Alaba

Alegrarse con los que están contentos y sufrir con los que padecen.

Comparte

¿Oímos tocar la flauta y no bailamos, cantos de lamentación y no lloramos? ¿A quién nos parecemos?

En aquel tiempo, dijo el Señor: «¿A quién se parecen los hombres de esta generación? ¿A quién los compararemos? Se parecen a unos niños, sentados en la plaza, que gritan a otros: «Tocamos la flauta y no bailáis, cantamos lamentaciones y no lloráis.» Vino Juan el Bautista, que ni comía ni bebía, y dijisteis que tenía un demonio; viene el Hijo del hombre, que come y bebe, y decís: «Mirad qué comilón y qué borracho, amigo de publicanos y pecadores.» Sin embargo, los discípulos de la sabiduría le han dado la razón.» (Lucas, 7,31-35).

Comentario. Reír y llorar.

Con el Evangelio del día se viene a la mente un verso de Antonio Machado, en «Proverbios y cantares»: «Bueno es el que guarda, para el sediento el agua; para el borracho, el vino». Porque ese es el mensaje que nos transmite el evangelista con los niños sentados en la plaza que reprochan a los demás que no bailaron cuando tocaron la flauta ni lloraron cuando se lamentaban. Así somos nosotros. Siempre a destiempo, siempre cargados de reproches, siempre quejosos de que hay mucha algarabía o de que hay mucho silencio, de que los demás ríen o el resto llora. Contra Juan porque ayunaba y contra Jesús porque alterna. Sólo yo estoy en el fiel de la balanza y todo lo demás me desborda. Pero tal pensamiento no es cristiano en absoluto: sino hacerse hermano del prójimo y alegrarse con los que están contentos y sufrir con los que padecen. Ese es el que es bueno como el Padre celestial.

Fuente: Siempre adelante

 476 visualizaciones totales,  3 visto hoy

Comparte
SHARE
ENTRADAS RELACIONADAS
Características de la alabanza. Canta y da gloria con tu vida.
Joven cirujana de 27 años que vive su fe católica en el hospital. Clara Pérez.
Tiempo de bailar. «Únicamente el ser humano es capaz de bailar» W. Benjamín.

Deja tu comentario

*