforma la vida”.

“Puedo tener hoy tinieblas, tentaciones, sombras, también muchas esperanzas e ilusiones que nadie colma tampoco, pero esto no tiene la última palabra, ni las sombras ni las promesas que nunca van a llegar a ser verdad, porque Cristo es la única respuesta a esos interrogantes”, explica la Madre Verónica.

Esta es la verdadera importancia de la Eucaristía, de comer a Jesús, añade esta monja, “de tal modo que la vida se va llenando de esperanza, de blancura. Ese color blanco es la resurrección de Cristo en la criatura, cómo puede levantarnos a vivir”.

Y así es como la Bella Pastora, la Virgen que se había ideado para los peregrinos –confiesa sor Verónica- “la hemos raptado y ahora es el centro de la casa. Aquí te encuentras a hermanas a cualquier hora del día o de la noche en su regazo rezando, pero nunca por una misma”.

Fuente: carifilii.es

Si tú dices María, ella dice Dios

Finalmente, siempre que pensamos en María, Ella piensa por ti en Dios. Siempre que alabas y honras a María, Ella alaba y honra a Dios por ti. María es toda relativa a Dios, solo existe con relación a Él, es «el eco de Dios», ya que no dice ni repite sino Dios. Si tú dices María, Ella dice Dios.

San Luis Grignon de Montfort.

Entradas relacionadas en esta web

Sor Verónica Berzosa: “Testigo de muchos síes”. Jóvenes y vocación

«Con Amor eterno te amé» (Jer. 31,3). Diez testimonios vocacionales. Iesu Communio.

Iesu Comunio. La alegría de ser de Cristo. «Jesucristo, nuestro inseparable vivir».

Más info

iesucommunio.com

Sor Verónica Berzosa: “Testigo de muchos síes”. Jóvenes y vocación

Territorio vaquero de Dios en la Ribera del Duero Burgalesa

Nueva fundación de la congregación Iesu Communio

Las imparables veroniquesas

Lerma y La Aguilera, casas abiertas «para el herido»

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
¿Yo monja? ¡Ni loca! Hermana Guadalupe Rodrigo.
Festival Vocacional Samuel. Encuentro de música y oración para ser uno mismo.
Tres nuevos sacerdotes en la Diócesis de Huelva. Jesús sigue llamando a seguirle.

Deja tu comentario

*