Catequesis

La música y el canto en la catequesis. En santa Cecilia, patrona de la música.

Comparte

Su espíritu sensible y apasionado por este arte convirtió su nombre en símbolo de la música.

Hoy 22 de noviembre celebramos a santa Cecilia considerada la patrona de la música y de los músicos. El Papa que la nombró patrona, dijo que había “demostrado una atracción irresistible hacia los acordes melodiosos de los instrumentos; su espíritu sensible y apasionado por este arte convirtió así su nombre en símbolo de la música”. Es por eso que hoy recordamos lo importante que es la música y el canto en la catequesis.

En efecto, el canto es importante para que la alegría de la Buena Noticia de Jesús penetre en los corazones con más facilidad. El catequista ha de ser el primero en haber experimentado la alegre presencia del amor de Dios que le hace cantar con entusiasmo y compartir su gozo con los demás.

Desde el punto de vista metodológico, la música y el canto proporcionan a la catequesis:

  • Crear un ambiente de unidad.La música convoca, movilizan, incentivan al grupo y une en un mismo canto a las personas y posibilita la creación de un ambiente indispensable para la catequesis.
  • Promueve la alegría, confianza y apertura, que también dispone para el aprendizaje, la escucha atenta, el asombro frente al Evangelio, el entusiasmo por responderle a Dios.
  • Propicia la asimilación del mensaje dado en la catequesis, cuando éste va reforzado con un canto o juego que ayude a ir haciendo propio el contenido de la sesión.
  • Ayuda a la memorización cuando a través de la repetición rítmica, permite ir captando y aprendiendo los contenidos básicos que quieren ser memorizados.

Clasificar las canciones según el uso catequístico en cuatro bloques:

  1. Litúrgicas: además del uso en cuanto a la educación en la vida litúrgica, estas canciones brindan la posibilidad de abordar distintos temas relacionados con los sacramentos, la oración, la fe, etc..
  2.  Bíblicas / Catequísticas: muchos autores se han ocupado en musicalizar textos bíblicos con una inocultable finalidad catequística. Estas canciones son de mucha utilidad para profundizar la Palabra de Dios.
  3.  De estilo evangelizador: compuestas por autores cristianos, intentan ser un vehículo de evangelización, comunicar el mensaje del Reino explícita e implícitamente.
  4. Del cancionero popular: es muy importante rescatar de las distintas expresiones musicales, canciones que por su contenido se convierten en una buena y eficaz herramienta didáctica.

¿Cómo usar el canto en el encuentro de catequesis?

  • Como ambientación: una canción permite crear un clima festivo, de acogida, indispensable para todo encuentro catequístico. Es preciso señalar un límite a fin de que el grupo no se quede “enganchado” y se transforme el encuentro en un “fogón”.
  • Como punto de partida: nos servirá para hacer surgir la situación de vida dialogando sobre el contenido de la canción a fin de instalar el tema en el grupo.Es conveniente enseñar primero la letra del canto, después comenzar a cantar pequeñas frases o párrafos cortos. Se puede reforzar con movimientos, aplausos, gestos o expresión corporal.
  • Para profundizar la Palabra:nunca una canción, por más fiel que sea al texto bíblico puede reemplazar la Proclamación de la Palabra, pero bien puede acompañarla, ayudando al grupo a profundizar en el mensaje.
  • Como expresión de la fe: se puede trabajar sobre el contenido vinculando la canción a otro recurso (afiche, mural, dramatización, etc.) que posibilite expresar la fe y, por ende, procurar una respuesta a la Palabra escuchada.
  • Para orar: un momento de oración ya sea al comenzar o al finalizar el encuentro, puede verse plenificado con un canto. No necesariamente debemos interpretar una canción de índole religiosa o catequística, bien puede utilizarse en este momento temas del cancionero popular que pueden transformarse en bellas oraciones de alabanza o acción de gracias.
  • Durante el desarrollo del encuentro: hay momentos en la catequesis en los cuales una música de fondo (necesariamente instrumental) permite generar un clima distendido, apto para el diálogo, la reflexión, el análisis. Siempre debe estar en segundo plano para no distraer la atención del grupo.

Será mucho más fácil, sencillo y agradable la memorización de contenidos: rezos, pasajes bíblicos, personajes, etc. Les quedaran grabados en su mente y en su corazón.

Cuales son los criterios para elegir un canto en la catequesis:

  • Que el contenido del canto este relacionado con el tema de la catequesis
  • Que el ritmo del canto este de acuerdo con el momento metodológico. Un ritmo alegre, dinámico, para el momento de ambientación y bienvenida. Un ritmo más lento y tranquilo para preparar a la oración.
  • Que sea un canto fácil de asimilar, rítmico, corto; que responda a la edad y ambiente del grupo.
Fuentes:  Cataeko. – Catequesis en familia. – Alfa y Omega – Catequesis de Galicia – Aleteia

Comparte
COMPARTE
ENTRADAS RELACIONADAS
«No tomarás el nombre de Dios en vano». Invitación a vivir sin hipocresía.
Fernando Cordero: ¿qué pinta Dios hoy?
La educación cristiana es un derecho de los niños

Deja tu comentario

*