San Agustín

1.633º Fiesta de la Conversión y Bautismo de San Agustín. 24 abril (387-2020).

Comparte

Portada: Bautismo de san Agustín en «Agustín, un corazón inquieto». Nueva película de animación. FAE.

«Brilló en mí como una luz de serenidad».

«Tarde te amé, hermosura siempre antigua y siempre nueva, tarde te amé» (Conf. 10, 27, 38).

Con este grito de su corazón expresa san Agustín su pesar por haber malgastado en cosas baldías tantos años de su vida. La conversión fue para él el arribo al puerto tras un laborioso y largo navegar por el océano de la duda, de la incertidumbre y de la incoherencia. Con la conversión se encuentra a sí mismo y a la vez encuentra la alegría de vivir, y experimenta el amor en el abrazo misericordioso del Padre y ve a la Iglesia como madre de salvación y modelo de vida. Durante la vigilia pascual del año 387, en la noche del 24 al 25 de abril, Agustín y sus amigos fueron bautizados en Milán por san Ambrosio, obispo de la ciudad: «Fuimos bautizados, y se desvaneció de nosotros toda inquietud por la vida pasada» (Conf. 9, 6, 14).

El camino interior hacia el “sí” de la fe y del bautismo. Se convirtió en un hombre nuevo. La conversión total a Dios («¡Tolle, lege!»)

Será una meditación constante, la paz de un jardín y unas palabras de la Biblia («No en comilonas ni en borracheras… sino revestíos de Nuestro Señor Jesucristo» Rom 13, 13) quienes le den el empujón definitivo para convertirse en un hombre nuevo. «Brilló en mí como una luz de serenidad», escribirá en sus Confesiones. Tiene 32 años.

He aquí que oigo de la casa vecina una voz, como de niño o niña, que decía cantando y repetía muchas veces: «Toma y lee, toma y lee» (tolle lege, tolle lege).

De repente, cambiando de semblante, me puse con toda la atención a considerar si por ventura había alguna especie de juego en que los niños acostumbrasen a cantar algo parecido, pero no recordaba haber oído jamás cosa semejante; y así, reprimiendo el ímpetu de las lágrimas, me levanté, interpretando esto como una orden divina de que abriese el códice y leyese el primer capítulo donde topase.

Porque había oído decir de Antonio que, advertido por una lectura del Evangelio, a la cual había llegado por casualidad, y tomando como dicho para sí lo que se leía: Vete, vende todas las cosas que tienes, dalas a los pobres y tendrás un tesoro en los cielos, y después ven y sígueme, se había la punto convertido a ti con tal oráculo.

Así que, apresurado, volví al lugar donde estaba sentado Alipio y yo había dejado el códice del Apóstol al levantarme de allí. Lo tomé, lo abrí y leí en silencio el primer capítulo que se me vino a los ojos, que decía: No en comilonas y embriagueces, no en lechos y en liviandades, no en contiendas y emulaciones sino revestíos de nuestro Señor Jesucristo y no cuidéis de la carne con demasiados deseos.

No quise leer más, ni era necesario tampoco, pues al punto que di fin a la sentencia, como si se hubiera infiltrado en mi corazón una luz de seguridad, se disiparon todas las tinieblas de mis dudas.

San Agustín, Confesiones, 8, 12, 29.

«Como si se hubiera infiltrado en mi corazón una luz de seguridad»

(Confesiones, 8,12,29).

Recursos para celebrar la Fiesta

Himno

¡Hijo de tantas lágrimas, nacido
para dar testimonio del amor!,
muéstranos los caminos deseados
para el retorno fiel del corazón.
Por el llanto de Mónica volviste
de las noches del alma al claro sol;
y para Cristo te engendró de nuevo
la que a la vida un día te engendró.
¡Oh feliz llanto de la madre santa
que a Agustín para Cristo rescató,
y fecundó aquel alma prodigiosa
que habló de Dios como ninguno habló.
Y al hombre, con la sed del infinito,
con palabra inmortal lo acercó a Dios;
y de la eterna Trinidad santísima
al misterio sin fondo se asomó. Amén.

Oración. Fiesta de la Conversión de San Agustín.Vida de San Agustin en PDF.

Santa Misa presidida por Corrado Sanguineti, obispo de Pavía. Al final de la Misa se procederá a la exposición de las reliquias de San Agustín. A las 18,30 h. Transmisión en directo a través del canal de YouTube de la diócesis:

Entradas relacionadas en esta web

* Conversión de san Agustín. 24 de abril. 1.632 Aniversario.

«Agustín, un corazón inquieto». Nueva película de animación. FAE.

San Ambrosio. El hombre que llamó a la conversión a San Agustín.

¿Quién fue San Agustín? Entrevista a José Ramón Ayllón.

Fiesta de san Agustín, obispo, doctor, fundador, amigo inquieto. 28 agosto.

Introducción a las ‘Confesiones’ de San Agustín

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
Luis Tomás Crovetto y José Luis Miguel, agustinos. Encuentro en La Vid (Burgos).
San Pablo VI y santa Mónica. Santa Mónica siempre junto a su hijo san Agustín.
La invitación del Papa Francisco a los Agustinos: El corazón hacia Dios ¡siempre!
1 comentario
  • Luz
    24 abril, 2020 al 10:48 pm

    Gracias Padre Bueno, por regalarnos el corazón ardiente e inquieto de Agustín que, en su camino, nos habla de ti, de tu luz y de tu amor.

Deja tu comentario

*