Misión

Clausura de la Fase diocesana del Sínodo en Huelva. 26 marzo 2022.

Comparte

La sinodalidad es un proceso que llevará tiempo hacer realidad.

“La sinodalidad que practicamos es una concreción preciosa de la comunión del Pueblo de Dios. Y sabremos que esa comunión está mucho más allá de una reunión asamblearia, porque nos hemos reunido en el Señor, nos hemos reunido en el Espíritu que sigue hablando a la Iglesia”.

Estas han sido algunas de las palabras que el P. Emilio Rodríguez Claudio, vicario general y coordinador de la fase diocesana del Sínodo, ha dirigido en la homilía de la celebración de la Palabra con la que daba comienzo la Clausura de la Fase Sinodal en nuestra diócesis. Un encuentro que ha tenido lugar esta mañana, 26 de marzo, en el Seminario Diocesano y al que han acudido representantes de todos los arciprestazgos y realidades de la Iglesia en Huelva que han participado de estos cuatro meses de trabajos sinodales.

El encuentro comenzaba con las palabras del obispo, D. Santiago Gómez, que ha presidido el encuentro y que recordaba la enseñanza de San Ignacio de Loyola en sus Ejercicios Espirituales sobre las adecuadas condiciones para un diálogo que nos lleve a discernir, verdaderamente, la voz del Espíritu: «salvar la proposición del prójimo, es decir, la buena intención al expresar sus opiniones; tener una disposición de buena acogida de todos en su diversidad; tener un diálogo positivo y directo en la que prime la confrontación caritativa, es decir, la corrección marcada por el amor; buscar todos los medios convenientes para llegar a la unidad, respetando esa rica diversidad, y recordando que lo verdaderamente importante es salvar aquello que se refiere a nuestra salvación«.

Tras estas palabras de bienvenida, los participantes se han trasladado a la capilla del Seminario para la Celebración de la Palabra, presidida por el Vicario General, en la que se han escuchado la lectura del sumario de los Hechos de los Apóstoles (Hch. 2, 42-47); el salmo 103 («Envía tu Espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra»); y el evangelio de Marcos que recuerda el momento en el que el Resucitado se aparece a las mujeres y les encomienda que vayan a Pedro y los apóstoles para decirles: «Él va por delante de vosotros…» (Mc 16, 1-7), lectura que inspira las nuevas Orientaciones Pastorales.

En su homilía, P. Emilio Rodríguez ha expresado, a la luz de estas lecturas, el recorrido de estos cuatro meses de trabajo sinodal. «Puede que veamos que lo que el libro de los Hechos de los Apóstoles refleja sobre la comunidad cristiana, difiere de lo que conocemos. Pero no nos desanimemos, porque aún lejos de la comunidad ideal caminamos juntos hacia ella… porque no depende de nosotros, sino de la acción del Espíritu. […] La Eucaristía construye la Iglesia y, en la medida que nosotros la vivamos con autenticidad, esto será cada vez más real… Sin Cristo non possumus, no podemos. […] Esta obra de la Iglesia no depende de nosotros, aunque necesite de nosotros, de nuestras pobres personas y de nuestra pobre participación para bien de todos». También, el Vicario General ha llamado a sentire cum Ecclesia, esto es sentir con la Iglesia, como clave para vivir la sinodalidad, «caminando juntos bajo el cayado del Pastor». Finalmente, ha recordado que la misión es el destino de este camino: «¿Hemos pensado que todo el tema del desarrollo de la sinodalidad ha de terminar en hacer de nosotros discípulos-misioneros? […] Él va por delante, ¡esa es nuestra fuerza!».

Tras este primer momento, los participantes se han dividido en ocho grupos de diálogo en el que se ha compartido la experiencia de este camino, sus dificultades y en qué modo los participantes se han visto enriquecidos. A continuación, ha habido un tiempo de descanso y café compartido para pasar a la presentación de las conclusiones sobre las aportaciones recibidas por los cerca de 50 grupos que han participado. Estas conclusiones han sido recogidas y presentadas por el equipo sinodal diocesano presidido por el Vicario General y formado por los laicos Luis Miguel Arroyo Arrayás y Coronada Baquero Sánchez, y la hermana Amelia López Gimeno, FdC.

El Pastor Diocesano ha cerrado la mañana con un eco sobre la participación que, de forma realista, ha calificado de escasa y en la que ha reconocido algunos desaciertos en el método de trabajo. También ha hecho una llamada a una formación más profunda «para salir de los tópicos en los que siempre nos movemos y abordar con más profundidad los retos que tenemos por delante». Finalmente ha presentado las nuevas Orientaciones Pastorales que, en adelante, se trabajarán «en un ejercicio práctico y continuado de sinodalidad», con la intención de que el texto definitivo pueda ser publicado a comienzos del próximo curso pastoral.

Fuente: diocesisdehuelva.es

«¿Cómo hacer realidad la Sinodalidad?”

La Comisión Episcopal para los Laicos, Familia y Vida de la CEE organizó la ponencia online: «¿Cómo hacer realidad la Sinodalidad?” por José San José Prisco, Catedrático y Decano de la Facultad de Derecho Canónico (UPSA). Sábado 26 de marzo de 2022. Habló también de este tema en Huelva.

El pasado sábado 26 de marzo tuvo lugar la Conferencia online “¿Cómo hacer realidad la Sinodalidad?” impartida por D. José San José, operario diocesano y catedrático y decano de la Facultad de Derecho Canónico de la UPSA. En esta jornada que fue organizada por la Comisión Episcopal para Laicos, Familia y Vida de la Conferencia Episcopal Española, participaron unas 1.200 personas online.

El acto fue presidido por el arzobispo de Zaragoza y presidente de la Comisión Episcopal para Laicos, Familia y Vida, D. Carlos Escribano y moderado por con Eva Fernández, miembro del Consejo Asesor de Laicos y presidenta de Acción Católica General. También estuvieron presentes los miembros del Consejo Asesor de Laicos.

Durante la intervención, se unieron más de 1.200 personas interesadas en el proceso sinodal como los diferentes delegados diocesanos de Apostolado Seglar, miembros de movimientos, asociaciones e Institutos de Vida Consagrada y congregaciones, docentes católicos, así como los responsables y miembros de los equipos sinodales de las diócesis.

D. José San José Prisco, explicó dos aspectos relacionados sobre la sinodalidad que justifican la reforma propuesta por el Papa. En la primera aportación, se ha referido a la verdadera y falsa sinodalidad. La segunda intervención ha versado sobre la colaboración de los laicos, desde su propia vocación, en la tarea de hacer camino juntos en las estructuras de la Iglesia diocesana.

El ponente recordó los pasos dados desde el Concilio Vaticano II y la profundización en la teología del Pueblo de Dios que ha tenido un último despliegue en la constitución apostólica Episcolapis Communio de 2018, promulgada por el Papa Francisco. El decano explicó la utilidad y versatilidad del Derecho Canónico al servicio de la misión de la Iglesia, pero subrayando la identidad de ésta para no desvirtuar lo que significa verdaderamente la sinodalidad. “La Iglesia es Pueblo de Dios, es comunión y es sinodal y el Código de Derecho Canónico es un instrumento necesario para poner en marcha este proceso, siempre en estrecha colaboración de forma interdisciplinar con la Teología” insistió. También destacó que la sinodalidad es inclusión y en ella confluyen tres elementos: la consulta al Pueblo de Dios –incorporada por el Sínodo de los Obispos como elemento imprescindible en el proceso sinodal–, el discernimiento en común, y la toma de decisiones. “Los fieles laicos tienen mucho que aportar a este proceso, participando activamente a través de las estructuras diocesanas, que ya existen, o creando nuevos espacios de participación”.

Para el especialista en derecho canónico, el camino sinodal es un camino de escucha del Espíritu, y una llamada a la conversión personal, comunitaria y eclesial. “Es un camino de conversión espiritual y pastoral que exige actitudes nacidas del Espíritu para su puesta en práctica”, aseguró. El verdadero valor, según San José Prisco, es conseguir una Iglesia renovada que se alimente escuchando la Palabra de Dios, a partir de la tradición recibida, y con un proceso de revisión sobre la forma de estar y de actuar de los cristianos.

José San José Prisco es autor del libro Sinodalidad. Perspectivas Teológicas, Canónicas y Pastorales, recientemente publicado por la editorial Sígueme.

Fuente: laicos.conferenciaepiscopal.es

 224 visualizaciones totales,  1 visto hoy

Comparte
SHARE
ENTRADAS RELACIONADAS
Mes Misionero Extraordinario: abrir el corazón a la misión con una fe madura.
Seminario Cuaresmal para preparar la Pascua y la Misión Bellavista 2020.
Red de Parroquias Agustinianas de la Provincia «San Juan de Sahagún» (RedPA).

Deja tu comentario

*