Tiempo Ordinario

31º domingo del T.O.: Amor a todos y a quien es todo. Esta es la ley.

Comparte

Vive la Pascua Dominical en la Eucaristía Parroquial.

Amor a todos y a quien es Todo.

Mejor no se puede dibujar ni expresar el significado del Evangelio de este Domingo. Dios y el hombre, el hombre y Dios, y la mujer, y el niño, y la abuela, y la madre que acaba de dar a luz… Dios con nosotros y nosotros con Dios para amar. Lo único realmente importante. Si hubiera que hablar de mandamiento: el del amor. Si hay que hacer algo: amar. Si queremos encontrar a Dios: amando.  Como bien dice Fano, esta es la Ley: amor a todo y a quien es todo.

“Siempre es nuevo el amor” resalta una canción. “Amar es darse a todos los hermanos” reza otro canto… “Nada nos separará…”. Miles de canciones, poemas y, sobre todo, muchísima gente que pone al Señor en el centro de su corazón y a los hermanos junto al Señor.

El día 1 celebraremos la fiesta de Todos los Santos, los que han sido testigos y maestros en esto del Amor. Fijémonos en ellos. La escuela de la santidad nos da pistas.Y el viernes, recordaremos a nuestros hermanos difuntos, que creyeron y amaron a Jesús Resucitado.

Intensa semana. Una nueva oportunidad para AMAR.

Nota: Para la misa de niños proponemos hacer un “corro” delante del altar de personas de diferentes edades: niños, ancianos, padres, madres, etc. Ese corro girará -incluso podría cantar alguna canción alegre de nuestro repertorio parroquial o colegial, dentro del marco litúrgico, claro- y expresará la alegría y la unión. Dios es Comunidad, unión, comunión… Cuando estamos unidos en comunidad nos unimos aún más al Corazón de Dios. Dios nos lleva a amar a los hermanos y los hermanos nos llevan a Dios. Luego, el celebrante puede preguntar a los miembros del “corro” lo que han sentido.

Fuente: Revista 21. Dibujo: Patxi Velasco FANO – Texto: Fernando Cordero, ss.cc.

Dios y el prójimo. 31º Domingo Tiempo Ordinario, Ciclo B.

Dios y el prójimo, esencia del cristianismo, como dos metales fundidos, como el relámpago sigue el trueno, como el latido al corazón… inseparables. Porque cuanto más amas a Dios, más amas a tu prójimo. Porque cuanto más amas a tu prójimo, más estás amando a Dios.

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
Más que hacer, dejarse hacer. Domingo XVI del T.O. Ciclo C.
El ‘sí’ en la vida de cada día nos hace vivir en el Espíritu. 26º Domingo T.O.-A.
Ampliemos la mirada. En el DOMUND entregados al Amor. 29º Domingo T.O.-A.

Deja tu comentario

*