Catequesis

Instituido el ministerio laical de Catequista en Madrid y en España. 23 enero 2022.

Comparte

Rosa Mª Abad León: primera ministra de la Catequesis en Madrid y en España.

Rosa María Abad en ‘Iglesia al Día ‘ (25-01-2022) tras recibir el ministerio de catequista.

Rosa María Abad León, primera ministra de la catequesis de la diócesis de Madrid y de la Iglesia española, recibirá el ministerio de manos del Papa el domingo 23 de enero de 2022, Domingo de la Palabra.

Habiendo aprobado ya la Congregación para el Culto Divino el rito de Institución del Ministerio del Catequista, el pasado 13 de diciembre de 2021, el Papa Francisco va a otorgar dicho ministerio a un grupo de catequistas provenientes de todo el mundo, en la Basílica de San Pedro, este próximo domingo 23 de enero de 2022, Domingo de la Palabra. A este evento acudirá acompañada del delegado episcopal de catequesis, Manuel María Bru, y del Párroco de la Parroquia de la Santísima Trinidad y miembro del Equipo de Expertos de la Delegación de Catequesis, Ángel Luis Caballero. 

Entre los primeros ministros de la catequesis que van a recibir este ministerio eclesial de manos del Santo Padre, estará una catequista de Madrid, Rosa María Abad León, catequista de la Parroquia del Santísimo Cristo de la Víctoria, y miembro del Equipo de Expertos de la Delegación de Catequesis del Arzobispado de Madrid, y miembro de la Asociación Española de Catequetas (AECA).  

Habiéndole pedido el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización al Arzobispo de Madrid, Cardenal Carlos Osoro, que propusiese a una catequista de la Archidiócesis de Madrid, para formar parte de este grupo de primeros ministros de la Catequesis de la Iglesia, el Cardenal Arzobispo, oyendo al Consejo Episcopal de la Diócesis y al Delegado Episcopal de Catequesis, decidió proponer a Rosa María Abad para dicha designación, dada su valiosa formación como catequista, su rica experiencia y buen hacer como catequista parroquial de infancia, y su colaboración con la Archidiócesis a través del Equipo de Expertos de la Delegación Episcopal de Catequesis, del que forma parte desde su creación en 2015, y en el que su aportación para el discernimiento de los criterios, los itinerarios y los métodos diocesanos para la catequesis ha sido y sigue siendo muy enriquecedora, y su colaboración con la catequesis en España como miembro de la Asociación Española de Catequetas (AECA).  

El pasado 14 de enero el Cardenal Carlos Osoro recibió a Rosa María Abad en su despacho del Arzobispado, al que acudió acompañada de su párroco, don Alfredo Jiménez Romero, y del Delegado Episcopal de Catequesis, don Manuel María Bru Alonso. En este encuentro además de hacerle entrega el Cardenal Arzobispo a doña Rosa María Abad de una carta confirmando su designación, mantuvo una larga conversación con ella sobre los retos de la catequesis hoy, sobre todo en vistas a procurar una catequesis «que toque el corazón antes que la cabeza», en palabras del Cardenal Osoro, y del que Rosa María dio testimonio compartiendo con él algunas experiencias muy significativas donde la calidez de la acogida y el cariño a los niños es previa a todas las explicaciones teóricas sobre la fe, de cara a dar frutos evangelizadores al servicio de la iniciación cristiana. El Arzobispo la felicitó y la comunicó su deseo de hacer un nombramiento canónico, una vez recibido el ministerio, con el que abrir una carpeta en la Diócesis con los designados para este ministerio que tras ella seguirán recibiendo otros catequistas de manos del obispo, que contará con ellos para un ejercicio estable de la catequesis y una disponibilidad supra-parroquial, al servicio de la promoción y coordinación diocesanas para la catequesis

Fuente: catequesis.archimadrid.es

Nota: Rosa María Abad León (laica), es catequista en la Parroquia Santísimo Cristo de la Victoria de Madrid, miembro del equipo de expertos de la Delegación de Catequesis de Madrid (España), miembro de la Asociación Española de Catequetas (AECA) y bibliotecaria de la Facultad de Ciencias en la Universidad Complutense de Madrid.

Más info

Carta apostólica en forma de «motu proprio» Antiquum Ministerium del sumo pontífice
Francisco con la que se instituye el ministerio de catequista.

Rito de Institución de Catequistas de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina del Sacramento de Dios, 13.12.2021.

Catequistas de Huelva en una sesión de formación con el obispo Santiago Gómez Sierra.

Rosa Abad, primera laica española en recibir el ministerio del catequista: «Toda una responsabilidad»

La celebración tendrá lugar el domingo 23 en Roma, en una ceremonia presidida por el Papa Francisco.

Rosa María Abad León es la primera laica en la Iglesia de Madrid, y en la española, que va a recibir de manos del Papa el ministerio de catequista. “Cuando me dieron la noticia no sabía ni qué decir. Pero es que a veces, Dios deja sin palabras”, ha explicado a ECCLESIA esta madrileña bibliotecaria de profesión pero “catequista de vocación”.

A principios de 2021 el Papa Francisco creó el ministerio de catequista en la Iglesia Católicacon la publicación de la carta apostólica, en forma de motu propioAntiquum ministerium.

El ministerio de catequista está integrado por laicos que tienen un llamado particular a servir a la Iglesia Católica como maestros de la fe. De esta forma, tal y como subraya Rosa María, “el catequista es al mismo tiempo testigo de la fe, maestro, acompan?ante y a la vez, con ese testimonio muestra el compromio son la catequesis y con la propia Iglesia”.

Toda una responsabilidad

Un reconocimiento ante el que esta catequista solo siente agradecimiento: “Solo puedo dar gracias a Dios por haberse fijado en mi. Es también toda una responsabilidad”.

De hecho, “pienso que esto abre muchas puertas para llevar la palabra de Dios cuantos más sitios mejor Tenemos que estar presentes, actualizarnos y hablar con la terminología y lenguaje de los jóvenes. Tenemos que saber dónde se mueven, dónde están, hacernos sitio en las redes sociales porque nuestra misión es ser puentes para acercar a todos”.

En esta tarea, Rosa advierte que actualizarse “no es desechar todo lo que antes”, sino que la Iglesia “no tiene que tener miedo, tiene que salir

El domingo de la Palabra

El acto tendrá lugar en la basílica de San Pedro este 23 de enero, coincidiendo con el Domingo de la Palabra de Dios, y será el Papa Francisco quien otorgue el ministerio de catequista a un grupo de catequistas procedentes de todo el mundo.

El cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid, recibió a Rosa el pasado viernes, 14 de enero. Fue el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización el que pidió al arzobispo que propusiese a una catequista de la archidiócesis de Madrid para formar parte de este grupo de primeros ministros de la catequesis de la Iglesia y, tras oir al Consejo Episcopal y al delegado episcopal de Catequesis, Manuel María Bru, se propuso a Abad por su valiosa formación como catequista, su rica experiencia y buen hacer como catequista parroquial de infancia, y su colaboración con la archidiócesis. Abad es catequista de la parroquia del Santísimo Cristo de la Victoria, miembro del Equipo de Expertos de la Delegación de Catequesis del Arzobispado de Madrid, y miembro de la Asociación Española de Catequetas (AECA).

En la reunión de la semana pasada con el purpurado, Abad estuvo acompañada por su párroco, Alfredo Jiménez Romero, y el delegado. Hablaron de los retos de la catequesis hoy, sobre todo a fin de procurar una catequesis “que toque el corazón antes que la cabeza”, en palabras del cardenal Osoro, y Abad compartió experiencias muy significativas donde la calidez de la acogida y el cariño a los niños es previa a todas las explicaciones teóricas sobre la fe, de cara a dar frutos evangelizadores al servicio de la iniciación cristiana.

El arzobispo la felicitó “y le comunicó su deseo de hacer un nombramiento canónico, una vez recibido el ministerio, con el que abrir una carpeta en la diócesis con los designados para este ministerio que tras ella seguirán recibiendo otros catequistas de manos del obispo, que contará con ellos para un ejercicio estable de la catequesis y una disponibilidad supraparroquial, al servicio de la promoción y coordinación diocesanas para la catequesis”.

Un ministerio “para toda la vida”

El ministerio es “estable”, lo que significa que dura toda la vida. Un servicio que esta llamado en primer lugar a manifestar su competencia en el servicio pastoral de la transmisión de la fe, que se desarrolla en sus diversas etapas. “Desde el primer anuncio que introduce al kerygma, pasando por la enseñanza que hace tomar conciencia de la nueva vida en Cristo y prepara en particular a los sacramentos de la iniciación cristiana, hasta la formación permanente que permite a cada bautizado estar siempre dispuesto a ‘dar respuesta a todo el que les pida dar razón de su esperanza”.

Fuente: cope.es/religion/

Rosa María Abad León: «Se abre un nuevo camino que solo Dios sabe hacia dónde me llevará»

¿Cuáles son los retos del catequista hoy? «Llevar sin complejos la Palabra de Dios. También hay que hacer que lo tradicional conviva con las nuevas tecnologías, sin miedos. Como dice el Papa Francisco, «Dios nos está esperando en el hombre»; solo hay que hacérselo saber para que Él le llene de su amor»

«Dios me ha llamado para una labor en concreto y en ella me siento plenamente integrada en la Iglesia»

Este domingo, 23 de enero, coincidiendo con el Domingo de la Palabra de Dios, el Papa Francisco va a otorgar el ministerio de catequista a un grupo de catequistas procedentes de todo el mundo en una celebración en la basílica de San Pedro. Entre ellos estará la madrileña Rosa María Abad León. Hablamos con ella:

-¿Qué supone para usted recibir, de manos del Papa Francisco, el ministerio de catequista?

Es una alegría inmensa y también supone mucha responsabilidad.

-Es la primera mujer en España, y una de las primeras en el mundo. ¿Da vértigo?

Vértigo no.

-¿Cuánto tiempo lleva ejerciendo como catequista?

Unos diez años.

-¿Qué implica este cambio?

Se abre un nuevo camino que solo Dios sabe hacia dónde me llevará. Como sé que María y El me acompañan, pues… ¡adelante!

-Este paso, ¿es suficiente o queda mucho por hacer para incorporar, en plano de igualdad, a las mujeres en la Iglesia?

Dios me ha llamado para una labor en concreto y en ella me siento plenamente integrada en la Iglesia.

-¿Cuáles son los retos del catequista hoy?

Llevar sin complejos la Palabra de Dios. También hay que hacer que lo tradicional conviva con las nuevas tecnologías, sin miedos. Como dice el Papa Francisco, «Dios nos está esperando en el hombre»; solo hay que hacérselo saber para que Él le llene de su amor.

Fuente: religiondigital.org – Jesús Bastante

Rosa María Abad León: «Ahí voy a estar para lo que sea. Por ejemplo, ir a las parroquias a ayudar».

ENTREVISTA / El Papa Francisco otorgará este domingo el ministerio de catequista a un grupo procedente de todo el mundo. Entre ellos está la madrileña Rosa María Abad León.

El Vaticano insiste en que este ministerio tiene «un fuerte valor vocacional». ¿Cómo fue su llamada?
Yo había estado dos años en Cáritas, pero lo dejé. Hace diez años pasé por la parroquia del Santísimo Cristo de la Victoria y pregunté al párroco en qué otra cosa podía ayudar. Me dijo que de catequista. Cuando me encontré con mi primer grupo, de diez niñas, empecé a hablarles de Dios, nuestro Padre que nos quiere mucho. Una me interrumpió: «Es que mi papá me quemaba con cigarros». Eran niñas acogidas por la Comunidad de Madrid. Me di cuenta de que el Catecismo no valía. Empecé a ganarme su confianza y dejé que me fueran diciendo cómo entendían el amor, para así llevarlas a Dios y a Jesús, que vieran que el amor está ahí a pesar de lo que pasara con sus padres aquí. El día de su Comunión fue precioso.

Forma parte también del Equipo de Expertos de la Delegación de Catequesis de Madrid.
Me di cuenta de que para hablar de los Evangelios tenía que prepararme. Además no todos los niños son iguales, ni se llega a todos los adolescentes de la misma manera. Lo que te funciona muy bien con un grupo no conecta con otro. Hay que saber de dónde vienen los niños inmigrantes, qué mundo viven sus padres. Cuanto más aprendo, más me queda. Empecé a ir a la formación de la Delegación de Catequesis y a colaborar con la revista Catequistas, y cuando alguien dejó el equipo me llamaron. Siempre me pregunto qué hago ahí, con la gente tan preparada que hay. Me responden que yo les pongo los pies en la tierra porque les digo qué llega a las parroquias.

No todos los que dan iniciación cristiana recibirán el ministerio. Se habla de una función de promoción y coordinación. ¿Qué espera usted?
Es algo muy nuevo y no sé aún del todo qué va a suponer. Pero tengo grabado el Evangelio del joven rico. Si Jesús me llama le voy a decir que sí, e intentaré hacerlo lo mejor que pueda. Pertenezco a la Iglesia, y ahí voy a estar para ayudar en lo que sea. Por ejemplo, si tengo que ir a las parroquias a ayudar. ¿Que me va a suponer más? Dios me ha puesto ahí porque puedo darlo. Y si tengo que hacer algo que no sé, aprenderé. Ser catequista no es solo ir a la parroquia un día a la semana, te transforma.

¿Cómo la ha transformado a usted?
Tengo el mismo trabajo, la misma casa y los mismos amigos. Pero Dios entra a saco en tu vida y cambia tu forma de afrontar los problemas y de empatizar con los demás. Para ser catequista, primero tienes que tener una relación muy cercana y profunda con Dios, confiar en Él incluso en lo que no entiendes. También intento ponerme en el lugar de los demás y ser menos radical. Así, aunque todos tenemos días malos, en el fondo estoy siempre feliz. Los tres pilares del catequista son la relación con Dios, la formación y saber que no estamos solos, que formamos parte de la Iglesia.

En los países de misión esta figura, entendida como ministerio, existe desde hace tiempo. ¿Qué podemos aprender de ellos?
Muchísimo. Hacen una labor increíble, y me merecen el mayor respeto. Me ayuda a ser humilde, porque yo no sé si sería capaz. Veo su capacidad de sacrificio y el amor que tienen dentro para ir cada semana a tres o cuatro aldeas alejadas y darlo todo por la gente. Ojalá fuéramos todos así y dejáramos de lado ese egoísmo del primer mundo.

Este ministerio llega poco después de la aprobación del nuevo Directorio para la Catequesis, en 2020. ¿Cree que hay detrás una intención del Papa que une ambas iniciativas?
El Papa lleva tiempo diciendo que para la Iglesia es muy importante la labor de los laicos y la de los catequistas. Nos está pidiendo que nos demos al cien por cien, porque Dios nos espera en cada hombre y hay que encontrar la manera de que se dé cuenta de ello. Lo mismo nos dijo el cardenal Osoro en el comienzo de curso: «Si hay que ir de puerta en puerta, se va de puerta en puerta». Insistió en ello en el encuentro que tuvimos con él el 14 de enero, junto con la idea de que la catequesis tiene que empezar en el corazón.

¿Hacia dónde camina la catequesis?
La sociedad está evolucionando y tenemos que aprender mucho, tener imaginación y abrirnos. Pero también saber lo que estamos haciendo y no perder el norte. La Iglesia no es un parque temático. En el siglo XXI Dios es el mismo, pero no se puede hacer llegar a Él a todos de la manera que lo hice yo, en una familia católica tradicional. Ahora hay muchas desestructuradas. Los niños están metidos en las nuevas tecnologías, y en ellas hay una parte que está bien saber aprovechar. Aprender sus formas de lenguaje, sus formas de moverse, es una puerta para transmitirles los valores cristianos y hacerles ver lo que es el ser humano de verdad, que no todo vale por un like, que como personas tenemos algo más y que Dios sigue estando ahí.Palabra de Dios

Para el rito de institución de catequistas presidido por el Papa Francisco, junto con el del ministerio de lector, se ha elegido el Domingo de la Palabra de Dios, este 23 de enero. Se trata de la tercera edición de esta jornada, convocada por el Santo Padre en 2019 «para comprender la riqueza inagotable que proviene de ese diálogo constante de Dios con su pueblo».

Fuente: alfayomega.es – María Martínez López – 22 de Enero de 2022

Conoce a los brasileños que el Papa Francisco nombró ministros de catequesis.

Regina de Sousa y Wanderson Saavedra. Crédito: Regina de Sousa.

Los dos catequistas de Brasil son Regina de Sousa Silva y Wanderson Saavedra Correia, ambos fieles de la Diócesis de Luziania, Estado de Goiás, donde desde hace 11 años, cada uno desde su propia parroquia, trabajan para formar en la fe católica a las nuevas generaciones.

Saavedra es catequista en la Parroquia de Nuestra Señora Aparecida, en el municipio de Luziania, y es miembro de la Comisión de Animación Bíblico-Catequética, de la Regional Centro-Oeste de la Conferencia Episcopal Brasileña (CNBB). Mientras que Regina es catequista en la Parroquia Nuestra Señora de Fátima, en el municipio de Valparaíso de Goiás.

En declaraciones a ACI Digital -agencia del Grupo ACI- los nuevos ministros dijeron que la ceremonia fue un momento de “mucha alegría y emoción”, en el que recordaron “a todos los catequistas de Brasil”.

“Es una alegría inmensa. Fue un sentimiento verdaderamente inexplicable, un momento único en la vida. Ese cariño que tiene el Papa Francisco por la catequesis, de honrarnos con este ministerio, fue algo que no se puede explicar. Es solo gratitud”, dijo Wanderson.

“Si pudiéramos, nos habría gustado llevar a todos los catequistas de Brasil, pero como no pudimos, los trajimos en el corazón y, cuando recibimos el ministerio, pensamos en todos y pedimos ánimo en este camino”, dijo Regina.

Wanderson también recordó que la fecha que el Papa Francisco eligió para instituirles el ministerio laical del catequista es “muy representativa”, porque el Domingo de la Palabra recuerda que “el catequista tiene que llevar el Evangelio a todos”. 

“Entonces no creo que haya un día más oportuno que este para mostrar la importancia de la Palabra. Ser instituido en este día es una gracia y muestra realmente nuestra misión como catequistas”, agregó.

Para Wanderson y Regina la ceremonia fue emocionante de principio a fin.

Antes de la homilía del Papa Francisco, un diácono leyó los nombres de cada uno de los candidatos y cada uno respondió “Eccomi”, que significa “Aquí estoy”. 

En su homilía, el Papa Francisco animó a los candidatos al ministerio de catequistas a “vivir más intensamente el espíritu apostólico, siguiendo el ejemplo de los hombres y mujeres que ayudaron a San Pablo y a los demás apóstoles en la difusión del Evangelio”. 

También les recordó que “su ministerio está siempre enraizado en una profunda vida de oración, edificada sobre la sana doctrina y animada por verdadero entusiasmo apostólico”.

Tras la homilía, el Santo Padre presidió el rito de institución de los ministerios. Los nuevos ministros lectores recibieron una Biblia, y los nuevos ministros catequistas recibieron un crucifijo de plata que reproduce la cruz pastoral utilizada por los Papas San Pablo VI y San Juan Pablo II.

Después, los candidatos se arrodillaron ante el Pontífice, quien los bendijo diciéndoles: “Recibe este signo de nuestra fe, cátedra de la verdad y caridad de Cristo: proclamen con su vida, obras y palabras”. Luego, los llamó a “vivir plenamente su Bautismo, colaborando con los pastores en las diversas formas de apostolado para la construcción de su Reino”.

Regina dijo a ACI Digital que en el momento en que recibió la cruz de manos del Papa Francisco, pensó “en todos los catequistas”, y en especial “en todas nuestras luchas, porque no es un ministerio fácil”. 

“Sentí tanto amor por esa cruz que la apreté contra mi pecho y comencé a llorar. Le pedí a Dios que nos dé fuerzas, que el Espíritu Santo siga obrando en nosotros para que podamos llevar el nombre de Jesús a todas las personas”, agregó.

Wanderson dijo que si bien la cruz “es un poco pesada”, al tenerla en sus manos sintió “la ligereza de todo el camino y de todo lo que he pasado”.  Además, aseguró que recibir el ministerio del Papa “siempre fortalecerá nuestro caminar”.

Finalmente, ambos relataron con emoción que cuando estuvieron frente al Papa Francisco le pudieron decir unas cuantas palabras.

“Papá, los catequistas de Brasil te mandan un abrazo”, le dijo Wanderson. “Todos los catequistas de Brasil te quieren mucho”, le dijo Regina.

Traducido y adaptado por Cynthia Pérez. Publicado originalmente en ACI Digital.

Fuente: aciprensa.com

 377 visualizaciones totales,  3 visto hoy

Comparte
SHARE
ENTRADAS RELACIONADAS
Red de oraciones por las familias de catequesis. Nueva práctica catequética.
El Papa explica en la audiencia otras formas de “matar”: el insulto, el desprecio.
La Catequesis comienza en casa. Una nueva ola de catequesis en Galicia.

Deja tu comentario

*