Catequesis Jóvenes

«Life Teen», catequesis con adolescentes y jóvenes. Método catequético innovador.

Comparte

Portada: Life Teen European Training 2020.

Testimonios para una nueva evangelización.

Life Teen es un método de formación catequética que quiere ayudar a los adolescentes a tener un encuentro personal con Cristo. 100% joven; 100% fiel al magisterio de la Iglesia Católica.

Life Teen Spain

Life Teen European Training 2020.

Testimonio de Jordi Massegú, responsable de Life Teen España.

Conferencia de Jordi Massegú, responsable en España de Life Teen. Acompaña y forma a parroquias que empiezan y ofrece formaciones a las distintas diócesis españolas para mejorar la pastoral juvenil, obteniendo a su vez una fotografía de las distintas realidades de la Iglesia española.

«La pastoral juvenil presenta nuevos retos y también nuevas oportunidades. Life Teen es un método catequético llegado de los Estados Unidos y presente en más de 100 parroquias en España que consigue conectar con el joven actual, a través de catequesis dinámicas y experienciales, construye cultura evangelizadora entre los catequistas y ayuda a acercar a los jóvenes a Cristo. Descubriremos los secretos, cómo implementarlo y porqué Life Teen da respuesta a las necesidades de la cultura joven actual».

Mi aventura en «Life Teen». El comienzo de un camino apasionante en Rociana del Condado (Huelva).

Me llamo Ana Muñoz y soy catequista en la parroquia de Rociana del Condado. Toda esta historia empezó el verano del año pasado 2019 cuando el párroco de mi pueblo me propuso cambiar mi grupo de catequesis e incorporarme a otro nuevo grupo en el que se iba a empezar con una nueva metodología, al parecer bastante novedosa.  Y yo, obviamente no me pude negar, aunque ello supusiera tener que cambiar de compañeros y “abandonar” a mis antiguas compañeras de grupo, que más que compañeras se habían convertido en amigas y en familia.

Pero ahí estaba yo, dispuesta a enfrentarme a este nuevo reto incierto que me estaban proponiendo. Me informaron que la nueva metodología con la que íbamos a empezar a trabajar se llamaba “Life Teen” y venía de América. También me  comentaron que era muy dinámica tanto para los catequistas como para los jóvenes y que estaban obteniendo muy buen resultado en las parroquias en las que se estaban implantando.

Y con poco más de esta información me aventuré a convertirme en una catequista “Life Teen”. En octubre del año pasado empecé con mi nuevo grupo de compañeros (ya amigos) catequistas, comenzamos a trabajar con los jóvenes y nos empezamos a sumergir en la aventura que supone trabajar con “Life Teen”.

Esta metodología está pensada para los jóvenes que están preparándose para su Confirmación o para jóvenes que ya la han recibido y desean ser acompañados en el camino de la fe.

El objetivo de “Life Teen” es que estos jóvenes puedan tener un encuentro real con Jesús y puedan empezar a verlo no como un ser etéreo y lejano sino como un amigo real, leal y cercano que siempre los acompañará tanto en los buenos como en los malos momentos.

Para la consecución de este objetivo, las sesiones de catequesis de “Life Teen” son muy entretenidas y motivadoras. Cada tema parte con una o varias dinámicas muy ilusionantes para los jóvenes, en las que se trabaja en equipo, se sigue con la exposición del tema en cuestión, para luego  profundizarlo en pequeños grupos y finalmente nos ayudamos de la oración para que todo lo trabajado a lo largo de la unidad quede interiorizado en los chicos… y en los catequistas.

Este año con esta nueva metodología tenemos trabajo extra porque para preparar todas las sesiones hay que estar muy coordinados entre todos nosotros. Además de la preparación del temario, tenemos que habilitar  “físicamente” el espacio y acondicionarlo hasta convertirlo cada semana en un espacio diferente donde se desarrollen las dinámicas de cada grupo.

Este trabajo extra también se debe a que este año tenemos dos grupos de catequesis diferentes, uno de chicos de sexto curso de primaria y otro de primer curso de secundaria, por lo que el trabajo y el tiempo requerido se duplica.

Actualmente somos un grupo de siete catequistas adultos acompañados de otros tantos jóvenes que vamos incorporando al grupo de catequistas. Ellos nos ayudan en nuestro trabajo y sobre todo aportan un punto de cohesión con los jóvenes que reciben las sesiones de catequesis. Entre los dos grupos estamos trabajando con unos ochenta jóvenes, lo cual no está mal.

De momento estamos dando nuestros primeros pasos con mucha ilusión porque creemos que el método puede aportar una visión más amena, dinámica, motivadora e ilusionante a las sesiones de catequesis para jóvenes. Esperamos que esta nueva visión les ayude a querer seguir en el camino hacia el descubrimiento de Jesús y  lo puedan ver como un amigo cercano a ellos.

Animo a otras parroquias a que se unan a la iniciativa, porque aunque requiere un esfuerzo extra por parte del grupo de catequistas, si se consigue el objetivo buscado seguro que el esfuerzo tendrá su recompensa y habrá merecido la pena.

Testimonio de Eduardo y Silvia (Burgos)

Tras el encuentro europeo de agentes de pastoral de Life Teen acontecido en Montserrat el pasado fin de semana, dos catequistas de San Cosme y San Damián de Burgos, Silvia Martín y Eduardo María, nos detallan todos los secretos de este proyecto, que triunfa entre los adolescentes.

Fuente: COPE Burgos. A partir del minuto 14′.

LifeTeen, ya en 140 parroquias de España, trabaja ahora por formar catequistas con fe ardiente.

LifeTeen es un método de catequesis y evangelización juvenil en pleno crecimiento en España. Llegó en 2011 desde Estados Unidos a la parroquia del Santo Espíritu de Tarrasa; en 2017 ya estaba en 60 parroquias españolas, y hoy, en febrero de 2020, en unas 140. A nivel mundial, se aplica en más de 1.800 parroquias, sobre todo en EEUU. Hay, por lo tanto, más de 60 parroquias españolas que llevan 3 o más años con el método y lo han ido ampliando y adaptando según sus infinitas circunstancias.

De fondo hay tres necesidades eclesiales: 

– hay aún en muchas parroquias algunos jóvenes adultos generosos, dispuestos a ser catequistas, pero les falta mucha formación y espiritualidad; LifeTeen les aporta ambas cosas y los va convirtiendo en comunidades parroquiales de discípulos de Jesús; aprenden a crecer juntos, sirviendo a los adolescentes 

– hay además adolescentes, de 12 a 17 años, que están a punto de dejar la Iglesia; es la edad a la que se deja; algunos esperan a hacer la Confirmación antes de desaparecer para siempre; LifeTeen crea lazos entre ellos, con los catequistas, con la parroquia y con Dios; muchos perseverarán hasta la edad adulta, cuando podrán empezar a servir a Dios por decisión propia

– la tercera necesidad es llegar a los adolescentes alejados, quizá bautizados, pero que ya no se acercan a la parroquia; LifeTeen es divertido y «guay» y los adolescentes que acuden invitan a sus amigos; no les avergüenza hacerlo y muchos perseveran. 

Del 13 al 15 de febrero se reunieron en Montserrat más de 200 catequistas (la mayoría de entre veinte y treinta años) y unos 50 sacerdotes llegados de 10 países europeos para el Encuentro Europeo de LifeTeen. Los novatos, recibieron una formación para entender el método LifeTeen y empezar a implantarlo en sus parroquias. Pero a los veteranos, con charlas y actividades distintas, se les habló poco de LifeTeen: se les habló más bien de pasión por evangelizar, por amar a los adolescentes y por crecer en santidad y en amor a Cristo. 

Hay muchos problemas prácticos que pueden darse en una parroquia: demasiados niños, pocas salas parroquiales, pocos catequistas adecuados, párrocos que no entienden mucho, falta de músicos o de jóvenes… pero cada parroquia puede ir encontrando soluciones si trabaja el amor a los chavales y a Dios

En casi la mitad de las parroquias de España que hacen LifeTeen ya conocen la «técnica» y el «método»: ahora se trata de que ese catequista de 20 o 24 años que fue más o menos reclutado para servir en su iglesia, sea un enamorado de Dios, un verdadero discípulo a los pies de Jesús Maestro, un hermano mayor acompañante que hará falta a chavales que viven un mundo con mil amigos virtuales y pocos reales. Y en LifeTeen son los laicos entusiastas de Jesús los que contagian a otros laicos

Cultivar un corazón misionero 

Mark Berchem, fundador en los años 80 de NetMinistries, un sistema de apostolado católico que ha llegado a 2 millones de adolescentes en EEUU, habló de cómo el catequista debe tener «corazón misionero». Recordó que «corazón no son los sentimientos», sino «el espacio profundo en nuestro interior donde tomamos decisiones». En realidad, tu corazón son tus decisiones, insistió. 

Después recordó el objetivo de todo en la Iglesia. «Gaudium et spes, 3, dice: ‘la Iglesia tiene solo un objetivo, llevar adelante el trabajo de Cristo bajo la guía del Espíritu; Cristo entró en el mundo para dar testimonio de la verdad, para rescatar y no sentarse a juzgar”. 

Y después pidió más catequistas y más compromiso, citando a Juan Pablo II en Christifidelis Laici, 3: «si la falta de compromiso es siempre inaceptable, los tiempos actuales lo hacen más aún. No es permisible permanecer ocioso».

Señaló a continuación 5 elementos que llevan a tener un «corazón misionero«

1- Querer la santidad
Consiste en crecer en la plenitud de vida, ser cada vez como Jesús, que la gente al tratar a un cristiano dude: “¿ese es Fulano o es Jesús?” 

2- Orar
«Debemos ser gente que reza mucho; aprender a rezar es la clave para aprender quién es Jesús; no es lo mismo “saber mucho de Jesús” que “conocer de cerca a Jesús”, tratarnos con Él»

3- Reconocer la Primacía de la Gracia
«Tenemos que reconocer que es la Gracia de Dios la que nos mueve; que Dios nos elige y capacita y lo hace posible»

4- Proclamar el Evangelio con confianza
«El Evangelio es poderoso, es Jesús quien cambia y toca a las personas; si proclamas con fuerza, si pides el fuego del Espíritu Santo, Dios actuará». 

5- Ser testimonio de amor
«La gente necesita ver que nos amamos unos a otros, que amamos a los demás; sin amor, las charlas, organizaciones, etc… no son nada». 

Berchen, que a través de NetMinistries ha conseguido que más de 3.000 jóvenes adultos fueran misioneros a tiempo completo durante un año, exhortó: «Nunca fue más importante para la Iglesia, en toda la Historia, que los jóvenes fueran misioneros, de distintas formas, en parroquias, movimientos, a tiempo completo o en la vida cotidiana. Toma la decisión de rezar cada día y pide que Dios te conceda esas 5 cosas». 

A por los adolescentes desconectados

Steve Allgeyer, veterano vicepresidente de LifeTeen, exhortó a párrocos y catequistas a tener pasión no sólo por los chicos de sus parroquias, sino también por los alejados de la fe, y a tratar de llegar a ellos. Planteó 4 cuestiones al respecto: 

1- No les esperes: ve a buscarlos… y conoce sus nombres

 «Los chicos no leen en el boletín parroquial, ni el Facebook parroquial. Hay que perseguirles e invitarles. A los que aún van a misa, hay que saludarlos, mencionarlos por sus nombres, que vean que los reconocemos y nos alegramos». 

2- Prepárate para ser interrumpido… en itinerarios, programas, planes…

«La Iglesia Católica tradicionalmente ha sido muy ordenada en sus itinerarios y planificaciones: edades de comunión, confirmación, etc… Pero para servir a los adolescentes de hoy hemos de ser capaces de dejarnos interrumpir: nos interrumpen para hacer preguntas, por ejemplo, sobre temas que a lo mejor no son ni el del día. Hemos de ser capaces de responder en ese momento, dar respuestas ya. Y hay que tratarlos uno a uno. ¿Y si una adolescente en la catequesis está llorando porque ha roto con su novio? ¡Llevaban 2 semanas juntos y para ella es todo su mundo, que se ha hundido, y dice que nunca volverá a amar, etc! Y hemos de poder escucharla o juntarla con la catequista adecuada en ese mismo momento».

3- Enseña a los chicos estas 3 cosas básicas

Que Dios les ama a cada uno, que Dios nunca les abandonará porque Cristo ha muerto por cada uno, y que Cristo hoy está vivo y actúa con el Espíritu Santo en la vida de cada uno  

4- Trabajamos para convertir, no para condenar 

«Cada día tenemos que mirar dónde está nuestro corazón, si está orientado a Dios: ahí está la conversión. Todos necesitamos esa conversión. Trabajamos para crecer todos en la conversión, no en andar condenando unos a otros y criticando unos a otros. El evangelizador hoy ha de poder salir de su círculo de comodidad; por ejemplo, ha de poder decir a unos turistas aquí en en Montserrat “¿queréis que os haga una foto? Estoy aquí para un encuentro de oración, ¿queréis que rece por alguna cosa que os preocupa? Es un ejemplo del tipo de actitud que se necesita hoy si queremos contactar con alejados» 

Cada adolescente es valioso… y santo en potencia

En otra charla, recordó que los adolescentes son capaces de una fe fuerte y santa, y puso el ejemplo de San José Luis Sánchez del Río, el «niño cristero», torturado y asesinado en la Guerra Cristera cuando tenía 14 años. Podía haberlo evitado, pero se mantuvo firme proclamando «Viva Cristo Rey». Y su ejemplo e intercesión desde el cielo tocan a muchas personas hoy. 

«A veces uno tiende a desanimarse y piensa que para qué esforzarse con esos chicos. Pero todos los adolescentes son en realidad tierra donde hay que sembrar. Es posible cambiar el mundo muchacho a muchacho, uno a uno… Pidiendo al Señor que nos ayude, pidiendo el poder de Cristo para transformar el mundo. El mundo ignora lo que Dios enseña, pero con nuestras vidas podemos enseñar ‘viva Cristo Rey’«.

La importancia de la Eucaristía: para centrarse en Dios  

Todas las sesiones de LifeTeen finalizan con un rato en la capilla ante el Sagrario o el Santísimo expuesto. Se canta y se alaba al Señor y se le contempla y se le pide su Gracia. Es necesario insistir porque no es lo mismo «hablar de Dios» que «mostrar a Dios». Jordi Massegú, responsable de  LifeTeen para toda España, citó a un instagrammer especializado en cocina fácil: “No es lo mismo que te hablen de algo que experimentarlo, dice Gypsy Chef».

«Como catequista tenemos que hablar de que Dios te ama o me ama o está en la Eucaristía. Pero lo importante es que los chavales lo experimenten. La espiritualidad eucarística hay que esforzarse por vivirla y hacer experiencia de ella. Si bajaran unos extraterrestres a misa deberían poder entender que eso es algo vital que nos transforma. Los adolescentes, que se parecen bastante a los extraterrestres, también deberían entenderlo: si un adolescente ve su catequista en misa, ¿qué entiende de su manera de estar, de rezar? Ellos se fijan en sus catequistas como en sus youtubers y en sus influencers. Quieren ver que vives la misa intensamente».

También el catequista, decisión a decisión, elige entre centrarse en Dios o centrarse en sí mismo. Si el catequista o evangelizador pone en el centro a Jesús, Dios multiplicará lo que ofrezca, como multiplicó panes y peces. 

Un campamento LifeTeen cerca de Madrid del 13 al 18 de julio

Cuando hace 8 años LifeTeen estaba presente sólo en un puñado de parroquias españolas, parecía imposible poder hacer un gran campamento adolescente «al estilo norteamericano». Se necesitaban monitores-catequistas enamorados de Cristo, que se prepararan antes, muchos chavales. Pero ya en 2019 se logró un campamento y este año se repetirá.

Los adolescentes con fe (chicos y chicas) pueden invitar a sus amigos alejados de la fe para una semana de diversión y oración. La organización pide que por cada 8 adolescentes (de 1º a 3º de ESO) su parroquia aporte un acompañante o catequista «vigilante». LifeTeen, por su parte, aporta al menos 10 o 12 catequistas misioneros que tienen entre 19 y 26 años. La información se puede leer en: lifeteen.es/summer-camp

Fuente: Religión en Libertad. Pablo J. Ginés/ReL. 18 febrero 2020.

Catequistas de LifeTeen de la parroquia Cristo Sacerdote, la primera en adoptar el método en Madrid.

Entradas relacionadas en esta web

Life Teen European Training 2018 y experiencias.

LifeTeen, método parroquial para jóvenes, de 1 a 100 parroquias en 7 años.

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
El Papa explica los efectos del sacramento de la Confirmación.
Presentación del «Despertar religioso en familia» en la Arquidiócesis de Madrid.
Primeras Comuniones en Bellavista. Cristo vive en mí, Aleluya.

Deja tu comentario

*