Papa Francisco

Carta Apostólica Desiderio desideravi: formación litúrgica del Pueblo de Dios.

Comparte

Cuánto he deseado comer con vosotros esta víctima pascual antes de mi pasión (Lc 22, 15).

Liturgia: Francisco pide tanto superar la dejadez en como abandonar excesos estéticos. El Papa Francisco pide a los católicos que apliquen con seriedad la reforma litúrgica del Concilio Vaticano II. También expresa la necesidad de que en la Iglesia haya “una formación litúrgica seria y dinámica”. Esto es lo que dice en la carta apostólica “Desiderio Desideravi”.

Descargar.

Una celebración que no evangeliza no es auténtica”. Este es el mensaje que el Papa Francisco quiere enviar con la Carta Apostólica al Pueblo de Dios «Desiderio Desideravi». En el día en el que se celebra la solemnidad de Pedro y Pablo, la Santa Sede ha hecho pública esta misiva con la que el Santo Padre quiere recordar el sentido profundo de la celebración eucarística surgida del Concilio e invitar a la formación litúrgica.

«Desiderio desideravi» recoge el resultado de la Plenaria del Dicasterio del Culto Divino en febrero de 2019 y sigue el motu proprio «Traditionis custodes«, reafirmando la importancia de la comunión eclesial en torno a la rito resultante de la reforma de la liturgia posconciliar.

Comprender la belleza de la Liturgia

No se trata de una nueva instrucción o de un directorio con normas específicas, sino de una meditación para comprender la belleza de la celebración litúrgica y su papel evangelizador, que concluye con un llamamiento: «Abandonemos la controversia para escuchar juntos lo que el Espíritu dice a la Iglesia, guardemos la comunión, sigamos asombrados por la belleza de la liturgia«. La fe cristiana, escribe Francisco, es un encuentro con el Jesús vivo, “y la Liturgia nos garantiza la posibilidad de tal encuentro”.

Quisiera que la belleza de las celebraciones cristianas y sus necesarias consecuencias en la vida de la Iglesia no ser desfigurado de una comprensión superficial y reduccionista de su valor o, peor aún, de su explotación al servicio de alguna visión ideológica, cualquiera que ésta sea”.

«Al Cenáculo no se entra sino por la atracción de su deseo de comer la Pascua con nosotros»

Después de haber advertido sobre la «mundanalidad espiritual» y el gnosticismo y el neopelagianismo que la nutren, Francisco explica que «la participación en el sacrificio eucarístico no es nuestra conquista como si pudiéramos jactarnos de ello ante Dios y ante nuestros hermanos» y que «la la liturgia no tiene nada que ver con un moralismo ascético: es el don pascual del Señor que, acogido con docilidad, hace nueva nuestra vida. Al Cenáculo no se entra sino por la atracción de su deseo de comer la Pascua con nosotros”.

Es necesario redescubrir la belleza de la liturgia, expresa el Papa, pero este redescubrimiento “no es la búsqueda de un esteticismo ritual que se deleita sólo en el cuidado de la formalidad externa de un rito o se conforma con una escrupulosa observancia de la rúbrica . Evidentemente esta afirmación no quiere en modo alguno aprobar la actitud opuesta que confunde la sencillez con la banalidad descuidada, la esencialidad con la superficialidad ignorante, la concreción de la acción ritual con un funcionalismo práctico exasperado”.

Cuidar todos los aspectos de la Liturgia

El Papa explica que «hay que cuidar todos los aspectos de la celebración (espacio, tiempo, gestos, palabras, objetos, ropa, canto, música,…) y evitar despojar a la asamblea de lo que le corresponde, es decir, “el misterio pascual celebrado en la modalidad ritual que establece la Iglesia. Pero incluso si la calidad y la norma de la acción celebratoria estuvieran garantizadas, esto no sería suficiente para que nuestra participación sea plena”.

Detrás de las batallas por el rito, en definitiva, hay diferentes concepciones de la Iglesia. No podemos decir, precisa el Pontífice, reconocer la validez del Concilio y no aceptar la reforma litúrgica nacida de la «Sacrosanctum Concilium«.

La importancia de la formación

Es importante, prosigue el Papa, educar en la comprensión de los símbolos, y una forma de hacerlo «es ciertamente cuidar el arte de celebrar», que «no puede reducirse a la mera observancia de una rúbrica y ni siquiera puede pensarse como una creatividad imaginativa, a veces salvaje, sin reglas». El rito es en sí mismo una norma y la norma nunca es un fin en sí mismo, sino siempre al servicio de la realidad suprema que quiere salvaguardar”. El arte de celebrar no se puede aprender «por hacer un curso de oratoria o de técnicas de comunicación persuasiva», se necesita «dedicación diligente a la celebración, dejando que sea la celebración misma la que nos transmita su arte».

Francisco lamenta que en muchas comunidades cristianas, su manera de vivir la celebración “está condicionada —para bien y, por desgracia, también para mal— por la forma en que su párroco preside la asamblea” que se ven amplificadas cuando las celebraciones son retransmitidas online.

Por último, el Papa concluye la carta pidiendo a «todos los obispos, presbíteros y diáconos, formadores de seminario, profesores de facultades teológicas y escuelas de teología, todos los catequistas y catequistas, que ayuden al pueblo santo de Dios a aprovechar lo que siempre ha sido la fuente primaria de espiritualidad cristiana”, reiterando lo establecido en “Traditionis custodes”, para que “la Iglesia pueda suscitar, en la variedad de lenguas, una y la misma oración capaz de expresar su unidad”.

Fuente: cope.es/religion/ – 29 junio 2022 – Solemnidad de los Santos Pedro y Pablo.

[La oración sacerdotal de Jesús en la última cena para que todos sean uno (Jn 17,21), juzga todas nuestras divisiones en torno al Pan partido,] sacramento de piedad, signo de unidad, vínculo de caridad.

San Agustín. In Ioannis Evangelium tractatus XXVI,13.

¡Tiemble el hombre todo entero, estremézcase el mundo todo
y exulte el cielo cuando Cristo, el Hijo de Dios vivo,
se encuentra sobre el altar en manos del sacerdote!
¡Oh celsitud admirable y condescendencia asombrosa!
¡Oh sublime humildad, oh humilde sublimidad:
que el Señor del mundo universo, Dios e Hijo de Dios,
se humilla hasta el punto de esconderse,
para nuestra salvación, bajo una pequeña forma de pan!
Mirad, hermanos, la humildad de Dios
y derramad ante Él vuestros corazones;
humillaos también vosotros, para ser enaltecidos por Él.
En conclusión:
nada de vosotros retengáis para vosotros mismos
a fin de enteros os reciba el que todo entero se os entrega.

San Francisco de Asís, Carta a toda la Orden II, 26-29.

 3,469 visualizaciones totales,  1 visto hoy

Comparte
SHARE
ENTRADAS RELACIONADAS
El Papa catequista y la alegría de los pequeños búlgaros al recibir a Jesús.
«Les abrió el entendimiento». Domingo de la Palabra de Dios. 26 enero 2020.
El Papa Francisco convoca a un «Año de San José». 2020 -8 de diciembre- 2021.

Deja tu comentario

*