San Agustín

Primicias de la fe, brotes de Cristo. Beatos mártires agustinos de Japón. 28 sept.

Comparte

Beatos Pedro de Zuñiga, Tomás de San Agustín y compañeros mártires agustinos de Japón.

Los primeros misioneros agustinos llegaron al Japón el año 1602. Su entusiasmo y sus sacrificios no tardaron en dar fruto. El pueblo los oía con gusto y abundaban las conversiones. La vida agustiniana atraía a los nativos, tanto que a los pocos años ya había religiosos, terciarios y cinturados de origen japonés. Pero de pronto estalló una violenta persecución contra los católicos. La prueba fue terrible, pero la naciente Iglesia japonesa la afrontó con admirable valentía y fidelidad. Fueron centenares los agustinos y agustinos recoletos –entre religiosos, cinturados y terciarios– que entre 1617 y 1637 derramaron su sangre por Cristo en medio de atroces tormentos. La liturgia de hoy recuerda a un grupo beatificado por Pío IX en 1867, compuesto por Hernando de San José y su catequista, el cinturado Andrés Yoshida, martirizados en 1617; al padre Pedro de Zúñiga, ejecutado en 1622; a fray Juan Shozaburo, a los oblatos Miguel Kiuchi Tayemon, Pedro Kuhieye y Tomás Terai, y a los terciarios Mancio Seizayemon y Lorenzo Hechizo, sacrificados en 1630; y, por fin, a los padres Bartolomé Gutiérrez, Vicente de San Antonio y Francisco de Jesús, martirizados en septiembre de 1632.

Un segundo grupo de mártires está compuesto por los recoletos Martín de San Nicolás y Melchor de San Agustín, quemados a fuego lento el 11 de diciembre de 1632 y beatificados el 23 de abril de 1989. Habían viajado voluntarios desde Filipinas al Japón a petición de los padres Francisco de Jesús y Vicente de San Antonio, que ya estaban encarcelados. En 1637, fue martirizado el primer sacerdote agustino japonés, padre Tomás Jihyoe de San Agustín, beatificado el 24 de noviembre de 2008 en Nagasaki.

La memoria de los mártires japoneses testimonia la universalidad de la vida agustiniana (proceden de cuatro países: España, México, Portugal y Japón) y la comunión de vida entre sacerdotes, hermanos y seculares agustinos, así como la común herencia de las diversas familias agustinianas.

Fuente: Agustinos Recoletos

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
XIX Marcha Mariana del Sur 2018. En la víspera del Domund. 20 octubre.
Portal ‘cantaycamina.net’, dos años y medio de «latidos de esperanza».
Santa Mónica, maestra de maternidad en «Tus hijos volverán». P.Manuel Morales.

Deja tu comentario

*