Tiempo Ordinario

Si día y noche oro, oro y oro… tendré un tesORO. XXIX Domingo T.Ordinario,Ciclo C.

Comparte

Vive la Pascua Dominical en la Eucaristía en Casa y en la Parroquia.

Si día y noche oro, oro y oro… tendré un tesORO

Lc 18, 1-8. El Evangelio del próximo Domingo es una invitación a ser “pesados” con la oración. Si nos da por algo, no nos olvidamos de aquello que nos gusta, pero me temo que, con la oración, no pasa igual. Aficionados al fútbol, al cine, a series de TV con cierto éxito, a… Pero, ¿somos profundamente “aficionados” a la oración?  El dibujo es profundamente inspirados: Si día y noche oro, oro y oro… tendré un tesORO.

En el Evangelio aparece el ejemplo de un viuda insistente que termina por conseguir aquello que pide. Hay que orar siempre, sin desánimo, con el mismo empuje que la viuda. Y orar en todo momento. Pero, para que toda la vida sea oración, hemos de tener también momentos cuidados de encuentro con el Señor. Él nos cuida, somos -como dice Fano- “sus niños mimados”. Pidamos, que Él no nos defraudará, siempre endulzará nuestra vida con su amor incondicional.

Un ejercicio práctico. Miremos las horas del reloj. Puedes preguntarte: ¿y yo cuándo rezo?, ¿cómo rezo?, ¿es de calidad mi oración?, ¿utilizo la Palabra?, ¿qué puedo hacer por mejorar mi oración? Y no nos olvidemos de orar por los que más sufren y pasan por los peores tragos.

Fuente: Dibujo: Patxi Velasco FANO – Texto: Fernando Cordero, ss.cc.

Orar para no desfallecer – 29º Domingo Tiempo Ordinario, Ciclo C

Lc 18,1-8. La fe de la viuda del Evangelio es un ejemplo para todos. Tenía fe y confianza en que se haría justicia con ella. A menudo, en el día a día nos cuesta pararnos y hablar con el Padre. Y muchas veces, cuando lo hacemos, tenemos cierta sensación de abandono…¿Dios nos escucha? Siempre. No debemos dejar de hablar con él, de tener confianza en que escucha y ve a través de nosotros. Necesitamos acrecentar nuestra vida de fe y nuestra relación con el Señor, abrir los ojos y el corazón a los demás y salir a su encuentro. ¿Qué personas de tu alrededor te recuerdan a esa viuda perseverante y confiada? ¿A qué personas de mi alrededor puedo salir al encuentro? Damos gracias a Dios y nos comprometemos, una vez más, con su proyecto.

Fuente: Editorial Verbo Divino – EVD.

Loading

Comparte
SHARE
Sacerdote católico y agustino (OSA). Pedagogo, educador, evangelizador digital. Aljaraque (Huelva) España. Educación: Universidad Pontificia Comillas.
View Website
ENTRADAS RELACIONADAS
21º Domingo del Tiempo Ordinario: Tu Palabra nos eleva al Cielo.
Llena tu lámpara. XXXII Domingo del Tiempo Ordinario. Ciclo A.
En el cielo todo será distinto. XXVI Domingo Tiempo Ordinario, Ciclo C.

Deja tu comentario

*