Catequesis Papa Francisco

Papa Francisco: el domingo es el día para hacer las paces con la vida. Es preciosa.

Comparte

Catequesis sobre el descanso semanal. Tercer mandamiento. 

El Papa habla del descanso: El domingo es el día para hacer las paces con la vida, que es preciosa.

“Reposo no es divertirse y ganar, sino hacer la paz con la propia vida”.

«La publicidad pinta el mundo ideal como un gran parque de diversiones, pero conduce a huir de la realidad».

Rome reports.

Antes de la audiencia general, el Papa recorrió la plaza de San Pedro en el papamóvil, acompañado de un grupo de niños. 

Luego, Francisco fue recibido en la plaza con una banda de música que le acompañó con una alegre melodía. 

En su catequesis, el Papa reflexionó sobre el mandamiento de “Santificar las fiestas”, y habló del significado del descanso. 

FRANCISCO
“El concepto de vida que hoy es dominante no se centra en la actividad o en la dedicación sino en la evasión. Ganar para divertirse, para satisfacerse. El modelo es el de una persona de éxito que puede permitirse muchos y variadas oportunidades de disfrute”.
“El hombre no ha descansado jamás tanto como hoy, y sin embargo el hombre no ha experimentado jamás tanto vacío como hoy”.

Francisco recordó que en la Biblia, el descanso de Dios se relaciona con mirar con alegría la realidad. Y que ese es el modelo del auténtico descanso.

FRANCISCO
“El domingo no es el día para borrar los demás días sino para recordarlos, bendecirlos y hacer las paces con la vida”.
“El domingo es el día para hacer las paces con la vida diciendo: la vida es preciosa. No es fácil, a veces es dolorosa, pero es preciosa”.

Con una catequesis llena de optimismo, el Papa pidió resistir la tentación de subrayar los problemas, y en su lugar contemplar las cosas buenas de la vida. 

Dijo que “la auténtica serenidad no consiste en cambiar la propia historia sino en acogerla y apreciarla”.

Rome reports.

En su catequesis, el Papa invitó a “distinguir entre el verdadero descanso y la evasión”, porque “hoy se intenta evadir la realidad buscando una diversión que oculte nuestro descontento”.

Francisco recordó que el modelo es lo que hizo Dios tras la Creación, o sea, “la alegría de Dios por su creación, que era muy buena”. Por eso, el domingo es una “jornada de contemplación y bendición, en la que acogemos la realidad y alabamos al Señor por el don de la vida, dándole gracias por su misericordia y por todos los bienes que nos concede”.

“El reposo es también un momento propicio para la reconciliación, para confrontarnos con las dificultades sin escapar de ellas, para encontrar la paz y la serenidad de quien sabe valorizar lo bueno que tiene, incluso en el lecho del dolor o en la pobreza”, concluyó.

RESUMEN DE LA CATEQUESIS DEL PAPA

Queridos hermanos:

Hoy reflexionamos sobre el tercer mandamiento: «Fíjate en el sábado para santificarlo». Se debe distinguir entre el verdadero descanso y la evasión, tan común en nuestros días. Hoy se intenta evadir la realidad buscando una diversión que oculte nuestro descontento.

El sentido del auténtico reposo lo encontramos en las palabras del Éxodo: «Dios hizo el mundo en seis días, y el séptimo descansó». Ese descanso es la alegría de Dios por su creación, que era muy buena.

Para nosotros cristianos, el día del Señor es el domingo, y en la eucaristía, que significa “dar gracias”, se encuentra el culmen de esa jornada de contemplación y bendición, en la que acogemos la realidad y alabamos al Señor por el don de la vida, dándole gracias por su misericordia y por todos los bienes que nos concede.

El reposo es también un momento propicio para la reconciliación, para confrontarnos con las dificultades sin escapar de ellas, para encontrar la paz y la serenidad de quien sabe valorizar lo bueno que tiene, incluso en el lecho del dolor o en la pobreza.

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en modo particular a los grupos provenientes de España y América Latina.

Los animo a abrir el corazón a la Providencia divina y a descubrir la profunda verdad del Salmo: «Solo en Dios descansa mi alma»; y que, junto con la Virgen María, acojamos al Espíritu Santo para seguir las huellas de Cristo en el camino de la vida.

Además de ser un momento para la contemplación y la alabanza, el reposo un momento propicio para la reconciliación, para confrontarnos con las dificultades sin escapar de ellas, para encontrar la paz y la serenidad de quien sabe valorizar lo bueno que tiene.

Vatican news – Griselda Mutual – Ciudad del Vaticano.

En la catequesis durante su Audiencia General en el miércoles 5 de setiembre el Papa Francisco continuó reflexionando sobre los diez mandamientos, y se centró en el tercero de ellos, aquel que habla del descanso semanal. Descansar no es fácil, – dijo – porque hay un descanso falso y descanso verdadero. “¿Cómo reconocerlos?”, preguntó.

El concepto hodierno de descanso mira a la evasión

En primer lugar el Santo Padre posó su pensamiento en la sociedad de hoy, sedienta de diversión y de vacaciones, con una publicidad que diseña el mundo ideal como “un gran parque de juegos donde todos se divierten”, cuya “imagen modelo” es la de una persona de éxito que puede permitirse amplios y diversos espacios de placer.

Se trata, advirtió el Papa, de “una mentalidad que hace caer en la insatisfacción de una existencia anestesiada por la diversión que no es descanso, sino alienación y fuga de la realidad”.

“¡El hombre no ha descansado nunca tanto como hoy, y sin embargo el hombre nunca ha experimentado tanto vacío como hoy!”

El descanso visto desde otra luz

Dios, en el Decálogo, muestra otra luz de lo que es el descanso, que es “la contemplación y la alabanza”. “Al descanso como fuga de la realidad, el Decálogo opone el descanso como bendición de la realidad”, añadió.  

“Para nosotros cristianos, el día del Señor es el domingo, y en la eucaristía, que significa ‘dar gracias’, se encuentra el culmen de esa jornada de contemplación y bendición, en la que acogemos la realidad y alabamos al Señor por el don de la vida, dándole gracias por su misericordia y por todos los bienes que nos concede”.

El reposo es el momento propicio para la reconciliación

El Papa puso en guardia sobre cuán facil es doblegar el corazón a la infelicidad, subrayando los motivos de descontento, mientras que en cambio la bendición y la alegría implican una apertura al bien. Un bien que no se impone sino que se elige, como la paz.

“La verdadera paz – afirmó Francisco – no es cambiar la propia historia, sino acogerla y valorizarla”. Y así, “el reposo es también un momento propicio para la reconciliación, para confrontarnos con las dificultades sin escapar de ellas, para encontrar la paz y la serenidad de quien sabe valorizar lo bueno que tiene, incluso en el lecho del dolor o en la pobreza.”

El Señor nos dice “elige la vida”

Tras recordar las palabras del Señor en el Deuteronomio (30,19) que nos impulsa a elegir la vida, el Papa puso a la reflexión de los fieles una última pregunta: ¿Cuándo se vuelve bella la vida? Y respondió: 

“Cuando se comienza a pensar bien de ella, cualquiera sea nuestra historia”.

En la conclusión de su catequesis en español el Papa animó “a abrir el corazón a la Providencia divina y a descubrir la profunda verdad del Salmo: «Solo en Dios descansa mi alma»; y que, junto con la Virgen María, acojamos al Espíritu Santo para seguir las huellas de Cristo en el camino de la vida”.

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
“Acompañar en los primeros pasos en la fe», material del Arzobispado de Valencia.
Su Santidad en Lituania: “Sed jóvenes en camino, no de laberinto”.
El Papa explica en la audiencia otras formas de “matar”: el insulto, el desprecio.

Deja tu comentario

*