Recursos

Laicos, misioneros de la alegría. Amanece que no es poco.

Comparte

Servicio de Información de la Diócesis de Huelva (sidh). 23-30/11/2018.

La luz es un regalo que provocamos, pero no olvidemos que Dios es el primero en encender la llama cada día, ofreciéndonos un nuevo amanecer –dentro y fuera- en el que hacer crecer nuestro compromiso. Esta semana Manos Unidas nos ha invitado a encenderlo, sobre todo, con aquéllos más vulnerables. En ese plano picado, en el que nos sentimos tan cómodos, todo parece tan pequeñito que no distinguimos los casi trescientos corazones que hay deambulando por las calles de la capital. Al contrario, en contrapicado, las personas sin hogar nos lanzan un mensaje: Estoy tan cerca que no me ves. Miopía o astigmatismo. ¿Qué padeces tú?

Pero un amanecer es también esperanza. ‘Laicos, misioneros de la alegría’ es el lema con el que hoy celebramos en la diócesis el Día del Apostolado Seglar y por el que éstos, los seglares, somos llamados a encender la alegría en el corazón de muchos, portadores de una Alegría mayor que anunciamos en este viernes lleno de felicidades de consumo inmediato y perecedero. Esperanza, alegría, misión… Amanece, que no es poco.

Fuente: Diócesis de Huelva. SIDH_nº 376.

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
El reto de conseguir poner en valor el Talento Senior. Plataforma Savia.
La amistad nos lleva al cielo según «El Principito».
Un templo parroquial en Huelva dedicado al Sagrado Corazón de Jesús. 90 años.

Deja tu comentario

*