San Agustín

Museo Oriental de los Agustinos de Valladolid, punto de encuentro

Comparte

Museo Oriental: Un punto de encuentro con extremo oriente

Museo Oriental. El sueño del almirante Colón era encontrar esas tierras extraordinariamente ricas de Catay (China) y Cipango (Japón) de las que hablaba Marco Polo en su «Libro de las Maravillas», escrito en 1298. Soñando también con entrar en esas lejanas regiones, viajaron hacia el Extremo Oriente, misioneros y soldados, comerciantes y aventureros.

A Filipinas llegó Fr. Andrés de Urdaneta y otros cuatro agustinos en 1565, siendo los primeros evangelizadores de las islas. Martín de Rada y Jerónimo Marín, también agustinos, viajaron a China en 1575, al frente de una embajada, siendo los primeros españoles en visitar el «País del Centro». Los agustinos Francisco Manrique y Mateo Mendoza llegaron a las costas de Japón en 1584. Tras sus huellas, durante cuatro siglos, les seguirán más de 3.000, de los cuales 2.000 saldrían de la casa de los Agustinos de Valladolid.

Fruto de esta aventura misionera, larga e intensa, es el Museo Oriental, fundado en 1874. Su sede es el Real Colegio de PP. Agustinos, construido a partir de 1759, con planos de Ventura Rodríguez. Las actuales instalaciones del museo fueron inauguradas por SS. MM. los Reyes de España, Don Juan Carlos I y Doña Sofía, el 12 de octubre de 1980. Consta de 18 salas de arte chino, filipino y japonés, que constituyen la mejor colección de arte oriental existente en España.

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
La Promoción 1993 del CSA Sevilla celebra su ‘Encuentro de Plata’.
Carta del Prior General de los Agustinos a los Jóvenes
Agosto: mes dedicado a san Agustín. Alegría y alabanza.
1 comentario
  • Laura Liguori
    20 mayo, 2018 al 11:24 pm

    Tuve la suerte de visitar el museo oriental de los agustinos. Un sitio repleto de paz, de armonía, conversando con sacerdotes muy majos, donde me sentí muy bien acojida. Gracias Señor, por haberme permitido, llegar por San Agustín a ese sitio. Siempre, de una manera u otra, llego al maestro, esté donde esté.
    Saludos y bendiciones.

Responder a Laura Liguori Cancelar la respuesta

*