Tiempo Ordinario

Ser constantes en la oración. XVII Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo C.

Comparte

Vive la Pascua Dominical en la Eucaristía en Casa y en la Parroquia.

Lc 11,1-13. La invitación que nos hace el Evangelio a orar, a través del Padre Nuestro, nos anima a acercarnos al Corazón del Padre, que nos regala su amor y siempre está disponible para lo que necesitemos.

La insistencia en la oración es importante. Igual que insiste el que necesita algo en una urgencia, así también nosotros hemos de practicar la constancia. Ser constantes en nuestras relaciones con Dios, porque Él siempre nos espera y nos cuida. Démosle el alegrón de cuidar nuestra oración, nuestro contacto con Él, de manera íntima, como se trata a un amigo y nos enseña Teresa de Jesús.

Fuente: Dibujo: Patxi Velasco FANO – Texto: Fernando Cordero, ss.cc.

Trascender – 17º Domingo Tiempo Ordinario, Ciclo C

Lc 11,1-13. Dios nos mira con ternura, atiende nuestra vida. Pero tenemos que estar activos haciendo lo posible para acoger su amor y entrega. Hay que pedir para que se nos dé, buscar para encontrar y llamar para que se nos abra. Nuestra oración siempre es escuchada.

Fuente: Editorial Verbo Divino – EVD.

Padrenuestro en latín, mosaico de la iglesia del Pater Noster de Jerusalén. Stanislau Lee.
Convento del Pater Noster de Jerusalén. Stanislau Lee.

 116 visualizaciones totales,  1 visto hoy

Comparte
SHARE
ENTRADAS RELACIONADAS
Amor sin méritos. Su medida es amar sin medida. 25º Domingo T.O.-A.
Más que hacer, dejarse hacer. Domingo XVI del T.O. Ciclo C.
El Corazón de Jesús para los sencillos. 14º Domingo T.O.-A.

Deja tu comentario

*