Adviento-Navidad

Nacerá en la Inocencia Inmaculada. Segundo Domingo de Adviento.

Comparte

Vive la Pascua Dominical en la Eucaristía Parroquial.

El ángel anuncia a María el Dios de la vida al que esperamos.

El Mesías nace en la Inmaculada, limpia y pura entraña de María.

Lávanos, haznos inocentes y puros como María para poder recibirte.

Fuente: Revista 21. Dibujo: Patxi Velasco FANO – Texto: Fernando Cordero,ss.cc.

Rompiendo límites

Lc 1,26-38. Muchas veces nos situamos en la vida «desde fuera», como observadores que ven la realidad desde unos criterios más o menos comunes. El creyente es el que es capaz de «meterse en la vida» y romper los límites para vivir la vida desde Dios.

Oración a la Inmaculada* – Papa Francisco (8/12/2013)

Virgen Santa e Inmaculada,
a Ti, que eres el orgullo de nuestro pueblo
y el amparo maternal de nuestra ciudad,
nos acogemos con confianza y amor.

Eres toda belleza, María.
En Ti no hay mancha de pecado.

Renueva en nosotros el deseo de ser santos:
que en nuestras palabras resplandezca la verdad,
que nuestras obras sean un canto a la caridad,
que en nuestro cuerpo y en nuestro corazón brillen la pureza y la castidad,
que en nuestra vida se refleje el esplendor del Evangelio.

Eres toda belleza, María.
En Ti se hizo carne la Palabra de Dios.

Ayúdanos a estar siempre atentos a la voz del Señor:
que no seamos sordos al grito de los pobres,
que el sufrimiento de los enfermos y de los oprimidos no nos encuentre distraídos,
que la soledad de los ancianos y la indefensión de los niños no nos dejen indiferentes,
que amemos y respetemos siempre la vida humana.

Eres toda belleza, María.
En Ti vemos la alegría completa de la vida dichosa con Dios.

Haz que nunca perdamos el rumbo en este mundo:
que la luz de la fe ilumine nuestra vida,
que la fuerza consoladora de la esperanza dirija nuestros pasos,
que el ardor entusiastadel amor inflame nuestro corazón,
que nuestros ojos estén fijos en el Señor, fuente de la verdadera alegría.

Eres toda belleza, María.
Escucha nuestra oración, atiende a nuestra súplica:
que el amor misericordioso de Dios en Jesús nos seduzca,
que la belleza divina nos salve, a nosotros, a nuestra ciudad y al mundo entero. Amén.

Oración del Papa Francisco ante la Inmaculada en Roma (8/12/2019)

Oh María Inmaculada,
nos reunimos a tu alrededor una vez más.
Cuanto más avanzamos en la vida,
más aumenta nuestra gratitud a Dios
por habernos dado como madre, que somos pecadores,
tú que eres la Inmaculada.
Entre todos los seres humanos, usted es la única
preservada del pecado, como la madre de Jesús, el
Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.
Pero este privilegio único
suyo se le otorgó por el bien de todos nosotros, sus hijos.
De hecho, al mirarte, vemos la victoria de Cristo,
la victoria del amor de Dios sobre el mal:
donde abundaba el pecado, es decir, en el corazón humano, la
gracia era sobreabundante,
por el suave poder de la Sangre de Jesús. ¡
Tú, Madre, recuérdanos que somos pecadores,
pero ya no somos esclavos del pecado!
Tu Hijo, con su sacrificio,
ha roto el dominio del mal, ganó el mundo.
Esto le dice a tus generaciones tu corazón
tan claro como el cielo donde el viento ha disuelto cada nube.

Y entonces nos recuerdas que no es lo mismo
ser pecador y ser corrupto: es muy diferente.
Una cosa es caer, pero luego, arrepentido,
levantarse nuevamente con la ayuda de la misericordia de Dios
Otra cosa es la connivencia hipócrita con el mal,
la corrupción del corazón, que es impecable por fuera,
pero por dentro está lleno de malas intenciones y mezquino egoísmo. .
Su pureza clara nos recuerda la sinceridad, la
transparencia y la simplicidad.
¡Cuánta necesidad tenemos de ser liberados
de la corrupción del corazón, que es el peligro más grave!
Esto nos parece imposible, somos tan adictos
y , sin embargo, está a la mano. Solo mira hacia arriba
¡a la sonrisa de tu madre, a tu belleza virgen,
a sentir de nuevo que no estamos hechos para el mal,
sino para el bien, para el amor, para Dios!

Por esta razón, oh Virgen María,
hoy te encomiendo a todos aquellos que, en esta ciudad
y en todo el mundo, están oprimidos por la desconfianza,
por el desánimo por el pecado;
aquellos que piensan que para ellos no hay más esperanza,
que sus faltas son demasiadas y demasiado grandes,
y que Dios ciertamente no tiene tiempo que perder con ellas.
Te los confío, porque no solo eres una madre
y, como tal, nunca dejas de amar a tus hijos,
sino que también eres la Inmaculada, llena de gracia,
y puedes reflejar
un rayo de luz de Cristo en la oscuridad más espesa. resucitado.
Él, y solo Él, rompe las cadenas del mal,
libre de las adicciones más implacables,
se derrite de los lazos más criminales,
suaviza los corazones más endurecidos.
Y si esto sucede dentro de las personas,
¿cómo cambia la faz de la ciudad?
En pequeños gestos y grandes elecciones, los
círculos viciosos se vuelven gradualmente virtuosos,
la calidad de vida mejora
y el clima social es más transpirable.

Te damos gracias, Madre Inmaculada,
por recordarnos que, por el amor de Jesucristo,
ya no somos esclavos del pecado,
sino libres, libres de amar, de amarnos,
de ayudarnos unos a otros como hermanos, aunque diferentes entre nosotros
, gracias. Dios diferente de nosotros!
Gracias porque, con su sinceridad, nos alienta a
no avergonzarnos del bien, sino del mal;
ayúdanos a mantener alejado al maligno,
que por engaño nos atrae a sí mismo, en agujas de la muerte;
danos el dulce recuerdo de que somos hijos de Dios,
Padre de inmensa bondad,
fuente eterna de vida, belleza y amor. Amén.

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
“Se armó el Belén”, una película contada por los animales del pesebre. Navidad.
Jesús ¿quién eres tú? Pobre, inmigrante, refugiado, en Belenes del siglo XXI.
Villancicos desde Andalucía para cantarle a Jesús, el Niño Dios. Te esperamos.
1 comentario
  • Ana Muñoz
    7 diciembre, 2019 al 12:06 pm

    Sólo con un corazón puro e inmaculado como el de un niño se puede sentir la extraordinaria grandeza de este tiempo litúrgico en el que estamos esperando el nacimiento de nuestro Dios encarnado en un precioso bebé.

Responder a Ana Muñoz Cancelar la respuesta

*