Catequesis

Nuevo camino catequético para niños ‘Viens suis-moi’, «Ven y sígueme».

Comparte

Portada: Un momento de oración con niños según el método de Ven, Sígueme, en San Carlos Borromeo. Foto: Montserrat Urigüen.

La Parroquia San Carlos Borromeo de Villanueva de la Cañada (Madrid) lleva dos años implementándolo.

Esta modalidad catequética está desarollada por el instituto secular Notre Dame de Vie (Nuestra Señora de la Vida) con numerosos frutos. A través de la belleza, de las imágenes y de la espiritualidad, Notre Dame de Vie ha ayudado a integrar en la formación de los niños la oración y el catecismo, desde la conciencia de que, si el niño tiene experiencia de Dios, querrá después formarse por el interés que se ha suscitado en él.

La catequesis infantil que está cambiando una parroquia.

La evangelización es para todos: todos se benefician de ella y todos pueden realizarla. Por eso, en el Congreso de Evangelización de Getafe habrá también proyectos orientados a niños, como Ven, Sígueme, creado por el instituto de vida religiosa francés Notre Dame de Vie, adaptando la espiritualidad de su fundador, el beato María Eugenio del Niño Jesús.

Su coordinadora en la parroquia San Carlos Borromeo, de Villanueva de la Cañada, es Montse Urigüen:

«La catequesis como la estábamos haciendo no daba para más. Se entendía como una transmisión de conocimientos. Pero sin un encuentro con el Señor, sin un diálogo con Él, eso no sostiene la vida».

Un sacerdote francés que estaba en su parroquia, el padre Laurent, le habló de este itinerario. Pasó un año conociéndolo, y empezó a trabajar con él en su grupo de catequesis, con ayuda de una formadora francesa. Luego lo adoptaron otras catequistas, y este año ya funcionarán así los más de 20 grupos de la parroquia.

Ven, Sígueme está estructurado para tocar los temas de catequesis en un ambiente de oración. Se recibe a los niños con música, en un aula despejada en la que se van encendiendo velas. Se lee un fragmento corto y adaptado de la Escritura, y se trabaja con preguntas. «No para ver si lo han entendido –matiza Urigüen–, sino sobre lo que les ha suscitado. Después se quedan en silencio, y cada uno puede orar el tiempo que desee» delante de un árbol de madera. A continuación, en otro espacio, se trata el mismo tema mediante una actividad. De ahí sale un objeto que se llevan a casa.

Desde que se atrevieron a cambiar el chip, en San Carlos Borromeo «han pasado cosas maravillosas». Primero, «se despertó entre las catequistas un deseo de saber más y de entrar más en diálogo con el Señor». También ha enganchado a los niños, que «al llegar a casa entran en diálogo con los padres». «Algunas madres nos empezaron a decir que lo que les decían sus hijos les había hecho pensar». Varias han empezado a acudir a la formación de catequistas y se han incorporado al equipo. «Y, en general, en toda la parroquia nos hemos dado cuenta de la necesidad de hacer lectio divina y oración. Y han surgido varios grupos de Biblia».

Fuente: Alfa y Omega. Fecha de Publicación: 26 de Septiembre de 2019.

Más info:

Viens suis-moi. Camino para la catequesis.

Curso intensivo de formación para catequistas sobre el método de catequesis «Ven, sígueme» («Viens, suis-moi») el 19 de octubre de 2019.

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
Life Teen European Training 2018 y experiencias.
«Catequesis familiares» para despertar a la fe. Nuevos aires de renovación.
Los siete dones del Espíritu Santo, símbolo de plenitud y totalidad

Deja tu comentario

*