Testimonios Vocación VoluntAMaMi

Una gota de rocío. Testimonio vocacional de Rocío Novo Baamonde.

Comparte

Dentro de mi vocación de consagrada, sentí como una llamada especial a ser ‘gota de rocío’.

En el primer Aniversario de la web Cantaycamina.net (22/03/2018-2019) y el octavo Aniversario del grupo de Amigos VoluntAMaMi (22/03/2011-2019), comparto el testimonio vocacional de Rocío Novo Baamonde, Amiga del alma de VoluntAMaMi que Dios puso en mi camino. ¡Enhorabuena y que Dios te siga bendiciendo en santa Rita y san Agustín! 

P.José Luis Miguel González,OSA

Desde toda la eternidad has pensado en mí, me has amado y me has llamado a ser Hija de la Natividad de María, a ser continuadora de un legado muy grande, ser transmisora de la infancia espiritual, esto lo he aprendido de tu mano.

Desde pequeña, me has llevado en tus brazos de Padre y me has acariciado como una Madre, rodeándome de tu amor, de tu ternura… de una forma tan natural, tan sencilla, tan espontánea… y así crecí en una familia humilde, que me habló de ti, que me llevó a la Iglesia, donde descubrí tu vida, Jesús, tu amor por el ser humano y tu predilección por los niños, los pobres, los más necesitados. Yo no te he buscado, no te merecía, pero Tú has querido venir a mí, como decía Santa Teresa del Niño Jesús: “Tu amor me ha acompañado desde la infancia, ha ido creciendo conmigo, y ahora es un abismo cuyas profundidades no puedo sondear”.

El amor llama al amor, por eso a partir de los catorce años quise conocer más a las Hijas de la Natividad de María, un instituto secular, cuyo carisma es vivir la invitación de Jesús: “Si no os hacéis como niños, no entraréis en el Reino de los Cielos” y su misión es la educación de niños, jóvenes, estar y ser con los pobres, los más necesitados y la promoción de la mujer. Cada vez me enamoraba más de esta espiritualidad, profundizando en la vida y obra de nuestro Fundador, el Venerable Baltasar Pardal, sacerdote y de nuestra Patrona Santa Teresa del Niño Jesús. Así después de años de formación, hice mis votos y hace cuatro años me consagré para siempre a Jesús, como su Esposa, en esta preciosa vocación de seglar consagrada, vivir en el mundo, totalmente entregada a Él y a su Reino.

Soy profesora de Lengua y literatura española y de religión. Soy catequista y trabajo en la pastoral juvenil diocesana.

Dentro de mi vocación de consagrada, sentí como una llamada especial a ser gota de rocío, pequeña, escondida a los ojos humanos, sólo vista por Jesús y con la misión de ser gota que refresque, bálsamo sanador que cure y sane las heridas de tantos hombres y mujeres de nuestro tiempo.

Sólo deseo cada día de mi vida y en cada instante agradecer este magnífico don.  Pase lo que pase, sólo sé que soy tuya, quiero amarte y amar lo que tú amas. María, en tu Corazón pongo mi existir.

Rocío, la tercera por la izquierda, participa en diversas actividades de Pastoral Juvenil.

Ser pequeños, pequeños como gotas de rocío (Santa Teresita del Niño Jesús)

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
«La santidad vence», holywins. ‘Todos los santos’, fiesta de luz, alegría y esperanza.
Regreso a casa después de un largo viaje. Los hijos de Ítaca.
La alegría de la vocación. José Antonio Cañizares Ortiz. Orden de San Agustín.
1 comentario
  • Rocío
    31 marzo, 2019 al 9:34 pm

    Gracias P. José Luis por darme la oportunidad de compartir este don de Dios. Gracias a mis amigos de canta y camina y a nuestros encuentros de voluntamami que tanto nos han aportado.
    Que todo sea para gloria de Dios.

Deja tu comentario

*