Adviento-Navidad

Adviento, “goleada” con María. Tercer Domingo de Adviento. Ciclo A.

Comparte

Vive la Pascua Dominical en la Eucaristía en Casa y en la Parroquia.

El tercer Domingo de Adviento es una invitación a la alegría. Estamos cerca de Jesús, tengamos esperanza. Será una gran fiesta, más grande que la que se darán los campeones de la Copa Mundial de Fútbol en Qatar. Eso sí, será fruto de un querer hacer camino en equipo, como Iglesia sinodal. La “goleada” será frente a todo lo que aleja nuestro corazón de los descartados del Reino. ¡Celebrémoslo junto a María, la Virgen Inmaculada que nos precede en el camino del Adviento!

Alégrate, estamos cerca de ver a Jesús.

Mt 11,2-11: Juan Bautista, figura martirial

Juan el Bautista no es un teórico. Habla elocuentemente con su vida. Y lo que es más hermoso todavía: ¡qué cosas tan bonitas dice Jesús de él! “Os aseguro que no ha nacido de mujer uno más grande que Juan, el Bautista; aunque el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él”. ¿Qué diría Jesús de nosotros hoy?

¿Somos como Juan, capaces de aguantar los momentos difíciles? Él estaba en la cárcel y lo que le interesa es el Mesías. Y a nosotros, ¿qué nos interesa? Juan anuncia al Mesías. Juan el Bautista, tan ligado al Adviento, es una figura martirial. De Juan podemos aprender siempre. El último e incómodo profeta del Antiguo Testamento y el primero del Nuevo es una persona integrada, descentrada y lúcida. Juan sabe quién es, asume su misión, no busca ningún protagonismo. Acepta lo que Dios quiere de Él de una manera equilibrada. No hay interferencias entre lo que Dios quiere y lo que Juan hace. A veces nos toca asumir determinada misión y nos rebelamos, porque esta no coincide con lo que nosotros deseábamos internamente. Quizá porque busquemos algo en donde queramos destacar más o sentirnos más en el centro. Juan dispone el terreno, no pretende lucirse como ingeniero de caminos, simplemente quiere ser un peón eficaz que prepara el camino al Mesías. Ahí reside la grandeza del precursor sellada con el derramamiento de la propia sangre.

En el dibujo de este Domingo, Patxi Velasco Fano se ha fijado en una dimensión interesante de Juan: nos lo pone trabajando en un camino, en un puente que nos una al Niño que viene. Juan construye junto a otros, en equipo. Acoge la señal del Mesías que hará dichosos a los descartados, desechados, despreciados y desvalidos. Juan espera también a Jesús y sabe que su venida hará dichosos a los desdichados y despreciados. Esta es la señal. Pongamos nuestra vida en obras, vayamos al desierto para encontrar el camino. ¡Convirtámonos!

Fuente: Dibujo: Patxi Velasco FANO – Texto: Fernando Cordero, ss.cc.

Película tercera semana de adviento

El director del Dpto. de Cine de la CECS, Juan Orellana, nos recomienda la película Mass para afrontar el perdón en la tercera semana de Adviento.

Entradas relacionadas en esta web

Adviento, tiempo de cuidar. Segundo Domingo de Adviento. Ciclo A.

Adviento, en estado de buena esperanza. Primer domingo de adviento, Ciclo A.

 769 visualizaciones totales,  1 visto hoy

Comparte
SHARE
Sacerdote católico y agustino (OSA). Pedagogo, educador, evangelizador digital. Aljaraque (Huelva) España. Educación: Universidad Pontificia Comillas.
View Website
ENTRADAS RELACIONADAS
Nacerá en la Inocencia Inmaculada. Segundo Domingo de Adviento.
“Se armó el Belén”, una película contada por los animales del pesebre. Navidad.
¡Despierta! ¡Es Adviento! Primer Domingo de Adviento.

Deja tu comentario

*