Cuaresma-Pascua

Segundo Domingo de Pascua: Recibe el Sagrado Corazón de Jesús.

Comparte

Vive la Pascua Dominical en la Eucaristía Parroquial.

En Pascua se nos invita a ahondar en nuestra fe. Eso tiene sus riesgos y posibilidades. Algunos quedan atrapados en la perplejidad, la eterna duda, esperar algo espectacular ajeno a la armoniosa y cotidiana luz del encontradizo de  Emaús… La Pascua nos compromete. Comulgar es tocar el costado de Cristo. Es recibir, nada más y nada menos, que su Corazón. Esto no nos puede dejar igual. Conmueve y renueva, despierta y nos pone las pilas. Seamos Iglesia esperanzada o Iglesia convaleciente, la eucaristía nos permite entrar en la dinámica de la vida del Resucitado y su compromiso con los más excluidos. Si no tenemos estos días el corazón cerca de Sri Lanka, mal asunto. Y es que la Pascua es mucha Pascua. Sigamos disfrutando de las escenas que nos regala el Evangelio.

Fuente: Revista 21. Dibujo: Patxi Velasco FANO – Texto: Fernando Cordero, ss.cc.

Renace la Esperanza

Es tiempo de descubrir la forma de poder vivir «resucitados». Animar a los cansados, empujar más fuerte cuando las cosas se ponen cuesta arriba, pedir ayuda, estar dispuestos a echar una mano donde haga falta y, sobre todo, celebrar los pequeños pasos, las metas alcanzadas y sentir cómo la vida late y crece donde se comparte, se ayuda y, así, llega para todos. El ser y sentirse comunidad es propio de los y las seguidoras de Jesús. 

El 30 de mayo se cumplen 100 años de la consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús.

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
Misa Crismal en Huelva. Bendición de Óleos y promesas sacerdotales.
El Encuentro con Jesús en la Comunión es la verdadera Alegría
Vía Lucis: El camino de la Luz de los testigos del Resucitado

Deja tu comentario

*