Papa Francisco Sacramentos

Recordar el bautismo, son nuestras raíces de la vida con Dios. Papa Francisco.

Comparte

A la hora del Ángelus, en la solemnidad del Bautismo del Señor, el Santo Padre invita a regenerar en la oración “la Evangelización y el Apostolado”, para hacer un claro testimonio cristiano, no de acuerdo con nuestros proyectos humanos, sino con el plan de Dios.

A las 12 del mediodía del 13 de enero de 2019, día en el que la Iglesia Católica celebra la Fiesta del Bautismo del Señor, con la plaza de San Pedro en el Vaticano repleta de fieles, el Papa Francisco recitó la oración mariana del Ángelus asegurando que esta fiesta es “una ocasión propicia para renovar con gratitud y convicción las promesas de nuestro Bautismo, comprometiéndonos a vivir diariamente en armonía con él”.

Hoy, día en el que finaliza el tiempo litúrgico de Navidad, “la liturgia nos llama a conocer más plenamente a Jesús, de quien recién hemos celebrado el nacimiento” expresó el Papa ante los fieles y aseguró que por esta razón el Evangelio de Lucas de hoy “ilustra dos elementos importantes: la relación de Jesús con la gente y la relación de Jesús con el Padre”.

Jesús se sumerge entre la multitud manifestando la lógica de su misión

Narrando la historia del bautismo, que fue otorgada por Juan el Bautista a Jesús en las aguas del Jordán, el Papa Francisco pide prestar atención al papel del pueblo, el cual – asegura – “no es solo un fondo de la escena, sino un componente esencial del evento” porque Jesús, antes de sumergirse en el agua, “se sumerge” en la multitud, se une a ella y asume plenamente la condición humana, compartiendo todo excepto el pecado. Un gesto con el que Jesús “manifiesta la lógica y el significado de su misión” asegura Francisco y que lleva a que hoy también sea “una Epifanía”.  

Además, el Papa puntualiza que el Espíritu Santo que desciende sobre Él en forma corporal, como una paloma “es la señal de que con Jesús comienza un nuevo mundo”, “una nueva creación que incluye a todos los que acogen a Cristo en su vida”. Y este amor del Padre – dice el Papa – que recibimos el día de nuestro bautismo, “es una llama que ha sido encendida en nuestros corazones y requiere que seamos alimentados por la oración y la caridad”.

Jesús se sumerge en comunión con el Padre para manifestar su bondad y amor por los hombres

El Santo Padre explica también el segundo elemento enfatizado por el evangelista Lucas, en el que Jesús ya bautizado, se “sumerge” a sí mismo en la oración y por tanto en comunión con el Padre. “El bautismo es el comienzo de la vida pública de Jesús” afirma el Papa, y de su misión en el mundo “como un enviado del Padre para manifestar su bondad y su amor por los hombres”. Y además, añade – “esta misión se realiza en una unión constante y perfecta con el Padre y el Espíritu Santo”.

Tenemos como misión regenerar nuestra oración de acuerdo al plan de Dios

En este sentido, Francisco asegura que la misión de la Iglesia y la de cada uno de nosotros de ser fieles y fructíferos, está llamada a “injertarse” en la de Jesús, “regenerando continuamente en la oración la Evangelización y el Apostolado, para hacer un claro testimonio cristiano, no de acuerdo con nuestros proyectos humanos, sino de acuerdo con el plan y el estilo de Dios”.

El bautismo son nuestras raíces de la vida con Dios

Después de estas palabras y de recitar la oración mariana del Ángelus, el Pontífice volvió a insistir en su invitación de ”mantener vivo y actualizado el recuerdo del bautismo”, pues es ahí donde están “las raíces de nuestra vida en Dios; las raíces de nuestra vida eterna, que Jesucristo nos dio con su Encarnación, Pasión, Muerte y Resurrección” y pidió invocar “más a menudo” al Espíritu Santo “para vivir las cosas comunes con amor, y así hacerlas extraordinarias”.

Fuente: Vatican news. Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano.

El Papa bautiza a 27 bebés y aconseja a los padres ”nunca pelear delante de ellos”.

En la solemnidad del Bautismo del Señor, el Pontífice administra el Sacramento del Bautismo a 27 bebés durante la tradicional Misa con rito baustimal presidida en la Capilla Sixtina del Vaticano.

Siguiendo la costumbre iniciada por San Juan Pablo II para recordar el día en el que Jesús fue bautizado en el río Jordán, el Papa Francisco preside una Misa con rito bautismal en la Capilla Sixtina del Vaticano y administra el Sacramento del Bautismo a 27 recién nacidos, 12 niños y 15 niñas. Durante su homilía, expresada espontáneamente, el Papa ofrece algunos consejos a los padres.

La fe se transmite en casa y se estudia en la catequesis

Los papás de los pequeños han pedido a la Iglesia la “fe” para sus hijos al inicio de la ceremonia; una fe que según el Papa Francisco tiene que ser primero transmitida en casa y luego estudiada en la catequesis: “Antes de estudiar la fe, tiene que ser transmitida y este es un trabajo que les toca ustedes. Es una tarea que hoy reciben: transmitir la fe y está se hace en casa”. En este sentido, el Papa ha puntualizado que la fe “siempre va a transmitida en dialecto”, en el dialecto “de la casa”, en el dialecto “del hogar” porque la fe se debe transmitir “con el ejemplo”.  

Enseñar a los hijos a hacer el signo de la cruz

Continuando con su homilía, el Santo Padre ha pedido a los padres que enseñen a sus hijos a hacerse el signo de la cruz: “Se les pide hacer el signo de la cruz y hacen una cosa así (gesticula) que no se entiende qué es lo que hacen” ha asegurado el Pontífice.

Evitar discutir delante de los niños

Para Francisco, en este camino de transmitir la fe “con la vida de fe”, aconseja a los papás que los niños “vean el amor de los esposos, la paz de la casa y que Jesús está ahí”. Y para que esto sea posible, pide a los adultos que “nunca peleen delante de los niños”: “Es normal que los esposos peleen, es normal, sería extraño si no lo hicieran, pero háganlo en el momento en el que ellos no estén y no escuchen, que ellos no vean, no saben ustedes la angustia que tiene un niño cuando ve pelear sus padres”.

Por último, el Santo Padre expresó tres motivos por los que los niños podían llorar durante la Ceremonia, el primero porque se sienten en un ambiente extraño, y además hace demasiado calor en la Capilla Sixtina, el segundo porque “tienen hambre” y el tercero es por lo que el Papa ha denominado “ el llanto preventivo” que es “una cosa extraña – ha dicho el Papa Francisco –porque no saben qué es lo que va pasar, pero lloran y lloran y luego se verá”. Sea el motivo que sea, el Papa pidió a los papás de “estar atentos de no cubrirlos demasiado” y si lloran, “déjenlos” aseguro el Pontífice. Además pidió a las mamás que los “lacten tranquilas” y advirtió entre risas del peligro de la “vocación polifónica” en la cual “empieza a llorar uno, y luego el otro y el otro y así se hace un coro de llanto”. “Vamos adelante en esta Ceremonia con paz pero con la conciencia de que les toca ustedes la transmisión de la fe” finalizó.

Fuente: Vatican news. Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano.

La fe se aprende en casa.

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
La Eucaristía del Domingo, fiesta de la Familia y de la Comunidad Cristiana.
Liderazgo y el Papa Francisco. ¿Qué se puede aprender de su liderazgo?
El Bautismo como signo de la fe cristiana

Deja tu comentario

*