Recursos

Holy Mother – Eric Clapton, Luciano Pavarotti, East London Gospel Choir.

Comparte

Clapton refleja la experiencia de conversión que tuvo cuando estaba en rehabilitación hace años.

Eric Clapton, Luciano Pavarotti, East London Gospel Choir – Holy Mother (Live).

Letra de la canción Holy Mother

«Santa Madre, ¿adónde estás? Esta noche me siento partido en dos. He visto las estrellas caer del cielo. Santa madre, no puedo dejar de llorar. Oh, necesito tu ayuda esta vez, ayúdame a pasar esta noche solitaria.

Dime por favor qué camino tomar para encontrarme de nuevo. Santa madre, escucha mi oración, de alguna manera sé que todavía estás allí. Envíame por favor un poco de tranquilidad; quita este dolor. No puedo esperar, no puedo esperar, no puedo esperar más. No puedo esperar, no puedo esperar, no puedo esperar por ti.

Madre santa, escucha mi llanto, mil veces he maldecido tu nombre.

He sentido la ira corriendo por mi alma; todo lo que necesito es una mano para sostener. Oh, siento que ha llegado el final, ya no correrán mis piernas. Sabes que preferiría estar en tus brazos esta noche. Cuando mis manos ya no tocan, Mi voz se calla, me desvanezco.

Madre santa, entonces estaré acostado, a salvo entre tus brazos».

En 1987 compuso una canción a la Virgen: «Santa Madre, ¿dónde estás? No puedo dejar de llorar»

Eric Clapton: «No tenía fuerzas y, de rodillas, me rendí. Desde aquel día no he dejado de rezar».

El músico inglés ha atravesado en su vida varias décadas de adicción a las drogas, un día tocó fondo y se puso a rezar: «Había encontrado un lugar al que recurrir, un lugar que siempre supe que estaba allí pero que nunca quise o necesité creer en él».

«Debería haber muerto hace mucho tiempo. Por alguna razón me sacaron de las garras del infierno y me dieron otra oportunidad», con esta frase resumía el genial Eric Clapton lo que ha sido su vida en las últimas décadas.

No es ningún secreto que durante los años ochenta el alcoholismo se convirtió para el músico inglés en un gran problema. Estaba en un centro de rehabilitación cuando se dio cuenta de que su vida había tocado fondo. En Clapton: The Autobiography, menciona que durante este tiempo estaba «completamente desesperado». En ese momento de oscuridad se dio cuenta de que tenía que entregar su vida a un poder superior.

A la pregunta de por qué reza, el músico inglés contesta: «Si me preguntan por qué hago todo esto, les diré: porque funciona. Es tan simple como eso».

«Porque funciona»

«Mis piernas cedieron y caí de rodillas. En la intimidad de mi habitación pedí ayuda. No tenía idea de con quién estaba hablando, solo sabía que había llegado al final de mis fuerzas, no tenía nada con lo que luchar. Entonces recordé lo que había escuchado sobre la rendición, algo que sabía que nunca podría hacer, mi orgullo no me lo permitiría, aunque sabía que por mi cuenta no lo iba a lograr, así que pedí ayuda, y, poniéndome de rodillas, me rendí», comentó el artista en 2018.

Aquel momento de intimidad le marcaría para siempre. «A los pocos días me di cuenta de que algo me había sucedido. Un ateo probablemente diría que fue solo un cambio de actitud, y hasta cierto punto es cierto, pero hubo mucho más que eso. Había encontrado un lugar al que recurrir, un lugar que siempre supe que estaba allí pero que nunca quise o necesité creer en él. Desde ese día hasta hoy, por la mañana, nunca he dejado de orar de rodillas, pidiendo ayuda… y por la noche, para agradecer la vida y mi sobriedad. Elijo arrodillarme porque siento que necesito humillarme, es lo mejor que puedo hacer», relató Clapton.

A partir de ahí la oración le haría cambiar su estilo de vida. «Si me preguntan por qué hago todo esto, les diré: porque funciona. Es tan simple como eso», expresó el músico. Durante esta época, Clapton terminó de trabajar en su canción llamada «Holy Mother», inspirada en la genialidad del artista Prince cuando interpretó Purple Rain.

Eric estaba en su habitación de hotel, deprimido y rodeado de latas de cerveza vacías, cuando se compuso este tema. Más tarde él se la dedicaría a Richard Manuel, el teclista de The Band, que se había ahorcado en marzo de 1986. «Holy Mother» es una canción sobre la imagen de una persona que agoniza, que no sabe qué hacer con su dolor ni a dónde acudir.

Sin embargo, las canciones de Clapton que dejan entrever a Dios son algunas más. Por ejemplo, Catch The Blues o In The Presence Of The Lord (grabada para Blind Faithálbum y cantada por Steve Winwood). Sobre esta segunda pieza admitía hace unos años que resultó ser todo un viaje espiritual. «Estaba un poco avergonzado de cantar frente a Winwood, y porque en la escuela dominical yo tenía una educación religiosa bastante general. Llegué a la comprensión de Dios a través del amor por la música. Era una experiencia espiritual y tenía respuestas físicas cuando la escuchaba. Podía ser cualquier música que se me erizaba el vello», afirmó el artista.

La peor tragedia

A pesar su áurea de mito de la música, la vida de Clapton no ha sido nada fácil. Además de combatir sus adicciones, tuvo que sufrir una pérdida muy dolorosa. Fruto de la relación con la modelo italiana Lory Del Santo nació su hijo Conor, en 1986. Trágicamente el niño murió en 1991 cuando se cayó por la ventana de un piso 53 de un edificio de apartamentos de Manhattan (Nueva York). Su muerte fue la inspiración para la canción Tears in Heaven.

«Tears in Heaven» (en español, Lágrimas en el Cielo) es una balada escrita por Eric Clapton y Will Jennings en memoria de Conor, hijo del primero, quien murió el 20 de marzo de 1991 al caer del piso 53 de un rascacielos en Manhattan, Nueva York, a los 4 años y medio de edad. Escrita 9 meses después del deceso, se transformó en uno de los temas de más éxito de Clapton.

A pesar de tantas desgracias, el artista se siente bendecido. «Ha sido un buen viaje. Y todavía estoy aquí. De momento va bien. Mi vida está bendecida. Tengo una familia maravillosa, una esposa hermosa, hijos geniales y todavía puedo jugar. Me siento con una guitarra en un rincón de nuestro salón, toco por la mañana y descanso por la tarde… La vida es buena«, relató.

Fuente: religionenlibertad.com

Entradas relacionadas en esta web

El lado espiritual poco conocido de Eric Clapton. La música, regalo de Dios.

Eric Clapton y Pavarotti cantan a la Bendita Madre. El Ave María en arameo.

 193 visualizaciones totales,  4 visto hoy

Comparte
SHARE
ENTRADAS RELACIONADAS
Juan Antonio Espinosa, premio de honor a toda una trayectoria musical.
¿Cuál es el santo de hoy? Rediseña la imagen de los santos. Reza con ellos.
Una parroquia 3.0: San Agustín de Hipona de Alcalá de Guadaíra (Sevilla).

Deja tu comentario

*