Adviento-Navidad

Llena de gracia para servir, es Adviento. 4º Domingo de Adviento, Ciclo C.

Comparte

Vive la Pascua Dominical en la Eucaristía en Casa y en la Parroquia.

Llena de gracia para servir, es Adviento

Lc 1, 39-45. El Espíritu nos lleva a servir con amor, como María, la llena de gracia. Ella concreta ese servicio en la disponibilidad a atender a su prima Isabel. Dos mujeres embarazadas que comparten el proyecto de vivir para Dios.

María partió. No se lo pensó. Siempre es tiempo para servir. Y hacerlo con esa decisión, alegría, entrega es, sin duda, motivo para que nosotros también nos fijemos en ella y en cómo ella hace tanto bien y de manera tan callada.

El Espíritu transporta a María. Si nos dejáramos conducir por el Espíritu, otro gallo cantaría –además del de la Misa del Gallo-. Con María sigamos las sendas de la Misericordia.

Feliz semana, felices días de vivir en esperanza.

Fuente: Dibujo: Patxi Velasco FANO – Texto: Fernando Cordero, ss.cc.

Portadores de alegría – 4º Domingo de Adviento, Ciclo C

Lc 1, 39-45. 4º domingo de Adviento, me he preparado convenientemente para Navidad, convirtiendo mi corazón y cambiando aquello que hay en mi que no encaja con lo que Jesús me pide. Ya tengo encendidas las cuatro lámparas, sólo me queda esperar la auténtica luz que es Jesús y que ilumine mi corazón y toda mi persona. Al final, por otro tipo de preparativos, puedo despistarme. María nos recuerda que hay que seguir caminando, rápido, hacia la montaña, hacia el verdadero encuentro con el Otro. Desde ahí, seguir acercándome a otros con alegría.

Fuente: Editorial Verbo Divino – EVD.

Entradas relacionadas en esta web

Despierta, es tiempo de Adviento – 1er. Domingo de Adviento, Ciclo C.

Ponte en camino, es tiempo de Adviento – 2º Domingo de Adviento, Ciclo C.

Haz el bien, es tiempo de Adviento – 3er. Domingo de Adviento, Ciclo C.

 17 visualizaciones totales,  1 visto hoy

Comparte
SHARE
ENTRADAS RELACIONADAS
XII Belén Viviente de Corrales. El Misterio de la Natividad de Jesús nos llama.
Abrir el corazón como María. 4º Domingo de Adviento 2020.
A falta de besos y abrazos. Los niños quieren abrazos y besos para Reyes.

Deja tu comentario

*