Amigos Discipulado

Santo Tomás, apóstol. No seas incrédulo sino creyente. «Señor mío y Dios mío».

Comparte

Santo Tomás, 3 de julio, explicado por Benedicto XVI.

Inspirándose en el apóstol TomásBenedicto XVI recomendó a los creyentes tener valor para decir Dios «no te entiendo», «ayúdame a comprender», en los momentos de incertidumbre.

«De este modo –aclaró–, con esta franqueza, que es el auténtico modo de rezar, de hablar con Jesús, expresamos la pequeñez de nuestra capacidad para comprender, pero al mismo tiempo asumimos la actitud de confianza de quien espera luz y fuerza de quien es capaz de dárselas». El Santo Padre dedicó la audiencia general a presentar la figura del apóstol conocido sobre todo por sus dudas tras la resurrección de Jesús. Con esta audiencia general, en la que participaron unos 30.000 peregrinos, el pontífice continuó la serie de catequesis sobre los doce apóstoles y los orígenes de la Iglesia.

El obispo de Roma recordó los pasajes en los que los evangelios hablan de este apóstol, conocido como «el mellizo». En particular, mencionó la Última Cena, cuando Jesús anuncia que tras su partida preparará un lugar para que los discípulos también estén con Él; y especifica: «Y adonde yo voy sabéis el camino» (Juan 14, 4).

Entonces, Tomás, interviene diciendo: «Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?». Jesús le respondió con la famosa definición: «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida».

«Cada vez que escuchamos o leemos estas palabras, podemos ponernos con el pensamiento junto a Tomás e imaginar que el Señor también habla con nosotros como habló con él», recomendó el Papa a los fieles en una bella mañana de sol en la plaza de San Pedro del Vaticano.

Al mismo tiempo, sugirió, «su pregunta también nos da el derecho, por así decir, de pedir explicaciones a Jesús». «Con frecuencia no le comprendemos –reconoció–. Debemos tener el valor de decirle: no te entiendo, Señor, escúchame, ayúdame a comprender».  El Papa también recordó la escena de incredulidad de Tomás, que tuvo lugar después de la resurrección, cuando el mismo apóstol dijo: «Si no veo en sus manos la señal de los clavos y no meto mi dedo en el agujero de los clavos y no meto mi mano en su costado, no creeré».

Ocho días después, Jesús se aparecerá a los apóstoles, y en esta ocasión, al estar presente Tomás, le interpela directamente con estas palabras: «Acerca aquí tu dedo y mira mis manos; trae tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo sino creyente».

«Tomás reacciona con la profesión de fe más espléndida del Nuevo Testamento –aseguró elsucesor de Pedro–: “Señor mío y Dios mío”». «Porque me has visto has creído. Dichosos los que no han visto y han creído», le respondió Jesús, enunciando «un principio fundamental para los cristianos que vendrán después de Tomás, es decir, para todos nosotros», indicó. El Santo Padre concluyó presentando las tres lecciones que presenta a los cristianos la figura delapóstol Tomás.

En primer lugar, dijo «nos consuela en nuestras inseguridades»; en segundo lugar, «nos demuestra que toda duda puede tener un final luminoso más allá de toda incertidumbre»; y, por último, nos recuerda «el auténtico sentido de la fe madura y nos alienta a continuar, a pesar de las dificultades, por el camino de fidelidad a él».

Tras recordar que según la tradición Tomás evangelizó Siria, Persia y parte de la India, deseó que «el ejemplo de Tomás confirme cada vez más nuestra fe en Jesucristo, nuestro Señor y nuestro Dios».

Fuente: Primeros cristianos.

Consejos al Tomás que todos llevamos dentro.

Tocar para ver. Ver para creer.
Enrocarte en la sospecha, 
en garantías y cautelas.
Pensar mal, y acertar. 

¿De verdad quieres ese camino?

Tú, de la gente, piensa bien,
y acertarás,
aunque te equivoques.

Tú elige creer para ver.
Creer en el amor, 
que es posible, aunque a veces 
se haga el escurridizo.
Creer en el vecino, que es persona,
y siente, come, ríe y pelea,
como tú, con sus razones y sus errores.
Creer en el futuro, que será mejor
cuanto mejor lo hagamos.
Creer en la humanidad, 
capaz de grandes desatinos,
pero también de enormes logros.
Creer en la belleza, individual, 
única, que se sale de los cánones
y se encuentra en cada persona.
Creer en las heridas de Dios,
nacidas de su pasión por nosotros.

Entonces verás,
con el corazón desbocado
por la sorpresa y el júbilo,
al Señor nuestro 
y Dios nuestro
que se planta en medio,
cuando menos te lo esperas.

José María Rodríguez Olaizola

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
«La nueva presencia del Espíritu en toda la vida cristiana». Gonzalo Tejerina, Agustino.
El don divino de la amistad. Reencuentros de antiguos alumnos agustinianos.
VoluntAMaMi: Red de Amigos iMisioneros. Octavo aniversario (2011-19). ¡Únete!

Deja tu comentario

*