San Agustín

«Agustín de Hipona. Vida, escritos, legado histórico». Suplemento científico y guía.

Comparte

Nos encontramos ante una obra inédita del gran estudioso de san Agustín, Vittorino Grossi, agustino.

Año de publicación: 2022. Editorial: BAC. Madrid. Páginas: 309. Índice:

Un suplemento científico a las obras del santo de Hipona 

Este libro, escrito por el gran estudioso de san Agustín, Vittorino Grossi, nace con el propósito de ser un suplemento científico a las obras completas del santo de Hipona publicadas por la Biblioteca de Autores Cristianos. Nos encontramos ante un libro inédito del profesor Grossi fruto de los veinte años de magisterio en la Pontificia Universidad Lateranense («La Universidad del Papa») y de las cinco décadas de investigación y docencia en el Instituto Patrístico «Augustinianum» de Roma.

Se trata, sin duda, de un estudio que pretende ser una guía documentada y utilizable para todo aquel que quiera saber más sobre la vida de Agustín de Hipona y sobre todo para quien quiera leer directamente sus escritos, que, a lo largo de los siglos, han sido sometidos a menudo a una lectura no siempre unívoca e incluso hasta conflictiva. Los instrumentos actuales de investigación de los textos antiguos, que se han optimizado mucho, nos ayudan a captar más de cerca el pensamiento de Agustín, la lectura que hicieron de él sus contemporáneos y los posteriores.

La presente guía, que es una introducción a la historia y a los escritos del obispo de Hipona, se ha articulado teniendo en cuenta la atención al texto, al contexto y a la reflexión desarrollada después de él en diálogo con sus escritos (los agustinismos). Cada página parece estar impregnada, en esencia, de una doble cuestión fundamental: ¿Por qué leer a Agustín de Hipona? ¿Cuáles pueden ser las claves de lectura? Las respuestas se encuentran gradualmente, se esclarecen a medida que se va avanzando en la lectura del volumen.

Fuente: cope.es

Agustín de Hipona. Vida, escritos, legado histórico

Este libro del profesor Vittorino Grossi sobre la vida, obra y legado histórico de san Agustín es el fruto maduro de veinte años de magiste­rio en la Pontificia Universidad Lateranense, y de cinco décadas de investigación y docencia en el Instituto Patrístico «Augustinianum» de Roma. La exposición de los temas refleja per­fectamente su amplio conocimiento —tanto orgánico y sistemático, como en detalle— de los variados aspectos estudiados durante los largos años de paciente investigación en torno a la monumental obra agustiniana.

Se trata, sin duda, de un instrumento que, nacido con el propósito de ser un suplemen­to científico a las obras completas del santo de Hipona publicadas por la BAC, resulta de suma utilidad para adentrarse certeramente en el conjunto de la vida, los escritos y el pen­samiento del insigne Doctor de la Iglesia.

Vittorino Grossi es religioso de la Orden de San Agustín. Ha dedicado la mayor parte de su vida al estudio de los Padres de la Iglesia, en particular a la obra del santo de Hipona. Autor de varias monografías y artículos, en español ha publicado: La oración de Jesús en Getsemaní (2017); Oración y predestinación: ¿inutilidad de la oración? (2017); Agustín de Hipona intérprete de Pablo sobre la pre­destinación (2014), entre otros.

San Agustín – Película completa – 23 may 2018

San Agustín

Nació el 13 de noviembre de 354 en Tagaste, pequeña ciudad de Numidia en el África romana. Su padre, llamado Patricio, era un pequeño propietario pagano cuando nació su hijo. Su madre, Santa Mónica, es puesta por la Iglesia como ejemplo de «mujer cristiana», de piedad y bondad probadas, madre abnegada y preocupada siempre por el bienestar de su familia, aún bajo las circunstancias más adversas. Mónica le enseñó a su hijo los principios básicos de la religión cristiana y al ver cómo el joven Agustín se separaba del camino del cristianismo se entregó a la oración constante en medio de un gran sufrimiento. Años más tarde Agustín se llamará a sí mismo «el hijo de las lágrimas de su madre».1

San Agustín estaba dotado de una gran imaginación y de una extraordinaria inteligencia. Se destacó en el estudio de las letras. Mostró un gran interés hacia la literatura, especialmente la griega clásica y poseía gran elocuencia. Sus primeros triunfos tuvieron como escenario Madaura y Cartago, donde se especializó en gramática y retórica. Durante sus años de estudiante en Cartago desarrolló una irresistible atracción hacia el teatro. Al mismo tiempo, gustaba en gran medida de recibir halagos y la fama, que encontró fácilmente en aquellos primeros años de su juventud. Allí mismo en Cartago se destacó por su genio retórico y sobresalió en concursos poéticos y certámenes públicos. Aunque se dejaba llevar ciegamente por las pasiones humanas y mundanas, y seguía abiertamente los impulsos de su espíritu sensual, no abandonó sus estudios, especialmente los de filosofía. El propio Agustín hace una crítica muy dura y amarga de esta etapa de su juventud en sus Confesiones.

A los diecinueve años, la lectura de Hortensius de Cicerón despertó en la mente de Agustín el espíritu de especulación y así se dedica de lleno al estudio de la filosofía. Además, será en esta época cuando el joven Agustín conocerá a una mujer con la que mantendrá una relación estable de catorce años y con la cual tendrá un hijo: Adeodato.

En su búsqueda incansable de respuesta al problema de la verdad, Agustín pasa de una escuela filosófica a otra sin que encuentre en ninguna una verdadera respuesta a sus inquietudes. Finalmente abraza el maniqueísmo creyendo que en este sistema encontraría un modelo según el cual podría orientar su vida. Varios años siguió esta doctrina y finalmente la abandonó después de hablar con el obispo maniqueo Fausto. Ante tal decepción, se convenció de la imposibilidad de llegar a alcanzar la plena verdad, y por ello se hizo escéptico.

Sumido en una gran frustración personal, decide en 383 partir para Roma, la capital del Imperio. Su madre quiso acompañarle, pero Agustín la engañó y la dejó en tierra (cf. Confesiones 5,8,15). En Roma enferma de gravedad. Tras restablecerse, y gracias a su amigo y protector Símaco, prefecto de Roma, fue nombrado «magister rhetoricae» en Mediolanum (la actual Milán).

Entradas relacionadas en esta web

Conversión y Bautismo de san Agustín (24 abril 387). «Tarde te amé, hermosura».

Canciones inspiradas en san Agustín. Para corazones inquietos y buscadores.

Fiesta de san Agustín en La Vid (Burgos) 2020. «Corazón e inteligencia que unen».

Peregrinaje espiritual con san Agustín en la nueva Evangelización. Andrés Niño.

«Agustín, un corazón inquieto». Nueva película de animación. FAE.

¿Quién fue San Agustín? Entrevista a José Ramón Ayllón.

Agosto: mes dedicado a san Agustín. Alegría y alabanza.

Película sobre la vida de san Agustín

Sobre San Agustín. Un enfoque renovado y vivificador

Loading

Comparte
SHARE
Sacerdote católico y agustino (OSA). Pedagogo, educador, evangelizador digital. Aljaraque (Huelva) España. Educación: Universidad Pontificia Comillas.
View Website
ENTRADAS RELACIONADAS
El Convento agustino de San Agustín de Sevilla, siglo XIII, será convertido en hotel.
San Agustín sugiere vivir la Pascua como caminantes, tensos hacia la meta.
Campamento Tagaste La Vid 2019: «Tienes una Misión». Testimonio de Javier Moreno.

Deja tu comentario

*