Tiempo Ordinario

28º Domingo del T.O.: Alas para amar.

Comparte

Vive la Pascua Dominical en la Eucaristía Parroquial.

Alas para amar.

En el evangelio dominical -en este mes del Sínodo sobre los jóvenes- nos encontramos con el joven rico, tan modélico y cumplidor para algunas cuestiones. Sin embargo, tiene un punto débil un tanto problemático para alguien que admira a Jesús y que puede convertirse en posible seguidor suyo: le gusta más sumar que restar en aspectos como acumular mandamientos, méritos, prácticas religiosas y dinero. Era muy rico, luego había sumado grandes cantidades de dinero.

Lo peor es que su posición económica le pudo con el deseo de seguir al Maestro bueno. En clave de acumular el joven quiere saber cómo conseguir “puntos” para heredar la vida eterna. Jesús trastoca sus planteamientos y el rico se marcha pesaroso y apesadumbrado. Su riqueza le puede, le ata, le carga, le imposibilita ser libre para acoger la valiosa invitación de Jesús en clave de resta, de desprendimiento, de quedarse con lo esencial que, paradójicamente, es el tesoro más preciado: el de la vida eterna.  Revisar las claves de nuestra vida puede ser algo fundamental para situarnos adecuadamente para el seguimiento. Seguir a Jesús no ata, nos da alas para amar.

Que los nuevos santos, Óscar Romero, Pablo VI y la Madre Nazaria, nos inspiren este sueño del desprendimiento y de la entrega hasta el final.

Desátanos, Señor, de lo que más nos cueste para seguirte con valentía, decisión y a fondo perdido. Que sintamos que nuestra vida es solo tuya para el servicio de tu Reino.

Fuente: Revista 21. Dibujo: Patxi Velasco FANO – Texto: Fernando Cordero, ss.cc.

Perspectiva. 28º Domingo Tiempo Ordinario, Ciclo B.

El Reino es para los pobres porque ellos, precisamente por ocupar el último lugar social, económico y religioso, poseen la mirada adecuada para descubrirlo y abrirse a él.

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
Octavo Domingo del T.O.: Llenar el corazón de bondad para hacer el bien.
Domingo de la Natividad de San Juan Bautista. 24 de junio.
2º Domingo Tiempo Ordinario. Del agua al vino. Hagamos lo que él nos diga.

Deja tu comentario

*