Biografía Jóvenes

Eduardo Francisco Pironio, siervo de Dios, amigo de los jóvenes y de los pobres.

Comparte

Cardenal Pironio, compañero de viaje de los jóvenes y de los más débiles.

Saludo del #CardenalPironio a Juan Pablo II durante la Vigilia de la #JornadaMundialdelaJuventud de Buenos Aires 1987 . #JMJ Fecha de grabación: 11 de abril de 1987. Avenida Nueve de Julio, Buenos Aires , Argentina.

Será beatificado el 16 de diciembre de 2023 en Argentina.

Apunte personal

Esta nota está dedicada a una persona que marcó la vida de miles de jóvenes de todo el mundo, al ser el iniciador junto con san Juan Pablo II de las Jornadas Mundiales de la Juventud. Cuenta con mi admiración y devoción. Un regalo de Dios que conocí en Córdoba (Argentina) en el I Encuentro Nacional de la Juventud (1985) (ver mensaje del Papa Juan Pablo II a los jóvenes del Encuentro). El fue quien lo presidió como Presidente del Pontificio Consejo para los Laicos, invitado además por ser argentino. Una iniciativa pionera; tuvieron que pasar más de treinta años para celebrar el II Encuentro Nacional de la Juventud (2017). La Pascua del Cardenal Eduardo F. Pironio aconteció en Roma en febrero de 1998, mes que llegué a España después de mi Misión en Argentina y Uruguay (1984-1998). 

Elevo mi Oración de a gratitud a Dios con la canción «Nueva Civilización» (Un nuevo sol)«, Himno de la JMJ de Buenos Aires (Argentina), la canción más representativa de su tiempo como pastor con los jóvenes en Argentina. Expresión viva del testimonio del Cardenal Pironio.

P.José Luis Miguel González, OSA.

Pironio, el cardenal argentino impulsor y artífice de las JMJ, será beatificado.

El Papa reconoció el milagro ocurrido por intercesión del purpurado que, como presidente del Pontificio Consejo para los Laicos, realizó las Jornadas Mundiales de la Juventud nacidas de la intuición profética de Juan Pablo II. Se trata de la curación de un niño de un año y medio intoxicado por la inhalación de porporina.

Muchos lo conocían como el «amigo de Dios», como lo definió el entonces arzobispo de Buenos Aires Jorge Mario Bergoglio. Para todos fue quien sostuvo y luego realizó las Jornadas mundiales de la juventud, cumpliendo un profundo deseo de Juan Pablo II. El cardenal argentino Eduardo Francisco Pironio se convertirá en beato. El Papa ha reconocido el milagro atribuido a su intercesión durante la audiencia de hoy, 8 de noviembre de 2023, al cardenal Marcello Semeraro, prefecto del Dicasterio de las Causas de los Santos, autorizando la promulgación de los Decretos sobre las virtudes heroicas de un sacerdote rogacionista, Giuseppe Marrazzo, y dos fundadoras de Congregaciones religiosas, Eliswa de la Santísima Virgen María Vakayil y Maria Francesca Foresti. Los tres se vuelven venerables.

La fe aprendida de mamá, la capacidad de amar

Entre los participantes en el Concilio Vaticano II como «experto», durante mucho tiempo profesor, luego estrecho colaborador de Wojtyla que lo quiso como presidente del entonces Pontificio Consejo para los Laicos, Pironio, nacido en Nueve de Julio (Argentina) en 1920, ordenado sacerdote en 1943, fue una figura muy querida en su Argentina, en la Curia romana, en el mundo. También merezco lo que los que lo conocieron definieron la capacidad de hacer que todos se sintieran amados. Un fruto, probablemente, de esa fe que – dijo Juan Pablo II en la homilía de las exequias – el futuro beato había aprendido «sobre las rodillas de su madre». Una fe, pues, «transmitida en dialecto», usando una típica expresión del Papa Francisco.

El recuerdo del arzobispo Bergoglio

Precisamente Jorge Mario Bergoglio, entonces provincial de los jesuitas, conoció personalmente a Pironio como obispo auxiliar de Mar del Plata (1964-1972). El arzobispo de Buenos Aires participó también en el V Encuentro nacional de sacerdotes organizado por la Conferencia episcopal argentina centrado en el testimonio sacerdotal del purpurado, en el décimo aniversario de su desaparición. Y en una entrevista posterior dijo de Pironio: «Cuando hablabas con él siempre te daba la sensación de que se sentía el peor hombre del mundo, el peor pecador. Te abría un panorama de santidad desde su profunda humildad. Te abría horizontes, experimentabas que nunca cerraba las puertas a nadie, incluso a la gente que él sabía que no lo entendía».

El servicio en Curia

Con la «gente», Pironio tuvo que tratar desde siempre en Argentina como docente, rector, vicario. En 1975 fue nombrado pro-prefecto de la Congregación para los Religiosos y los Institutos Seculares. Al año siguiente recibió la púrpura. En 1984 fue nombrado presidente del Pontificio Consejo para los Laicos, cargo que mantuvo hasta 1996. Años más tarde, él mismo relató sus sentimientos al asumir ese cargo: «En ese momento me parecía, como a muchos, haber sido relegado a un cargo de serie B. En cambio, descubrí que había sido promovido al estado laical. En efecto, los laicos forman la mayoría del pueblo de Dios». «En este Consejo pontificio – decía – he podido trabajar para que los grandes movimientos eclesiales, que son un verdadero don de Dios y una gracia del Espíritu Santo, puedan integrarse armoniosamente y sentirse acogidos en la vida de las Iglesias locales. Me alegra terminar allí mi servicio a la Iglesia: un trabajo en contacto con los laicos, como cuando comencé mi ministerio hace muchos años».

La idea de las JMJ

Como jefe de dicasterio, desarrolló la idea del Papa de una gran reunión que involucraría a niños y niñas de todo el mundo. Una pequeña idea que se desarrolló con el tiempo hasta convertirse en uno de los eventos más grandes de la Iglesia católica: la Jornada Mundial de la Juventud. El inicio del servicio en la Curia correspondió para Pironio también al descubrimiento de un cáncer de próstata que lo llevó, con no pocos sufrimientos, a la muerte en Roma el 5 de febrero de 1998. El cuerpo fue trasladado a Argentina, al santuario mariano de Luján, en el mismo lugar donde recibió el Bautismo y la ordenación episcopal. El decreto sobre la heroicidad de las virtudes fue promulgado el 18 de febrero de 2022.

El milagro

En cuanto al milagro atribuido a su intercesión, se trata de la curación milagrosa de un niño de un año y medio, Juan Manuel, intoxicado por la inhalación del polvo de porina utilizado por su madre para trabajos de restauración. El niño la había aspirado e ingerido involuntariamente, lo que le había causado un síndrome de angustia respiratoria aguda (SDS). Fue llevado urgentemente al hospital en condiciones «graves», pronto transferido a Cuidados Intensivos. Para los médicos estaba a punto de morir.

Era el 2 de diciembre de 2006 y ese día se celebraba la llamada «Marcha de la Esperanza», iniciativa ideada por Pironio. Para la ocasión el párroco había distribuido un folleto con el testamento espiritual del cardenal. Los padres del pequeño, a partir de ese momento, comenzaron a pedir su intercesión, recitando la oración que figura en el folleto. La madre también había invitado a otras personas a unirse a la solicitud. Dos días después ya se notaron las primeras mejoras. Cinco días después, el niño estaba reactivo, lúcido, con respiración espontánea. El 13 de diciembre fue dado de alta del hospital. Se ha identificado «el nexo causal entre la invocación y la curación rápida, completa y duradera, no explicable científicamente».

Fuente: vaticanews.va – Salvatore Cernuzio – Ciudad del Vaticano.

El Vaticano rindió homenaje al cardenal Pironio a 20 años de su muerte.

«Los que conocieron a Pironio saben que irradiaba una serenidad que sólo la amistad con el Señor puede dar. Impresionaba la atención que le daba a cada uno como si fuera la única persona. Se podía entrever su unión con Cristo: Cristo para él era todo, era la razón de su vida», destacó el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado y segundo del Papa, que abrió la conferencia.

«Pironio siempre estuvo del lado de los crucifijados, fue compañero de viaje de tantos pobres, tantos desesperados, que encontraban en él un padre y un hermano. Su puerta siempre estaba abierta. Quería involucrar a todos en la evangelización», elogió Parolin.

Declarado «siervo de Dios» en 2006 y en proceso de canonización, Pironio fue el «inventor» de las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ) y «papable» en 1978, en los dos cónclaves después de la muerte de Pablo VI. 

«Pironio hablaba de una Iglesia en camino, Francisco de una iglesia en salida».

Vatican NewsCiudad del Vaticano.Texto: María Cecilia Mutual.

La Jornada se celebró en ocasión del XX aniversario de la muerte del purpurado argentino, en la Embajada Argentina ante la Santa Sede. Las palabras del Secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin

Este 30 de mayo de 2018 se celebró una “Jornada en memoria del Siervo de Dios Eduardo Francisco Pironio” en ocasión del vigésimo aniversario de su muerte. La Jornada dedicada al purpurado argentino, fue organizada por la Embajada de la República Argentina ante la Santa Sede y contó, entre las intervenciones, con la del cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado Vaticano.

Creatura en las manos del Padre

Iniciando su discurso el Cardenal Secretario de Estado Vaticano cita una frase del fallecido cardenal argentino “que sintetiza el sentir profundo del siervo de Dios y su apego a la vida y, sobre todo, su sentirse creatura en las manos del Padre”:

“Te doy gracias, Padre, por el don de la vida. ¡Qué bello es vivir! Nos has creado, Señor, para la Vida. La amo, la ofrezco, la espero, Tú eres la Vida, como has sido siempre mi Verdad y mi Vida”

Cristo, la razón de su vida

“De él se entreveía aquella serenidad que sólo la amistad con Dios puede alimentar”, afirma el Card. Parolin, destacando su rostro lleno de premura y de atenciones con quienes encontraba. “Se entreveía otra dimensión, aquella de la unión con Cristo”, que era “todo para él y el conjunto de todas las cosas” – prosigue el Secretario de Estado Vaticano – “era la razón de su vida”.  Esta unión con Cristo, aun en los momentos difíciles, hizo que jamás perdiera “aquella serenidad interior que alimentaba en él la esperanza”.

Gratitud y confianza incondicional en la Providencia

Una larga y dolorosa enfermedad marcó la existencia de Cardenal Pironio, pero supo alabar al Señor también en aquella circunstancia – afirma el Secretario de Estado Vaticano – “consciente de que la Cruz es fuente de vida y no de muerte.  En sus palabras se transparentan además de la confianza incondicional en la Providencia, el sentido de gratitud a Dios, como Aquél que dona y quita en vista de un bien mayor”.

Agradezco al Señor por el privilegio de la cruz. Me siento feliz por haber sufrido mucho, siento solamente el no haber sufrido bien y no haber gustado siempre en silencio mi cruz ”

Compañero de viaje de los más débiles

“La Cruz, prosigue el Card. Parolin, se transformó para él en felicidad, como instrumento de salvación”. Y como estaba unido a Cristo Crucificado, “estuvo siempre junto a quienes estaban necesitados y vivían en el sufrimiento. Fue el compañero de viaje de tantos pobres, de tantos desesperados, de las clases más desfavorecidas” y desarrolló una importante actividad pastoral y caritativa entre los campesinos de Mercedes en Argentina. “Quería llevar el Evangelio entre quienes se encontraban en las situaciones más difíciles. La suya era la presencia de Cristo en medio del mundo. Era como la caricia de Dios para tantas personas que se dirigían a él y que sabían que encontrarían un padre y un hermano”.

Su impulso al Pontificio Consejo para los Laicos

El Card. Pironio fue Presidente del Pontificio Consejo para los Laicos y dio un fuerte impulso para que todos los bautizados fueran protagonistas y no figurantes. Importante y fundamental fue también su contribución a las celebraciones para las Jornadas Mundiales de la Juventud.

Hombre de las beatitudes

Hijo de inmigrantes friulanos en Argentina, tuvo que superar las críticas a su obra, juicios a menudo expresados incluso por personas de alta jerarquía en la Iglesia. “Él respondió siempre a quien lo criticaba con el ofrecimiento de paz, con el perdón, con la caridad fraterna”, recuerda el card. Parolin. Y evidencia que aun cuando las palabras se transformaron en calumnias, “no cambió actitud con sus acusadores: oración y perdón caracterizaron su comportamiento”.

Hombre del diálogo y de la fraternidad

En su rostro se podían ver “los tratos de la sonrisa de quien sabe que está en esta tierra solo de paso, explica el Card. Parolin, de quien conoce el corazón del hombre, de quien tiene experiencia de la amistad con Dios”. Con un único modelo: “Cristo muerto y resucitado por nuestra salvación.”

María, su modelo

Hoy, descansa en la Basílica de Nuestra Señora de Luján, “ha coronado su sueño de querer estar siempre junto a la Virgen María en el corazón del santuario más querido por los argentinos”. “A Ella debo todo”, escribe en su testamento. “La fecundidad de mi palabra la debo a Ella”. Y miraba a la Virgen también cuando cumplió su servicio a la Iglesia en la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, recuerda el Secretario de Estado Vaticano. “Siempre fue un verdadero padre y amigo para tantos consagrados y consagradas que en él encontraron un insustituible apoyo”.

“Quería que todos conocieran y amaran a Jesús”

Estudian posible milagro que permitiría beatificación del Cardenal Pironio

Pensamiento de Pironio en el II Encuentro Nacional de Juventud celebrado en Argentina en mayo de 2018:

El Cardenal Pironio acogió, animó, anunció y acompañó.

Episcopado. En ocasión del Año de Memoria Agradecida por la vida y ministerio del Siervo de Dios Cardenal Eduardo Francisco Pironio a 20 años de su fallecimiento, queremos invitar a Ud. a participar del acto con el que recordaremos su servicio y entrega generosa a la Iglesia y orar juntos por la causa de su beatificación.

Web oficial: Pironio Acción Católica.

Eduardo Francisco Pironio nació el 3 de diciembre de 1920 en Nueve de Julio, provincia de Buenos Aires, República Argentina. Falleció en la ciudad de Roma (Italia) el 5 de febrero de 1998. El 14 de febrero sus restos fueron inhumados en la Basílica de Nuestra Señora de Luján, junto al altar del Sagrado Corazón de Jesús.

Fue declarado «siervo de Dios» el 23 de junio de 2006 por el vicario de Roma, Cardenal Camillo Ruini.

El milagro

En la actualidad se estudia en la Santa Sede un milagro ocurrido en 2008. Se trata de la curación inexplicable de un niño de quince meses que había aspirado purpurina en la ciudad de Mar del Plata.

Ante el diagnostico médico que indicaba un trastorno grave los padres de Juan Manuel Franco invocaron la intercesión del Cardenal Pironio. El resultado fue la curación inexplicable del bebé que al día de hoy no registra secuela alguna producto de la grave intoxicación.

Oración

Oh Dios, Padre nuestro, que has llamado a tu Siervo Eduardo Francisco Pironio a servir a tu Iglesia como sacerdote y obispo confortado por la materna solicitud de la Virgen María y lo has hecho alegre anunciador de la esperanza y de la cruz. Concédenos que siguiendo su ejemplo podamos proclamar y testimoniar nuestra fe con un corazón misericordioso y acogedor y, por su intercesión, danos la gracia que confiadamente te pedimos. Por Cristo nuestro Señor. Amén

11 de abril de 2016: Juan Pablo II en la Vigilia JMJ Buenos Aires.

Discurso del Cardenal Eduardo Pironio (08:00 min.) Ver aquí.

Pironio y la Vida Consagrada

Centenario del nacimiento del Siervo de Dios, Cardenal Pironio.

Canto de la Esperanza – Cardenal Pironio – Filocalia

Letra: frases del Cardenal Eduardo Francisco Pironio, sobre la Esperanza,. tomadas de la selección de frases realizada por el Pbro. Alberto Della Torre, compartidas en la web por J. Simón Tagtachian. Web.

Se acerca una fecha clave en la causa de canonización de Cardenal argentino

El Obispo de Nueve de Julio (Argentina), Mons. Ariel Torrado Mosconi, anunció que se acerca un día clave en el camino hacia los altares del Cardenal Eduardo Francisco Pironio.

En una entrevista con Cadena Nueve, el Prelado explicó que el próximo 4 de mayo la junta médica del Vaticano evaluará el milagro atribuido a la intercesión del Venerable Cardenal Pironio, lo que abriría la puerta para su beatificación.

El Purpurado nació en la ciudad de Nueve de Julio (Argentina) el 3 de diciembre de 1920. 

Fuente: aciprensa.com – 12 de abril de 2023.

Confesor de Pablo VI e impulsor de la JMJ: el cardenal argentino Pironio será beato

Aunque en el mundo se le conocía como el “cardenal Pironio”, en el barrio de su Argentina natal seguía siendo el “padre Eduardo”. Era el menor de los 23 hijos de un matrimonio de migrantes italianos, aunque fue su madre la que le transmitió la fe. Quienes trataron con él, lo definían como un hombre cercano, paternal y, sobre todo, muy ligado a la familia.

MONS. ARIEL TORRADO MOSCONI – Obispo, Diócesis de Nueve de Julio (Argentina)
Más allá de que la vida ministerial lo fue llevando a tener, bueno, una actividad más vinculada a la Iglesia universal y, por lo tanto, gran parte de su vida vivió en Roma. Sin embargo, cada año venía aquí, a Nueve de Julio, que es un pequeño pueblo en el interior de la provincia de Buenos Aires para encontrarse con su familia, con sus raíces, con su gente querida.

Pironio se trasladó a Roma en 1975 para ser prefecto de la Congregación para los Religiosos, cargo que le dio el papa Pablo VI, de quien era, además, su confesor, y el que lo creó cardenal.
De hecho, se le consideró un potencial papable en dos cónclaves: después de la muerte del papa Montini y Juan Pablo I.

Pero antes de trasladarse, fue arzobispo en Mar de Plata, donde impulsó diferentes iniciativas para los jóvenes. Esta fue la antesala para el trabajo que desarrollaría después junto a Juan Pablo II con las Jornadas Mundiales de la Juventud.

MONS. ARIEL TORRADO MOSCONI – Obispo, Diócesis de Nueve de Julio (Argentina)
Esa experiencia que ha tenido monseñor Pironio, mientras fue obispo de Mar de Plata, sin duda, que ha sido lo que, de algún modo, lo ha motivado a pedirle al querido papa Juan Pablo II que, bueno, la Jornada Mundial de los Jóvenes no se haga solamente en Roma, sino que se haga fuera de Roma.

Y así sucedió. La primera JMJ internacional tuvo lugar en Buenos Aires, Argentina, en 1987. En ese momento, Pironio era el presidente del entonces Pontificio Consejo para los Laicos. Se puede ver en imágenes como esta cómo acompañó a Juan Pablo II en varias jornadas mundiales de la Juventud.

Pironio falleció en 1998. Sin embargo, con Francisco también mantuvo algún encuentro, cuando Bergoglio aún no era arzobispo de Buenos Aires, sino provincial de los Jesuitas.

MONS. ARIEL TORRADO MOSCONI – Obispo, Diócesis de Nueve de Julio (Argentina)
Él me comentó, bueno, digamos de ese trato personal que había tenido con el querido cardenal Pironio y de esa experiencia de haber estado con un hombre santo, con un hombre de Dios. Me lo decía conmovido el queridísimo papa Francisco.

El pontífice argentino fue el que aprobó el milagro necesario para su beatificación a principios de noviembre. Se le atribuye la extraordinaria curación de un bebé de 15 meses que se encontraba en coma.

Fuente: romereports.com

El cardenal Eduardo Pironio: Una vida llamada a la esperanza (capítulo 1)

El 16 de diciembre de 2023 será beatificado en la Basílica de Nuestra Señora de Luján el Cardenal Eduardo Francisco Pironio. El milagro que salvó la vida de Juan Manuel, un niño marplatense al borde la muerte vino a confirmar su puesto entre los bienaventurados. La Iglesia argentina y latinoamericana se unen en acción de gracias por su paso a los altares. En esta primera entrega compartiremos la historia de su vida que fue un llamado a la esperanza para muchos que peregrinaron junto a él dejando un legado imborrable, rogamos que interceda por nuestros pueblos por quien él entregó su vida.

Loading

Comparte
SHARE
Sacerdote católico y agustino (OSA). Pedagogo, educador, evangelizador digital. Aljaraque (Huelva) España. Educación: Universidad Pontificia Comillas.
View Website
ENTRADAS RELACIONADAS
Sínodo sobre los Jóvenes. Mons.Carlos Escribano, responsable de la PJ de la CEE.
Encuentro en La Rábida para testimoniar la alegría de ser familia diocesana. Huelva.
P.Miguel Escartín Hernampérez, agustino. 72 años de vida entregada en 90 años.

Deja tu comentario

*