Acompañamiento Ama Papa Francisco

Un signo de nuestro tiempo: acompañar la vida y la fe de los migrantes.

Comparte

El director del Secretariado de Migraciones de la Diócesis de Cádiz y Ceuta muestra la realidad actual de la inmigración.

En lo que ha sido una nueva sesión de Formación Permanente del Clero, el sacerdote y director del Secretariado de Migraciones de la Diócesis de Cádiz-Ceuta, Gabriel Delgado, ha presentado hoy jueves, 14 de febrero de 2019, una radiografía del fenómeno migratorio actual en la frontera Sur de España.

Ha descrito esta realidad con la objetividad que otorgan los datos estadísticos, al tiempo que ha aludido a qué tiene que decir la Iglesia en este sentido, en cuanto al acompañamiento en la fe y en la vida de los migrantes. Así, ha determinado que “las migraciones son un fenómeno global en el mundo actual”, una realidad “tan antigua como la humanidad que tiene una importante incidencia en la persona y en la familia”, con sus consecuencias positivas y negativas, tanto en el origen como en el destino.

“Cuando hay un cambio espacial, la escala de valores del inmigrante se desmorona y pierde la base que sustenta su vida. Hay inmigrantes para los que eso supone un gran choque”, sobre todo, cuando se pasa de un mundo más rural a una sociedad más avanzada, ha explicado Delgado. Como conclusión ante esta circunstancia ha señalado que “no puede hacerse un análisis simplista, porque la migración es un fenómeno complejo que se debe abordar de forma estructural”. Para ello, tenemos que “caminar en la Tierra queriendo ser el único Pueblo de Dios”.

En España hemos pasado de ser un país de migración a uno de inmigración, “un país que recibe a una multitud de gente procedente de muchos sitios” y, además, “hemos experimentado un gran cambio en un corto periodo de tiempo”, según ha manifestado el sacerdote.

Según los datos aportados por el ponente, en España la población extranjera (empadronada) es del 10.1%, de los que el 37,7% es comunitario y el 62,3% no comunitario. En total, más de 120 nacionalidades, entre las que hay una mayor presencia de Marruecos y de Rumanía. En Andalucía, la proporción es de un 7,38% de extranjeros, de los que un 49% procede de Europa. manteniéndose la tónica nacional en cuanto al país de procedencia mayoritario (Marruecos y Rumanía) y con una fuerte presencia también de personas originarias de Reino Unido.

Como dato de interés, excepto en Almería y Jaén, ciudades en las que la mayoría de extranjeros es africana, en el resto de ciudades el origen es europeo, más allá de lo que se puede imaginar en un primer momento. Por otra parte, Almería y Málaga son las provincias con mayor presencia extranjera. Otro dato de los aportados por Gabriel Delgado que no se debe desdeñar es que, entre los años 2009 y 2018, “la población de nacionalidad extranjera ha bajado en un millón de personas, excepto en Huelva y Cádiz, provincias en las que ha habido una subida” (en el caso de Huelva se ha pasado del 7,76% registrado en 2009 al 8% de 2018).

“En las parroquias es donde mejor se puede desarrollar la pastoral de migraciones”.

El sacerdote y director del Secretariado de Migraciones de la Diócesis de Cádiz- Ceuta, Gabriel Delgado, ha sido el encargado de impartir este jueves, día 14, la sesión de Formación Permanente del Clero, abordando la realidad de este fenómeno en la frontera Sur.

¿Cuál es la fotografía que podemos hacer del fenómeno migratorio en la frontera Sur de España?

En principio, si hablamos de Andalucía, tendríamos una fotografía de miles y miles de trabajadores migrantes que están enriqueciendo esta tierra con su aportación: migrantes que están atendiendo a nuestros niños o a los mayores, otros que están recogiendo la fresa o trabajando en la construcción… Hay una gran cantidad de inmigrantes integrados en nuestra comunidad autónoma, donde se registran más de 120 nacionalidades. Por ello, la fotografía sería un mundo plural y diverso en todos los sentidos, sin suponer ningún tipo de problema, sino que estos inmigrantes son compañeros de viaje de los andaluces en esta tarea de hacer una mejor Andalucía.

Parte de ese paisaje que describe son también las imágenes dramáticas que conocemos a través de los medios de comunicación o, en algunos casos, que hemos observado en primera persona.

La fotografía más general es la que he comentado antes pero, al mismo tiempo, es verdad que estamos muy cerca de África y hay una inmigración que cuenta con dificultad para conseguir los permisos correspondientes y que podríamos llamar la inmigración de la desesperación. Es la que está utilizando distintos tipo de embarcaciones muy precarias y con grandes riesgos de dramas, tragedias e incluso de muertes. Este pasado año se han registrado más de 700 muertos y eso es lo más trágico de lo que está ocurriendo con la inmigración de la desesperación, pero ésa no es la fotografía, es la otra.

¿Qué está haciendo la Iglesia al respecto y qué más podría hacer?

Hay una apuesta muy fuerte de la Iglesia por acompañar la vida y la fe de los migrantes. En todas las diócesis hay una estructura dinamizadora que, de alguna manera, está ilusionando con este tipo de trabajo. En este sentido, hay muchos tipos de esfuerzos. Allí donde están presentes los migrantes, está la Iglesia: desde una parroquia a un grupo de religiosas, laicos… El papel de la Iglesia en este campo tiene dos horizontes. Por un lado, la Iglesia tiene que animar a que los migrantes sean acogidos en las parroquias , que es donde mejor se puede desarrollar la pastoral de las migraciones; por otro lado, hay que seguir la dinámica del Papa, que nos ha puesto por delante cuatro verbos: acoger, proteger, promover e integrar. Pues hay mucha gente en la Iglesia que está haciendo eso, pero necesitamos más manos que se ilusionen con esto otro.

¿Qué ha dicho a nuestros sacerdotes?

Huelva es una provincia con una inmigración importante, en torno a los 42.000 están en el Padrón Municipal, y esto supone un 8% de la población total de Huelva, pero hay periodos que esa población crece, por ejemplo, cuando los temporeros vienen a la recogida de los frutos rojos. En ese caso se crece en más de 16.000 personas. Así, por un lado hay un trabajo permanente con los que ya están, con los que están en nuestros barrios y, por otro lado, hay que atender a los que vienen.

Entrevista en El Espejo de la COPE Huelva(Minutos: 14’50»-20’04»).

Fuente: Diócesis de Huelva. Texto y fotos: Saray Acosta.

Más info

Encabezada por el Papa Francisco , la sección de Migrantes y Refugiados es una ayuda de la Iglesia para acompañar a los Refugiados, a aquellos que se ven obligados a migrar o son víctimas de la trata de personas.

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
“Llamar a Dios Abbá es más íntimo que llamarlo Padre” Papa Francisco.
Video del Papa. Para que los fieles laicos cumplan su misión específica
Francisco explica el octavo mandamiento: no mentir. Implica vivir según la verdad.

Deja tu comentario

*