Educación

Raíces y alas. Que las alas arraiguen y las raíces vuelen.

Comparte

Este aforismo refleja, magistralmente, la tensión y la paradoja esencial del ser humano.

‘Raíces y alas’, el encuentro entre Juan Ramón Jiménez y Carmen Linares.

Foto de portada: Juan Ramón Jiménez, fotografiado por Juan Guerrero en 1931 – ABC.

Raíces y alas, pero que las alas arraiguen y las raíces vuelen.

Este aforismo es del premio Nobel de Literatura Juan Ramón Jiménez y refleja, magistralmente, la tensión y la paradoja esencial del ser humano.

Una persona anclada en sus raíces y sin capacidad de elevarse es un ser que se limita a vegetar, a sobrevivir. Por ello las raíces deben elevarse y volar.

Una persona sólo movida por las alas de la ensoñación, del deseo, del ansia de transcender y sin vínculo con la tierra es humo que se evapora sin dejar rastro de su paso. Por ello las alas deben arraigar.

Es necesario complementar lo uno con lo otro. Raíces con alas y alas con raíces.

(Juan Ramón Jiménez (1916): Diario de un poeta recién casado (Hacia el mar)).

¿Cómo permanecer fuerte? Depende de tus raíces.

Importancia de las raíces:

 “La verdad de la belleza de un árbol en flor se esconde en la fealdad de sus raíces”. (San Agustín, Sermones. 44, 11).
«Porque después de todo he comprendido / por lo que el árbol tiene de florido / vive de lo que tiene sepultado.» (F. L. Bernárdez, Soneto Si para recobrar lo recobrado).

Un Premio Nobel todavía desconocido.

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
Los orígenes del Colegio San Agustín de Málaga
Los padres no están para servir a sus hijos. No son sus súbditos
Campamento La Vid 2019: «Tienes una Misión en La Vid’A». Ocio educativo.

Deja tu comentario

*